Annihilator_cover_webSiempre fui muy fan de Jeff Waters, bueno, realmente de los dos primeros discos que editaron Annihilator, que me siguen pareciendo dos putas obras maestras, con esos cambios y esos riffs impresionantes, que ponían a los canadienses a la altura de cualquier banda de las que en esos primeros ochenta, trataban de alcanzar el cetro, que luego fue para otros, que ninguno eran Annihilator. El destino llama a tu puerta y tu decides, si quieres jugar la partida o no. A Waters, le llamó Mustaine, y le ofreció ser el guitarrista solista de aquella joya que sería «Rust in peace«, pero el guitarrista estaba dispuesto a tocar la gloria con su banda, y al final, pareció quedarse en un eterno purgatorio. Ya aquel «King of the kill», que tanto gustaba a la gente que se movia a mi alrededor, a mi me olia a quemado, no era aquella banda que me había hecho disfrutar como un poseso. A partir de ahí, una constancia en cuanto a grabaciones y gira, pero el favor del gran público el metal, les parecía vedado, al menos en cuanto a ventas. La constante inestabilidad en la formación de la banda, y en la propia vida personal de Waters, fuero haciendo mella en una de las bandas más prometedoras del heavy metal de los ochenta.

En 2015, siguen constantes, fieles a su cita, y su nuevo disco es «Suicide Society», con un Waters, que se hace cargo de las voces, guitarras y bajos, acompañado de Mike Harshaw a la batería. ¿Es un mal disco?, no, pero tampoco es lo que sabemos o intuimos que Jeff podría dar de si. El tipo es muy buen músico, de eso no cabe duda, pero escuchando este disco, me da la sensación, de que se ha limitado a cumplir el tramite, en vez de intentar dar ese salto adelante, que siguen dando muchos de sus compañeros de generación. Y aunque Jeff en ciertos momentos, ha intentado resucitar viejas formulas, no termina de convencer. Abren con la canción que da nombre al disco, y yo, que soy de la teoría de que la primera canción de un disco debe ser matadora, aqui no lo encuentro. «My revenge» me levanta bastante la moral, con ese sonido thrasher, y ese riff omnipresente, que suena muy Metallica. «Snap» me llama mucho la atención, desde ese melódico inicio, al tratamiento de la estrofa y el estribillo que sorprenderá a más de uno, seguro, aunque, eso si, cuenta con un gran riff. «Creepin’ again» me vuelve a bajar la moral, ese rollo moderno no lo termino de casar en la banda.

«Narcotic avenue» vuelve a acelerar el asunto y eso se agradece, este es el barco donde mejor se desenvuelve el canadiense. «The one you serve», no es para tirar cohetes, pero consigue cumplir el tramite. A Waters siempre le ha gustado ir un poco más allá, experimentar con el sonido de su banda, y «Break enter», es de esas canciones, y a mi, sinceramente me gusta, sobre todo ese estribillo y la estrofa que lo antecede. No se, pero «Death scent» me suena muchísimo a Megadeth, ¿se estará arrepintiendo Jeff de algo?. La última, «Every minute» vuelve a explorar sonidos más actuales, junto con mucha melodía. ¿Es Suicide Society un mal disco? No aventuraría tanto, pero lo cierto es que no será un disco para recordar. Dentro de poco estarán tocando por nuestro país, y seguro que ahí mejoran mucho las cosas.

ANNIHILATOR – Suicide society

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

JM Conejo – La eterna juventud

JM Conejo – La eterna juventud

Hay gente que resulta inspiradora. Su mera presencia, estén a tres metros o a mil kilómetros, resulta un acicate, una motivación para mejorar, para afinar, en mi caso, las letritas que junto. Josemari es una de esas personas. Anda en plena cresta de la ola con Zoo!,...

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Pin It on Pinterest