Crónica de la segunda edición del San Fernando Music Fest

Publicado el 20/08/2017 | por David Galeote | Conciertos

El pasado viernes se pudo disfrutar de la segunda edición del San Fernando Music Fest que en esta ocasión decidía cambiar de ubicación y de estilo musical. Si el año pasado se celebraba en la zona de la Magdalena, esta vez cambiaban a la plaza de toros de la misma localidad. Y si antes se decantaron por la música electrónica, este año apostaban por el metal, con un cartel encabezado por los isleños Saurom y los cordobeses Medina Azahara a los que se añadieron los madrileños Saratoga y la nueva formación de Manuel Rodríguez, Gizeh. El grupo Dragonfly suspendió su actuación a última hora por problemas personales.

La vieja plaza de toros de San Fernando se vistió de gala para la ocasión con un escenario que ocupaba la mitad del ruedo de tierra dejando una amplia zona de sombra para los que acudimos a partir de las siete de la tarde a disfrutar de buena música sin tener que desplazarnos en coche a otras localidades, como ya estamos muy acostumbrados. También un buen número de asistentes decidieron disfrutar de los conciertos sentados en las gradas de piedra, calculando una asistencia de 700 personas al evento y una sola barra situada en la pista para atender a todas ellas, con una limitada oferta de productos aunque con un precio razonable.

Y con unos minutos de retraso sobre el tiempo previsto fueron apareciendo en un escenario todavía azotado por el sol veraniego, los integrantes del nuevo proyecto del gaditano Manuel Rodríguez que tras tres años de silencio tras la separación de Sphinx, vuelve con energías para hacernos disfrutar de una de las mejores voces del metal nacional. Y siempre muy bien acompañado con la formación que ha juntado para su nuevo proyecto, con Alex Sánchez y Víctor García a las Guitarras, Juanje Rama al Bajo y Matt de Vallejo con la Bateria. Un bastinazo como dirían en estas tierras. Con un tiempo muy limitado, nos presentaron de manera privilegiada diversos temas de su primer disco antes de presentarse de manera oficial en futuras fechas. Iniciaron la descarga con los primeros temas de su disco homónimo “Amor Imposible” y “Confesiones” para después homenajear a lo que fue su banda durante 22 años Sphinx y regalarnos así el oído con “La Muerte Sobre Un Papel”. Volvieron a su nuevo proyecto con “Nuevo Amanecer” mientras en una pantalla situada detrás del escenario visualizábamos el video de dicho tema contemplando a un Manuel con un look muy diferente al actual siguiendo con “Volver” y “Carretera”, antes de sorprendernos con una versión más cañera de la mítica “Resistiré” del Dúo Dinámico para despedirse con otro recuerdo a esa gran banda que fue Sphinx con el tema “Momentos De Lucidez”. Genial actuación aunque los 40 minutos de que disponían se nos pasó demasiado rápido a todos.

Tras un cambio de equipo que tardó algo más de los 20 minutos previstos por los organizadores, les llegó el turno a los míticos Medina Azahara, que ya pude ver la semana anterior en Leyendas del Rock de Villena y que hicieron disfrutar a los presentes con sus clásicos que en algún momento de nuestras vidas hemos escuchado y disfrutado en bares o en casa. También es de rigor destacar el minuto de silencio que Manuel Martínez solicito al respetable tras los execrables atentados que sufrieron las ciudades de Barcelona y Cambrils el día anterior y que fue respetado por la inmensa mayoría del público, aunque siempre surge alguno que aprovecha para demostrar su bajo nivel intelectual con algún rebuzno fuera de lugar. Temas como “Necesito Respirar”, “Córdoba”, “Velocidad” nos hicieron disfrutar de una banda que apuesta por su estilo personal año tras año y siempre triunfando.

Y les llegó el turno a los locales Saurom que tras su exitoso paso por el Leyendas volvían a su ciudad natal en este verano, donde están recorriendo toda la península y que la semana que entra les llevará a la vecina Portugal. Con todos sus miembros presentes por fin tras diversos bolos sufriendo la ausencia de su batería Antonio, demostraron que se encuentran en plena forma y más con el apoyo de un público que desde el principio con “Nostradamus” no pararon de saltar y brincar hasta el final. “Irae Dei” y “La Leyenda de Gambrinus” fueron animando si se podía más a la juventud y no tan jóvenes, que disfrutábamos con el espectáculo de luz y llamas que nos ofrecían sin los impedimentos del viento el cual jugó malas pasadas en recientes actuaciones. “Músico De Calle” y “El Carnaval del Diablo” precedieron a la aparición de Julia Medina, que en esta ocasión se la vio más suelta y receptiva en el escenario mientras interpretaba “El Reino De Las Hadas”. Continuaron con “Vive” para retomar el dúo de cantantes con “Romance De La Luna, Luna”. “Soñando Contigo”, “Vida”, “La Batalla Con Los Cueros de Vino”, “La Musa Y El Espíritu” en su versión más cañera y “Noche De Halloween” precedieron a su especial pogo con “El Circulo Juglar”, para cerrar el espectáculo con los eternos “Fiesta” y “La Taberna” contando con los antiguos integrantes de la banda José Luis Godoy Aparicio y José Antonio Gil a las guitarras y Juan Garrido con el bajo, en un final de fiesta al que ya nos tienen acostumbrados.

Y para terminar una noche mágica los siguientes eran la mítica banda Saratoga con la veterana formación que escribió una época de mi juventud y que tras idas y venidas en esta ocasión contaban de nuevo con el gran Dani Pérez a la batería, con Jero en la guitarra, un eterno Niko del Hierro y Tete Novoa a la voz. Tuvieron una actuación dispar con una batería y un guitarra solventes pero teniendo problemas de sonido en la parte del bajo que no se llegó a solucionar en toda su actuación. Tete Novoa todavía no me llega a convencer, pero es que tiene un papel muy duro cuando le toca interpretar los temas antiguos. Es ley de vida.

Una buena noche de heavy en una ciudad que no solo vive del flamenco del mítico Camarón. Toca esperar a ver, qué rumbo toma en futuras ediciones.

Sobre el autor

Especie protegida que responde al olor del lúpulo fermentado, navega entre la música clásica y el metal extremo, para amargura de sus sufridos vecinos.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *