ANATHEMA – The optimist

Publicado el 03/06/2017 | por José Luis Díez | Reviews
Valoración
75

Nuevo trabajo de los británicos ANATHEMA, asentados hace años en el progresivo y lejos de aquellos primeros tres discos que, junto a Paradise Lost, los catapultó al estrellato del “doom metal gótico”. Este decimotercer álbum titulado The optimist sigue la línea marcada por el anterior Distant satellites; sonidos envolventes donde las guitarras de los hermanos Cavanagh se pierden entre las bases de sintetizador y piano, con voz casi compartida entre Vincent Cavanagh y Lee Douglas, tan protagonista como el líder y fundador de la banda.

El disco comienza con una intro llamada “32.63 N 117.64 W”, coordenadas de una playa donde se puede encontrar a “el optimista” del que habla el título y que deja paso a “Leaving it behind”, en mi opinión el mejor corte de todo el trabajo. Un tema progresivo con base electrónica, sin estribillo y en un constante “crescendo”, donde destacan los tres hermanos Cavanagh en las guitarras, el bajo y la voz, dejando paso a “Endless ways” que comienza como balada para seguir como “medio tiempo”, primera con Lee Douglas que funde su cálida voz con más bases electrónicas y sinfónicas. Muy bonita canción, casi tanto como ese piano desnudo que nos invita a entrar en el tema homónimo, “The optimist”, donde Vincent Cavanagh vuelve a ser el vocalista y que ofrece un “finale” con toques orquestales.

“San Francisco” parece la versión orquestal de “Endless ways”, donde destacan el piano y la base orquestal- electrónica. Por fin, un inicio de una desnuda guitarra se abre paso entre la sutil melodía de las teclas en “Spingfield”, con una Lee Douglas con voz espacial apoyada por los sintetizadores en otro “medio tiempo”, ritmo que no cesa pues “Ghost” prosigue con el sonido pianístico y la voz femenina, aunque con más cuerda y madera en las bases. Con la voz de Vincent Cavanagh llega “Can´t let go”, canción más animada con una melodía repetitiva y donde en la guitarra eléctrica cobra una importancia no escuchada desde “Leaving it behind”. “Close your eyes” es otro corte intimista de voz angelical y piano y cello de inesperados protagonistas y que dejan paso a “Wildfires” que entre coros etéreos nos ofrece otra pieza que transita entre el “medio tiempo” y la música industrial, con buen guitarreo final para acabar con “Back to the start”, un epílogo que comienza con acústica y culmina en un último “medio tiempo” pero cantado con voz más grave.

Un disco que gustará mucho a los seguidores de la banda que, como se puede observar, gusta por el intimismo y los sonidos relajados, tanto como esa portada con los faros de un coche iluminando un paraje que entendemos desierto. Tal vez se eche de menos algo más de instrumentos naturales, pues son muchas las bases usadas para deleitarnos con este The optimist, el cual hay ganas de escuchar en directo que es donde Anathema suele destacar.

Sobre el autor

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exortizar sus demonios interiores en su blog personal su blog el curioso observador

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *