EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS (2016)

Publicado el 22/10/2016 | por José Luis Díez | Cine
Valoración
65

EHHan tenido que pasar veinte años para que alguien haya tenido el coraje de rodar uno de los episodios más lamentables, pero a la vez “chuscos”, que ha sucedido en la política española. Un tiempo donde la corrupción institucional era evidente, incluso más que ahora pero con muchos menos medios de comunicación sirviendo como “altavoz” de los desmanes del gobierno, y que se llevó por delante a un Ministro del Interior, la “proyección imparable” de otro y que acabó deteniendo o encarcelando a un tercero, su Secretario de Estado de Seguridad o a todo un Gobernador del Banco de España. Me parece bien ese transito de décadas para narrar sin complejos este triste momento pues el paso de los inviernos suele borrar el ápice de emotividad, y por tanto de subjetividad, de la inmediatez. Por ello la historia se debe contar lo más alejado posible del acontecimiento buscando la objetividad del hecho y no el sentimentalismo que, por desgracia, asola a muchos de los profesionales del sector con sus teorías cargadas de ideología, maniqueismo o ese común error de explicar actos del pasado desde la óptica del presente.

Así que basándose en el libro que escribió Manuel Cerdán hace lustros el director Alberto Rodríguez acomete tamaña empresa. Y lo primero que hay que decir es que el resultado es más que digno, excelente en algunos pasajes. No llega a los límites de maestría de “La isla mínima” pero roza el notable como su estupenda “Grupo 7”. El primer pilar en el que se cimenta el edificio es un guion lleno de hallazgos y que firma el propio Rodríguez junto a su estrecho colaborador Rafael Cobos. Un alarde de precisión, pues condensa en dos horas una idea que daba para una serie, con la acertada propuesta de dividirlo en capítulos como si de una novela se tratase. Una fórmula que tiene muchos ejemplos de buen funcionamiento, así “a vuelapluma” se me ocurre el “Hannah y sus hermanas” de Woody Allen o “Nymphomaniac” de Lars Von Trier. Ello dota a la película de un correcto ritmo narrativo y que las dos horas de metraje pasen en un suspiro, cosa con la también tiene que ver su editor de confianza José M. G. Moyano que realiza una gran labor. De hecho, el capítulo técnico es relevante pues el largometraje tiene envoltorio de producto de calidad, plagado de nombres conocidos en los filmes de Alberto Rodríguez como el portentoso trabajo en la fotografía de Álex Catalán y la magnífica banda sonora de Julio De La Rosa. Es de alabar que su responsable siga contando con su mismo equipo desde sus primeras obras pues, creo, que consiguen que la maestría en la puesta en escena de Rodríguez se amplifique y se note más. Siempre he creído en el cine como equipo y no como una única persona, como dijo Stanley Donen en una ceremonia de los Oscar tras ganar el premio honorario sobre la facilidad de dirigir contando con los mejores técnicos y actores. Y aquí el capítulo actoral también es convincente, encabezado por un Eduard Fernández que consigue una interpretación maravillosa, con mil matices, desde la bravuconería castiza, el humor socarrón pero sin dejar de ser un “intrigante”, un espía sin más arma que su inteligencia, más en la órbita de los de John Le Carré que un “hombre de acción” a lo James Bond. Le acompañan un correcto José Coronado y una contenida pero eficaz Marta Etura. La pena es que el Luis Roldán de Carlos Santos quede desdibujado por su poco convincente maquillaje, en concreto la calva, como sucede en alguno de los últimos trabajos de Clint Eastwood como “J. Edgar” o “Jersey Boys”.

Una cinta recomendable y que estoy seguro que no solo tendrá el reconocimiento en taqulla sino en múltiples certámenes y concursos pues nos acerca a un tiempo convulso como el actual donde la política sirve para nutrir espúreos intereses, aunque no acabe del todo bien, pues si nos atenemos a la vida actual del antiguo Director General de la Guardia Civil, parece que la “millonada” de la que se apropió acabó toda en las manos de Paesa, como describe Sánchez Dragó en su último libro, tras un engaño que le hizo pasar trece años en prisión y que lo ha dejado en la “ruina”, con un Paesa que anunció su muerte y al que se le perdió la pista para aparecer años después. Un momento donde el omnipotente Belloch, entonces “superministro” de Interior y Justicia, necesitaba apuntarse “un tanto” para sustituir a Felipe González como Secretario General de un debilitado PSOE, que perdía las siguientes elecciones a manos del PP de Aznar, aunque creo que más que la corrupción les pasó factura la enorme crisis y el paro (Belloch no logró sus objetivos pero terminó de alcalde en Zaragoza). Momentos duros pero donde emerge la figura de Antonio Asunción, único ministro que ha dimitido por un error, ya que el perder a Roldán le hizo tomar esa responsabilidad política que no se ha vuelto a repetir, pues el otro que también dejó su cargo sin ser cesado fue Manuel Pimentel como Ministro de Trabajo pero fue por volver a la actividad privada que, en principio, debería dar más dinero que lo público, aunque hoy por hoy la carrera política se ha convertido en una tremenda forma de buscar una colocación o una forma de hacer “ingeniería social”, ambas posturas igual de terribles y donde el profesional prestigioso sin nada que demostrar y que llega a ofrecer unos años al pais es laminado en la “picadora de carne” en la que se han convertido los partidos políticos, donde lo que opine el líder es la única postura plausible entre todos los miembros, como sucedió en esta “astracanada” donde todos los españoles nos “tragamos” la versión oficial de los “papeles de Laos” y el “Capitán Khan”, sin saber lo ocurrido en realidad que superaba cualquier fantasía, con espías, cambios de piso en París y un Gobierno acorralado que recurría a cualquier mentira para perpetuarse en el poder. Como todos.

Sobre el autor

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exortizar sus demonios interiores en su blog personal su blog el curioso observador

Publicidad

4 Respuestas a EL HOMBRE DE LAS MIL CARAS (2016)

  1. pedro dijo:

    Me ha flipado esta peli!! super recomendable y para mi imprescindible

  2. victor dijo:

    El argumento muy bien tratado y unas actuaciones brillantes por parte de todo el reparto y especialmente de los protagonistas

  3. Ana dijo:

    Impresionante el papel de Marta Etura como la mujer de Roldán! esta chica vale mucho y borda papeles muy diferentes, recuerdo su papel en Celda 211 y muero de ganas por ver El Guardián Invisible

  4. guille dijo:

    Muy fan de Carlos Santos, para mi siempre será Povedilla de los hombres de Paco! lo borda como Roldán… acabo de ver el tráiler de Villaviciosa de Al lado donde también participa y que viene para navidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *