balconcillos 18

Marosa está despistada, ensimismada, ausente, y toma enormes cantidades de café negro, espeso y amargo. Habla del amor y de la muerte como muy pocos poetas lo han hecho, muy pocos. Los cisnes estaban serios como hombres cuando empezó a matar…

balconcillos 17

La llaman bicho o bichito, está soliviantando al personal. Suele sentarse o tumbarse allá al fondo, detrás del perejil, entre el sol y la sombra. Sólo sabe hablar de las pollas y los coños que ha chupado por todo el mundo.…

balconcillos 16

Asómate a estos balconcillos si quieres, si te apetece, pero no te pares, no te sientes, no hables con la boca llena de sangre, que la sangre sueña con dalias y las dalias empiezan a sangrar. No sé si es…

balconcillos 15

Pon mis juguetes en buen orden, al oso con el oso, pon al perro con el pájaro, en cuanto al pato, déjalo solo al pato: padre, me voy, voy a jugar con la muerte. Se trata de leopoldo maría, sí,…

balconcillos 14

Mmmm… el color de sus medias la delata: son verdes de amor marino, con el frufrú suave de la lechuga y el verde sabor ácido de las uvas. Sylvia se ha puesto medias verdes para salir al campo: en el prado mira los caballos (cuellos…

balconcillos 13

Hay un muchacho nuevo que está, como casi todos, de paso, theodore, que nació en spoon river, sí, y ya de niño se pasaba horas y horas esperando a que el cangrejo de río saliera de su agujero: con los…

balconcillos 12

De entrada, tenemos algunas (pequeñas) noticias a las que podríamos llamar cotilleos o chimes o chismorreos si no conociéramos a algunos de los muchachos y no supiéramos cómo se las gastan. El gato de nicanor, dios mío, cómo está envejeciendo.…

balconcillos 11

Ay, balconcillos, balconcillos. Aquí mismo, una fría mañana de invierno, oí contar lo que dicen que dijo pessoa, con esa capacidad de visionario ciego que tenía, con ese atrevimiento para poner palabras a lo que no las admite, a lo…

balconcillos 10

…ay, malone, el viejo cascarrabias, está, como tantas veces, haciendo planes para lo que él llama su muerte inminente: el próximo mes, quizá. Con todo, considera que lo mejor será no precipitar las cosas y dejarse morir: de forma neutral e inerte,…

balconcillos 9

Es tanto el silencio aquí. Es tanta la realidad, es tanta la belleza, es tanto el dolor. ¿Y el lado frágil?Mmmm. A estas alturas, quizá no sea ya necesario que preguntemos por quién doblan las campanas. Conocemos -creemos conocer- las…

Balconcillos 8

Este verde crepúsculo tiene orillas violeta. Aparecen las mariposas amarillas que apresuradas se trasladan desde las flores escarlata a las de bronce mientras desaparece la tarde. Wow, esto es hablar con propiedad, capturar la realidad con palabras. Adivina adivinanza: es una…

balconcillos 7

Aunque estés obsesionado con ángeles o máquinas, posiblemente tu deseo final sea el amor: la mano busca el centro queriendo y no queriendo llegar. La mano cuenta a oscuras los dedos de otra mano. Sólo una finísima línea (roja) señala la…

balconcillos 6

Vaya, bien, has llegado justo a tiempo para que el (bueno) de pessoa te aclare las cosas acerca del verdadero color de la luna. Como se trata de una lección práctica, bajarás de estos balconcillos convencido de que la poesía…

balconcillos 5

Asómate a estos balconcillos, aunque no seas el padre de los geranios que los habitan, aunque no seas el padre de las palomas que los visitan. Aunque no seas el padre de la jirafilla. Asómate al balconcillo desde el que…

balconcillos 4

Es tanto el silencio aquí, es tanto el dolor, es tanta la realidad, es tanta la belleza. Gotea el alba por todas partes con un desgarrador olor frío, con un alrededor de llanto. Es cierto, es cierto, pero la cebolla…

balconcillos 3

El problema (uno de los problemas) es que el recuerdo no es ordenado: ignora lo precedente y lo subsiguiente; a veces se desprende y vive por su cuenta. Hace ya 50 años: la luz iba cambiando del verde al púrpura…

Balconcillos – número 2

¿Cómo ordenas o cómo se ordenan las cosas en tu cabeza, mortal? El corazón es un río manando de sí mismo, un río que no puede ser cruzado y que (todavía) lleva el grito del somormujo y las sales de lo…

Balconcillos – número 1

La serie Balconcillos son unos centos. Un poema en prosa que está hecho de trozos de otros poemas distintos, pero elaborados de manera que ese puzle cobra un sentido holístico. Una introducción al mundo de la poesía. Ese mundo que…