Casi siete años han pasado desde la última visita de Enrique Bunbury a Zaragoza. Un tiempo demasiado largo en el que hemos sufrido una pandemia y hasta Bunbury llegó a anunciar su retirada de los escenarios por problemas de salud. Por suerte para nosotros, la retirada no fue definitiva y Bunbury volvió ayer a su ciudad natal para cerrar triunfalmente esta serie de conciertos únicos que han marcado su regreso a los escenarios. ¿Estamos ante un reencuentro o una despedida? El tiempo lo dirá. Ha sido una gira breve pero intensa, casi tanto como el apoteósico final de anoche en La Romareda.
Casi 30.000 feligreses vinieron de todas partes del globo para rendir pleitesía a Bunbury. Rozando el Sold out, el vetusto estadio de la Romareda vivió ayer su último concierto antes de su derribo y construcción de un nuevo estadio más acorde a los tiempos actuales. Anoche reinaba en La Romareda una sensación extraña, una mezcla de nostalgia y alegría por un futuro prometedor. Entre los asistentes, camisetas de Héroes del silencio se fusionaban en tonos oscuros con las de giras previas de Bunbury en solitario. Un escenario enorme con focos móviles hizo de perfecto hábitat para el artista y unos Santos inocentes tan eficientes como de costumbre. Para un recinto de estas dimensiones, eché de menos una pasarela que permitiera al artista adentrarse entre el público. Toda comunión entre un mesías y sus fieles se magnifica con la cercanía física.

Pasan 5 minutos de las 10 de la noche, una voz nos avisa que el espectáculo está a punto de comenzar. Guarden sus móviles y disfruten, pocos le hacen caso a la primera premisa. Arranca Nuestros mundos no obedecen a tus mapas (toda una declaración de intenciones) y empieza una liturgia en la que miles de gargantas corearon hasta la afonía las canciones de su ídolo. Bunbury está en forma, qué cabrón, tanto física como vocalmente. No pasan los años por el aragonés errante. Se abre de piernas y mantiene el equilibrio de manera inverosímil mientras la locura se apodera de los feligreses. Teatral e histriónico como siempre, Bunbury encandila a su público con su ritual chamánico.El sonido no es perfecto, algo normal en recintos tan grandes, demasiado embotado quizás, y el vídeo de las pantallas gigantes va algo desfasado, pero el carisma del artista lo suple todo. Bunbury sabe que está ante un público entregado y le regala lo que éste quiere oír: una selección de sus mejores temas, con especial atención a las canciones de Greta Garbo, su último LP publicado hasta la fecha, del que recuperó la citada Nuestros mundos no obedece a tus mapas, Alaska, Desaparecer e Invulnerables. Repasó todos sus discos a excepción de Radical Sonora, seminal y controvertido trabajo en solitario que, sinceramente, opino que tenía algún tema que no estaba tan mal.

Debo destacar, por lo bien que cayeron sobre la parroquia, canciones como Despierta, De todo el mundo, Cuna de Caín, Hombre de acción, Lady blue, El extranjero, Infinito o Cualquiera en su sano juicio. El sonido va mejorando tema a tema y la histeria llegó al paroxismo cuando ejecuta Apuesta por el rocanrol de Más birras. Tampoco faltó la cabaretera versión de Sí, el tema de Umpah-Pah. Y ahora la gran pregunta: ¿Rescató temas de Héroes? Pues sí.  Y tiró de clásicos. Tanto Entre dos tierras como Maldito duende brillaron otra vez en La Romareda más de 15 años después de sonar en la última reunión del grupo. Ni que decir tiene que estos clásicos del rock en castellano fueron recibidos como agua bendita por sus fieles seguidores. Esos apoteósicos uooooooooooo coreados por una Romareda extasiada no es algo fácilmente olvidable.

Eso sí, no hubo sorpresas en el setlist, fue calcado al del Wizink del otro día, aunque me dicen de voz estuvo mejor en Zaragoza, ni invitó a subir al escenario a ningún músico local (rumor que circulaba por la ciudad hace días). Hubo hasta fuegos artificiales al final del concierto aunque para los allí concurridos fue un truco superfluo tras lo visto sobre el escenario.

El “Hasta siempre” de Bunbury para despedirse tras 2 horas de concierto sonó como un oscuro epitafio. Es innegable que una puerta se cierra y otra se abre. Quizás se avecine otra mutación o un cambio de rumbo, quién sabe. Venga lo que venga, que tengas suertecita.

by: Luis Cifer

by: Luis Cifer

Luis Cifer, nació en la ciudad del cierzo. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real y que duerme en la calle. Otros dicen que tiene un trabajo, que no bebe alcohol e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

  2. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Crónica de la segunda jornada del Mad Cool 2024

Crónica de la segunda jornada del Mad Cool 2024

Calor. Esta era la sensación que nos golpeó como una bofetada al bajar de la estación del cercanías en San Cristóbal industrial. Se mueve algo de viento, ese aire caliente que reseca los ojos en segundos. No pasa nada. Hoy toca Pearl Jam. La cantidad de camisetas del...

Crónica de la primera jornada del Mad Cool 2024

Crónica de la primera jornada del Mad Cool 2024

Ya sabemos cómo es esto de los festivales veraniegos: calor, "corre que no llego a ver a no sé quien" y el colega que se va por cerveza y nunca más se le vuelve a ver. Además puedes acabar con complejo de peonza que gira de un sitio a otro. Es lo que hay. Concentrar...

Crónica de Rumkicks + Deaf Devils, Sala Z, Zaragza, 07/07/2024

Crónica de Rumkicks + Deaf Devils, Sala Z, Zaragza, 07/07/2024

Domingo, verano fresquito para lo que suele ser habitual , resaca tras el concierto de Bunbury y comienzo mis vacaciones. No se me ocurre mejor plan que ir a disfrutar de las coreanas Rumkicks. Si además vienen acompañadas por los explosivos y siempre gratificantes...

Pin It on Pinterest