De la mano de Maldito Records nos encontramos de frente con el punk corrosivo de los leoneses Catalina Grande Piñón Pequeño, que de la mano del sello reúne un buen puñado de canciones de trabajos anteriores para lanzarlos bajo el nombre de «Razonables éxitos» una fantástica manera de recopilar en un solo cd lo que han estado maquinando durante estos años Catalina Grande Piñón Pequeño. El disco se abre «Los de la Capi» en la que presumen de unos riffs de guitarras gordísimos jugueteando en las fronteras del metal mientras retratan con perfección lo que muchos vivimos en temporada estival de parte de alguno que se cree que fuera de sus fronteras de ladrillos, todo es selva. Tirando de velocidad, nos encontramos con dos cañonazos punk rock como son la corrosiva y sin pelos en la lengua, «El ofensor del pueblo» y la plena de melodías «Choco Jungly». Sentido del humor como medio de transporte para la crítica social y canciones que excepto alguna, no sobrepasan los dos minutos y medio.

Templan la velocidad -que no la intensidad ni la actitud canalla- con «Condones de cecina» donde se aproximan a los sonidos del rock and roll made in Spain de tintes urbanos, para volver a recuperar las canciones a toda mecha con la siguiente, «Menestra con ginebra» que apenas llega al minuto. CGPP se toman la vida con velocidad, humor, ironía y actitud. Historias callejeras, diarias, desde su punto de vista irreverente como «Véndeme el Kía» que espetan a un conocido tenista más hábil con la raqueta que con las palabras. Distorsión y fondo de metal como acomodo para las líneas punk de las voces te golpean en «Arroz con costilla» como una apisonadora. Punk paterno filial obrero es lo que nos encontramos en «Riñones de leche». Como anillo al dedo viene la siguiente canción después de lamentable espectáculo en redes por algún que otro supuesto recatado al que ha ofendido el anuncio televisivo de una conocida marca de crema de chocolate mientras les parece normal las barbaridades que sueltan o comparten detrás del teclado de un teléfono. Pero vayamos al turrón, o mejor dicho al chocolate, que suena «Nocilla de dos colores». Melodías cuasi pop aparecen en «Calzoncillo azucarao», una canción de amor punk en la vena unos Ramones o Nikis acelerados para la ocasión.

Truena la guitarra en «Canción de odio», agresiva, directa, ¡rómpelo todo!. Cambio de registro,  balada de tintes urbanos, canción de amor a la revisión del automóvil, odisea hercúlea como no tengas cita previa. Para «perros con jersey» se convierten en una banda de death/doom que nos recuerda la tabla de multiplicar del cero y la obsesión alimenticia -entre otras- por el cero. Retrato de la realidad laboral a ritmo pop con «No soy Amancio Ortega», recitando de memoria situaciones que podría haber salido de ese estupenda radiografía del sistema que hizo David Graeber en «Trabajos de mierda». Vuelve la aceleración para «El cartel de los helaos» a mil por hora. Aguja e hilo para coser esas hechuras a lo Def Con Dos de «Jabón de lagarto». Para despedir estos «Razonables éxitos» rock and roll clásico que ya quisiera mucho que presume de rockero por la vida con «Opel Kadett 1.8i» y una revisión acústica de «Los de la capi». Un disco que debe sonar a buen volumen para entonar la fiesta sin dejar de prestar atención a los mensajes que encierra.

 

 

Catalina Grande Piñón Pequeño – Razonables éxitos –

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

Te puede interesar

La Menäce – Erebus

La Menäce – Erebus

La oscuridad es tan atractiva como aterradora, capaz de hechizarte con su halo de misterio y de hundir tus esperanzas en su profundo pozo de angustia. La oscuridad ha sido brújula de emociones, enemigo a batir, anónimo aliado. La oscuridad se apropia de la memoria...

Sunburst – Manifesto

Sunburst – Manifesto

Es normal en la revista que llegue el jefe y nos suelte una larga lista de discos que le llegan por correo para ver si queremos reseñar alguno de ellos. Y sin conocer nada de ellos pues toca ir eligiendo unos cuantos para darles varias escuchas y luego hablar del...

Feral – Polvo y Cenizas

Feral – Polvo y Cenizas

Por fin podemos escuchar el nuevo material de los jerezanos Feral, que grabaron en el mes de mayo y que han sacado este 12 de julio. Feral es una banda de metal en castellano con influencias que se mueven entre el Thrash, el Death y el Groove Metal pero manteniendo...

Eveth – Sellando el destino

Eveth – Sellando el destino

Desconozco si el título del nuevo disco de los mallorquines Eveth tiene alguna intención o mensaje implícito, pero deteniéndome primero en otros factores que las canciones, tengo claro, que si no están sellando aún su destino, si que con este disco han decidido dar un...

MalaBrava – What a Bravaway

MalaBrava – What a Bravaway

El mayor aporte que tiene hacer reseñas es la empatía que tengo con los músicos, y viceversa. El otro día Sofi, la bajista de MalaBrava, hace un post sobre lo difícil que es para las bandas obtener repercusión en los medios sin sacar la cartera, cosa que yo, en mis...

Pin It on Pinterest