Su homónimo debut consiguió que mis sentidos se dejasen llevar de forma natural por su laberíntico viaje onírico y no solo cediese a la voluntad de perderme en sus canciones sino que regresase de forma habitual a sus escarpados acordes de concebido encuentro. Por otro lado, tristeza. Si, tristeza, porque me invade la sensación de que a pesar de que estos tipos, a medida que voy escuchando las canciones que forman parte de su nuevo disco, «Axexan, Espreitan», no es ya que juegan en otra liga, sino que lo suyo es digno de moradores de otra galaxia, seguirán sufriendo el desaire de aquellos cuya autoproclamada apuesta por esa manoseada y que tan poco me agrada, llamada escena emergente, pasa solo por aquellos grupos a los que el marchamo de underground les viene grabado en la piel casi como un reclamo comercial. 
 

«Axexan, Espreitan» es esa puerta de acceso a un universo donde eres invitado solo si tienes la capacidad de olvidar prejuicios, e incluso esperanzas vanas, para sumergirte en una propuesta tan personal como arriesgada y en la que todos los caminos conducen a la reverencia final por un trabajo de la magnitud como el que proponen Moura. «Alborada do Alén» se convierte en un intranquilo despertar a base de sintetizadores que va provocando a cada segundo esa ansiedad por conocer que vendrá después. La apertura de una puerta que cruzas sin mirar atrás siguiendo el rastro dejado por esa guitarra que señala el inicio de «Romance de Andrés D’Orois» en el que se dan la mano, o cuecen en el caldero, efluvios tanto del rock psicodélico como esas influencias celtas acentuadas por el mecer del violín. El comienzo de «Pelerinaxes»  me ha traído a la cabeza propuestas como la de los sevillanos Orthodox, tal vez por esa trompeta,  aunque sin la oscura densidad de estos. Con esta instrumental, Moura balancean una y otra vez las múltiples influencias de las que son capaces de extraer sapiencia con una canción que va creciendo a cada instante y en la que ves pasar sonidos propios del jazz, del progresivo y del folk con una naturalidad excepcional.

«Baile Do Dentón» abre nuestra mente a un pasaje de alucinaciones visuales que van creando a partir de esa recreación donde la voz actúa como potente acido que provoca ensoñaciones, todo ello rodeado de unas guitarras fuertes y marcadas bajo la influencia del progresivo alemán. Esa confrontación buscada entre sintetizadores y guitarras es la clave para entender esta travesía onírica en cuya orilla final te reciben una corte de gaitas. «Alalá do Abellón» es posiblemente su comunión mas directa con las raíces que presenta este «Axexan, Espreitan». Un hipnótico rezo coral guiado por la seca percusión tribal te introduce en un mundo mágico y ritual donde los espíritus abrazan la libertad de la invocación. Me sorprende ese inicio electrónico de «Cantar Do Liño» que plácidamente va dejando paso a ese remanso de calma provocado por las melodías vocales que me desplazan mentalmente más allá de su natal Galicia para hacerme sobrevolar costas de Brasil en un viaje de ida y vuelta al introducirme casi sin darme cuenta en «Encontro cunha moura fiadeira en dormeá» a la que en un ataque preconcebido nos encontramos con las afiladas guitarras en su parte final que colocan el sonido de unos Black Sabbath pasados por el tamiz de la propia personalidad de Moura.

«Lúa vermella» y sus nueves minutos son los encargados de agarrados a nuestro espíritu acompañarnos en esta parte ya final del viaje. La inquieta paz que palpita del sintetizador como acompañante inseparable del recitar folk esculpido por la parte vocal nos va dirigiendo hacia un agónico fin de recorrido en el que su atmósfera lenta te va inquietando acompañado por esas guitarras que te introducen en los desolados y densos parajes del doom, acribillándote con una fuerza que te impide mover un solo músculo mientras suena esta letanía. «Axexan, Espreitan» no es un disco sencillo de asimilar, seguramente ni con la predisposición que uno pretenda auto infligirse si no eres capaz de abrir todos y cada uno de los conductos de tus sentidos y dejarlos en comunión con la sucesión de ritmos que forman parte de este disco. Moura están más allá del bien y del mal, y por desgracia, de los grandes – y no tan amplios – focos mediáticos.

MOURA – Axexan, Espreitan –

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Ribspreader – Reap Humanity

Ribspreader – Reap Humanity

No sé si alguien ha redactado una lista con los artistas más prolíficos del mundo pero si existiese sin duda incluiría a gente como Lope de Vega, Stephen King, Jess Franco, Buckethead, Johann Sebastian Bach o Frank Zappa. Las carreras de cada uno de ellos están...

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Aunque acabó refutado por muchos de los filósofos que llegaron posteriormente, sobre todo por Marx, y aunque no sé mucho de su pensamiento, cuando me cruzo con estos cuatro desarrapados tengo la idea del diálogo maestro-esclavo. Yo, asín mayormente, soy un maula, un...

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

¿Quién lo iba a decir?, ¡nos encontramos aquí para hablar del tercer disco ya de FRANK SUZ! Y no lo digo en términos peyorativos hacia él, ¡ni mucho menos!, Mr. Suz y sus secuaces se lo merecen absolutamente todo. En todo caso, lo 'peyorativo' va hacia la industria...

Eternal Returns – Hunchback Hatred

Eternal Returns – Hunchback Hatred

En este mundo globalizado en el que vivimos, y al que tenemos que adaptarnos dia a dia debido a los continuos cambios que vamos viendo, tenemos al alcance de Internet un montón de música de cualquier parte del mundo, descubriendo nuevas bandas que aportan su forma de...

Green Day- Saviors

Green Day- Saviors

Que Green Day no parece que vaya a componer otro “Dookie” o “American idiot” parece obvio, si bien es verdad que tras ese último disco citado del 2004 nos ofrecieron el decente “21 th century breakdown”. El problema llegó luego con LP´s cada vez peores como aquella...

Pin It on Pinterest