Llevamos reseñados unos cuantos trabajos compuestos durante la pandemia. En muchos casos, miembros de formaciones que forman parte de la historia de la música que por estos avatares inesperados han tenido que guardar un férreo confinamiento en sus hogares, lejos del brillo de los ensayos, los conciertos y las giras. Es lo que le ha sucedido a Tom Morello, alguien que lleva colgado décadas a su guitarra como solista en Rage Against the Machine (siempre que Zach De la Rocha esté disponible y con ganas) y con el resto de sus compañeros en proyectos tan ambiciosos como aquel con Chris Cornell llamado Audioslave o en los últimos tiempos Prophets of rage, con integrantes de Public enemy y Chuck D, líder de Cypress hill.

Formaciones que le han dado fama y prestigio, con su peculiar manera de entender las seis cuerdas, con esos efectos únicos en su pedalera. Pues para que nadie se engañe; quien espere el sonido que le ha acompañado durante toda su carrera quedará decepcionado pues “The atlas underground fire” continua la idea de “The atlas underground” de 2018 donde bajo material original, Morello interpretaba cada canción con un cantante o músico diferente. Un disco que no termina de definirse optando por una extraña mezcolanza entre rock y electrónica con múltiples invitados y de sonido irregular, bien producido pero con demasiados altibajos. Cosa que podemos comprobar desde el inicio con el casi instrumental “Harlem hellfighter” que alterna momentos de cierta brillantez con otros que descolocan al oyente. Tres cuartos de lo mismo sucede con la versión de un clásico como es el “Highway to hell” de AC/DC, nada menos que acompañado de Bruce Springsteen y Eddie Vedder pero que aunque consiguen llevarlo a su terreno no termina de convencernos. “Let’s get the party strarted” es el corte que más recuerda a Rage Against the machine, quizás porque el invitado en esta ocasión es Oliver Sykes y sus Bring me the horizon, formación que ha bebido de los de Morello, Commerfold, Wilk  y De La Rocha. Una de las mejores canciones del álbum que contrasta con la melodía pop electrónica de “Driving to Texas” junto al duo neoyorkino Phantogram. Choca ese cambio tan radical pero más sorprende “The war inside”, un medio tiempo clásico de rock sureño con Chris Stapleton donde, por fin, en el punteo podemos ver los célebres efectos de Morello con la guitarra y los pedales. “Hold the line” es otra muestra de electrónica con toques de rap, con la colaboración del solista Grandson que le otorga un toque actual aunque no termina de convencernos.

Llegados a la segunda mitad de “The atlas underground fire” no terminamos de entender hacia donde transita y que pretende Tom Morello con esta colección de canciones, alternando ritmos diferentes sin ningún tipo de conexión. Lo que sucede con el deslucido “Naraka”, junto al cantautor Mike Posner, un ejercicio electrónico que se queda a medio camino mejorando con “The Achilles list”, junto, con el hijo de Bob, Damien Marley, una interesante fusión de electrónica con reggae-ska y el toque guitarrero de Morello que nos avanza el final de las doce canciones que componen “The atlas underground fire” con “Night witch” en la voz pop femenina  de Phem aunque con algún breve momento de sonido reconocible en una melodía pop electrónica para seguir con la más experimental “Charmed i’m sure” con Protohype, la similar “save our souls” con Dennis Luxzén de Refused para poner el colofón con la discotequera “On the shore of eternity” con la dj Sama Abdulhadi, digna de los mejores locales de Ibiza.

Un disco que sin estar mal, deja con ganas de más sabiendo quien está detrás pues Tom Morello aunque le pese es parte de la historia de la música de finales del siglo XX y lo que llevamos de XXI. Un álbum de transición compuesto en un momento difícil y que sirve con punto y seguido antes de volver a componer o girar con sus proyectos más ambiciosos.

Tom Morello – The Atlas Underground Fire

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personalel curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Suicidal Angels – Profane prayer

Suicidal Angels – Profane prayer

La lógica nos hace invariablemente dirigir nuestros pensama una serie de bandas que somos capaces de recitar de memoria cuando adaptamos el término “clásicos “ al thrash metal. Pero cuidado, que tampoco podemos negar que dicha etiqueta también podría abarcar a una...

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

"Mucho asco (casi) Todo" es el tercer álbum de estudio del grupo punk español Lendakaris Muertos, y como era de esperar estamos ante un torbellino de crítica social, humor negro y punk irreverente que sacude los cimientos de la escena musical. Un disco que combina...

Ribspreader – Reap Humanity

Ribspreader – Reap Humanity

No sé si alguien ha redactado una lista con los artistas más prolíficos del mundo pero si existiese sin duda incluiría a gente como Lope de Vega, Stephen King, Jess Franco, Buckethead, Johann Sebastian Bach o Frank Zappa. Las carreras de cada uno de ellos están...

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Aunque acabó refutado por muchos de los filósofos que llegaron posteriormente, sobre todo por Marx, y aunque no sé mucho de su pensamiento, cuando me cruzo con estos cuatro desarrapados tengo la idea del diálogo maestro-esclavo. Yo, asín mayormente, soy un maula, un...

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

¿Quién lo iba a decir?, ¡nos encontramos aquí para hablar del tercer disco ya de FRANK SUZ! Y no lo digo en términos peyorativos hacia él, ¡ni mucho menos!, Mr. Suz y sus secuaces se lo merecen absolutamente todo. En todo caso, lo 'peyorativo' va hacia la industria...

Pin It on Pinterest