En «Con la muerte en los talones» de Hitchcock, el primer intento de asesinato del personaje de Cary Grant es mediante el sistema de emborrachar a la persona sin su consentimiento y dejarla ebria en un coche sin frenos para que se despeñe por un acantilado. Una secuencia para el recuerdo donde se une la tensión, con cierto alivio cómico con la elegancia del supuesto George Kaplan, un personaje que nos cae simpático y que no deseamos que muera. En «I care a lot» hay un velado homenaje a esa inolvidable escena, con la salvedad de que nos irrita que se salve la ocupante del automóvil y que no triunfe en sus demoniacos planes. Lo peor, no es que su final sea esperado porque la protagonista no tenga escrúpulos sino porque no puede caer bien. Un cruce entre sociópata o psicópata con misandria, con la difícil explicación, fuera de los límites de la corrección política actual que su nula empatía por la gente tiene la excepción de su novia, a la cual ama por encima del dinero o de cualquier otro aspecto. Es cierto que eso la hace un poco más humana pero rompe el evidente trastorno antisocial de la personalidad que desean mostrarnos. Una trasgresión a medias.

Y eso que la idea es brillante. Con una triunfadora Marla Grayson que vive de estafar legalmente a los demás, convirtiéndose en tutora legal de ancianos, junto con la colaboración de una médico corrupta, consiguiendo su incapacidad mental para poder disponer libremente de sus bienes, al ingresarlos en la residencia que ella gestiona. Descubren un supuesto «mirlo blanco» al que esquilmar, consiguiendo que mediante esa corrupción institucional sea internada y empezar a vender sus propiedades pero la indefensa anciana no es quien dice ser y una peligrosa mafia hará lo posible para rescatarla. Desde entonces debería comenzar un «tour de force» de maldad, entre la guapa abogada y el líder de la banda organizada, un tipo que por su constitución física nos recordaría el carácter del Ricardo III de Shakespeare, alguien cuyas limitaciones físicas y complejos le convierten en el peor de los seres humanos, capaz de cualquier cosa en su beneficio. Pero como es una producción de Netflix y vivimos en la época posmoderna se amaga pero no se golpea, no entendiéndose que la organización criminal sea tan impresentable en sus actos y en sus esbirros más leales, pudiendo ser derrotados como venganza a sus criminales acciones. Todo previsible, con muchos de los lugares comunes de la moral contemporánea aunque intenten barnizarlo de supuesta incorrección.

Tanto el guion como la mediocre dirección, un híbrido entre el videoclip y los peores usos de imagen, con saturación de color, multitud de cámaras lentas y escenas nocturnas sin interés, corren a cargo del británico J Blakeson, alguien con una filmografía no demasiado conocida entre la masa pero con asiduidad a festivales independientes.

El mayor reclamo es la interpretación de Rosamund Pike, en uno de esos papeles de villana que borda y que tan bien le funcionó en el «Perdida» de David Fincher. Ella es la razón de ser de la película, acompañado de intérpretes conocidos como Peter Dinklage o la maravillosa Dianne Wiest. Curioso es el caso de mujer florero de Eliza Gonzalez pero es la cuota que parece que se debe pagar en la actualidad, lleno de parejas interraciales, en este caso homosexual junto con un viejo clásico como es el juez de raza negra. Algo que se empieza a convertir en algo así como el «peaje Netflix». Cosas que hay que incluir en un largometraje si se quiere estrenar en el gigante del entretenimiento audiovisual. Con Hitchcock también existía moral que los directores intentaban burlar con sus dobles juegos e insinuaciones. J Blakeson no lo intenta, a no ser que en entendemos su obra como una crítica al sistema gubernamental que aprovecha las debilidades del ciudadano para esquimarle como si de «El proceso» de Kafka se tratase. Una modalidad que los ejecutivos de los países ejecutan cargando de difíciles impuestos, cargas e imposiciones al trabajo de toda una vida. En unos casos para aprovecharse directamente o mediante terceros como esos carroñeros o buitres que se arriman al poder, sea individualmente o en forma de corporaciones u ONG´s.

I Care A Lot – Netflix

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Prisoner (Serie de tv)

Prisoner (Serie de tv)

Interesante drama carcelario el que nos propone esta serie danesa, un país que se está convirtiendo por méritos propios en uno de los punteros en Europa, como llevan siéndolo en la pantalla grande desde hace décadas (y no es necesario remontarse a Dreyer pues hace...

Machos Alfa (2ª temporada)

Machos Alfa (2ª temporada)

Alberto y Laura Caballero son nombres fundamentales en la comedia televisiva española contemporánea merced a los sucesivos éxitos de “Aquí no hay quien viva” y “La que se avecina”. Dos series que aunaban talento a raudales por sus estupendos guiones ubicados en un...

Abigail

Abigail

La pareja de cineastas formada por Matt Bettinelli- Olpin y Tyler Gillet se han convertido por méritos propios en especialistas en cine de terror moderno, tras ofrecernos su segmento en la coral “V-H-S”, su debut en “El heredero del diablo”, su confirmación con el...

La mesita del comedor

La mesita del comedor

Escuchábamos no hace mucho a su director Caye Casas, hablar en la sección “El 7º centinela” del podcast “El centinela del misterio”, con José Manuel Serrano Cueto (uno de los divulgadores más interesantes del panorama cinematográfico patrio) y sus opiniones revelaban...

Furiosa: De la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga)

Furiosa: De la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga)

 Casi 10 años después nos llega la precuela de Mad Max: Fury Road, la mejore película de acción de lo que llevamos de siglo. George Miller sigue siendo un maestro en las escenas de acción, suya es la franquicia de Mad Max. A sus 80 años sigue en plena forma aunque...

Pin It on Pinterest