Tres es un número mágico en el rock and roll,  y tres son los sevillanos Wild Krash aunque dos sea este “Rock Aktitud” con el que patean culos, caras o lo que haga falta a base de energía y sobre todo de grandes canciones. No matéis el puto hard rock porque siga vivo aunque tenga que batallar en las cloacas de la indiferencia. Pero ahí sigue, como tu, como yo, como Jolly Joker, Leather Boys, The Electric Alley, Hard Days, Baja California, Star  Mafia Boy, Sexplosion y tantos otros. Y por supuesto Wild Krash. Conocí a estos tipos tocando en directo, como debe ser. Dejaron mis sesos desparramados por la puñetera sala. Diego, guitarrista de Scape Land, otros que tal, me dijo: “no te los pierdas”. ¡Qué razón tenía!. Vamos al turrón que son fechas. Intro a modo de motor, como la bestia que adorna su portada y hard rock de corte angelino, pero con más mala leche aún es lo que nos encontramos en “Living wild” que abre el disco. “Don’t”, si escucháis mi podcast, os sonará seguramente, o debería. Hard and heavy, infeccioso y peligroso. “Are you ready to rock?” nos preguntan. ¿Lo dudáis?, más aún con esta proposición deshonesta y ese estribillo de hard ochentero, sucio y caliente. Wild Krash también saben de melodías y ritmos chulescos como demuestran en “Foolin’ love” o guitarras que escupen fuego con “Ride to die”, más heavy que hard, más infierno que boulevard.

¿Añoráis aquellos dias de videoclips en la MTV?. “Rock liar” podría sonar sin parar una y otra vez. Acelera que vamos llegando al final y estos tipossaben como soltar tralla de la buena, de la que deja tus cervicales para el arraste. “Trasher” es la muestra y a mi me vienen a la cabeza los Metallica del principio con esas ganas que les hacía únicos y perdieron por el camino. ¡Joder, que maravilla de guitarras las de “Sad history”!. ¡Tócala otra vez, Sam!. “Even more” no es una despedida ni un cierre, sino un pon esto a todo volumen de nuevo. ¿Mi veredicto sobre “Rock Aktitud” de Wild Krash?. Sencillo. ¡Un discarral de cojones!.

 

WILD KRASH – Rock actitud

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Falefou – FOUNKYFLEXION

Falefou – FOUNKYFLEXION

Hay ocasiones en las que uno tiene que desactivar el cerebro. No sé al resto del mundo, pero a mí me pasa cuando me ataca el síndrome del impostor. Tengo todo el tiempo la sensación de ser un bocachancla, de hablar por hablar dándome ínfulas, y cuanto más lejos estoy...

Pin It on Pinterest