Dentro del “revival” ochentero que vive la televisión actual y que inició “Stranger things”, nos llega ahora otro proyecto para alentar la nostalgia de los entonces adolescentes y hoy cuarentones o cincuentones. Pues eso es “Cobra Kai”, una continuación de una de las sagas más populares de esos años, como fue “Karate Kid”, con tres primeras partes dirigidas por John G. Avildsen (el de “Rocky”), con Ralph Macchio y Pat Morita, como los inmortales Daniel LaRusso y el Sr. Miyagi, un intento de reverdecer viejos laureles, con “El nuevo Karate Kid” con una nueva pupila encarnada, con la con posterioridad doble ganadora del Oscar, Hillary Swank y un último largometraje en el 2010, con Jackie Chan y el hijo de Will Smith, en el primero de los múltiples intentos de convertir en estrella a Jaden Smith. Resulta curioso, pero entre los productores ejecutivos de la serie aparece el propio Will Smith, junto a los protagonistas Ralph Macchio y William Zabka.

Las serie se convierte en una secuela de lo sucedido al inicio de la segunda parte, cuando Daniel ha vencido el torneo con la famosa “grulla” y el sensei Kreese golpea a Johnny Lawrence por perder el combate, rompiéndole el trofeo. Los años han pasado y la vida ha tratado de diferente forma a los muchachos, Daniel es un empresario de éxito, casado y con una hija y Johnny, un desastre que malvive con trabajos precarios, alcohólico y divorciado con un hijo con el que apenas tiene contacto. Gracias a su joven vecino, hijo de una madre soltera inmigrante, abre de nuevo el “dojo” Cobra Kai, despertando la antigua rivalidad con Daniel, quien también decide abrir el Miyagi-Do. A partir de ahí, las disputas de los dos adultos se ven reflejadas en sus manipulables alumnos, llevando hasta el límite las dos distintas formas de combatir: el ataque y la “mala leche” de Cobra Kai y la defensa y el “zen” de Miyagi-Do. Todo bien contado, a ritmo vertiginoso en diez capítulos de media hora perfectos para ver seguidos (como ejemplo, el que suscribe vio los veinte episodios de las dos temporadas en dos días consecutivos). Y visto el éxito, no es de extrañar que un gigante como Netflix, haya comprado la serie y anuncia que producirá la tercera entrega, pues hay que recordar que “Cobra Kai” es un producto gestado para la plataforma Youtube en 2018.

Su creador Robert Mark Kamen ha acertado de pleno, situándola treinta y cuatro años después de la acción de la primera película y basando todo en la confrontación de caracteres entre los dos protagonistas, ofreciendo dos versiones distintas de los mismos hechos, por lo que el espectador podrá tomar partido por cualquiera de los dos. Ambos están bien representados, con sus virtudes y defectos pero en esta ocasión, es más sencillo apoyar a Johnny Lawrence y su peculiar cosmovisión, anclado en la época donde fue feliz; sin móvil, motero, desayunando cerveza, apelando a la ley del más fuerte y vistiendo y escuchando el rock de aquellos años (la camiseta de Zebra es, sencillamente, antológica) frente al pop que oyen los “buenos”. Todo ese “caldo de cultivo” y los constantes guiños a la década de Poison o Foreigner hacen que no resulte complicado empatizar con lo que se nos cuenta, mucho mejor que como se cuenta, pues la dirección no es gran cosa. Digna y poco más, donde se nota la mano de un artesano como Avildsen.

Entre los actores, resulta curioso que la pantalla sea absorbida por William Zabka, un actor sin suerte, aunque hace unos años fue nominado como realizador al Oscar al mejor cortometraje. Su Johnny Lawrence tiene más matices, sin necesidad de perder sus “caras de tipo duro” frente a un Ralph Macchio más limitado, quien tuvo unos papeles que le lanzaron a la efímera fama (recordamos también su guitarrista en “Cruce de caminos” de Walter Hill) para perderse en el ostracismo que ahora, muchas décadas después para recordarnos, como nos contaba Anton Walbrook al inicio de la obra maestra de Max Öphuls “La ronda”, lo tranquilo y alegre que se vive en el pasado.

Cobra Kai (1ª y 2ª temporada)

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personal el curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

Te puede interesar

El último late night

El último late night

Con el aval del premio al mejor guion en el Festival de Sitges de 2023 nos llega esta curiosa cinta australiana dirigida por dos especialistas en cine de género como Cameron y Colin Cairnes. Una película que sin contar nada nuevo, sí puede presumir de contar con...

Superdetective en Hollywood: Axel F.

Superdetective en Hollywood: Axel F.

La serie de “Superdetective en Hollywood” era un “divertimento” puramente ochentero. Un detective negro de los suburbios de Detroit llegaba a la glamourosa Beverly Hills en Los Ángeles para resolver algún extraño caso de asesinato que vinculaba a algún amigo. Una saga...

Prisoner (Serie de tv)

Prisoner (Serie de tv)

Interesante drama carcelario el que nos propone esta serie danesa, un país que se está convirtiendo por méritos propios en uno de los punteros en Europa, como llevan siéndolo en la pantalla grande desde hace décadas (y no es necesario remontarse a Dreyer pues hace...

Machos Alfa (2ª temporada)

Machos Alfa (2ª temporada)

Alberto y Laura Caballero son nombres fundamentales en la comedia televisiva española contemporánea merced a los sucesivos éxitos de “Aquí no hay quien viva” y “La que se avecina”. Dos series que aunaban talento a raudales por sus estupendos guiones ubicados en un...

Abigail

Abigail

La pareja de cineastas formada por Matt Bettinelli- Olpin y Tyler Gillet se han convertido por méritos propios en especialistas en cine de terror moderno, tras ofrecernos su segmento en la coral “V-H-S”, su debut en “El heredero del diablo”, su confirmación con el...

Pin It on Pinterest