Entendamos bien el asunto de escribir. Uno no escribe para ganar el premio Pulitzer, sino para buscar la belleza. Me han dicho en alguna ocasión que mis textos son muy elaborados. Y no es así. Son directos y fluyen al momento. Sin querer dar ningún consejo, me gustaría plasmar la idea de lo que supone el escribir.

Para escribir bien es necesario forzar los mecanismos del lenguaje y que así se produzcan los cambios internos necesarios que favorecen la síntesis al plasmar las ideas.

Son numerosas las barreras que se interponen entre los dedos y el corazón, al escribir. Porque la razón está en medio, no pocas veces estorbando. Escribir bien no es algo que se aprende con el intelecto, antes de hacerlo. Es algo que se consigue experimentando. Primero va la acción, después el resultado. Mejor dicho, durante la acción se produce el resultado.

Los escritores profesionales escriben entre 8 y 10 horas diarias para conseguir que el alma se asome a la punta de los dedos sin pasar por la razón. Que vendría a ser algo como tocar un instrumento musical. Digamos que el teclado del ordenador es un piano, y el lenguaje, la música.

El músico, cuando lleva tocando muchas horas al día su instrumento, consigue conectar su alma directamente con la guitarra, o con el teclado, para expresar instantáneamente lo que se imagina sin pasarlo por la razón.

“Quítate la frente”, le decía Vallejo a Pessoa al leer semejantes textos. “Gravísimo cetáceo”, le llamaba. Esto lógicamente referido solo a la escritura de poesía o prosa poética.

Con esto, quiero decir que la escritura no es solo expresarse bien, que va implícito en el pack. Se presupone. Es poder transmitir lo que llevamos dentro desvestido de todo saber aprendido de terceros. Se trata de plasmar lo que sentimos y vivimos a partir de nuestro propio filtro. De buscar la belleza con los dedos, sin ser consciente de los mecanismos (ya entrenados) que confeccionan el texto al escribir.

 

 

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

2 Comentarios

  1. Ángel

    Gracias Mab

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

Te puede interesar

el oficio

el oficio

A veces, son más las ganas que la propia escritura. Si me adelanto no consigo nada bello. Sin embargo cuando inesperadamente brota una idea, incluso sin ganas, escribo y me sorprendo a mí mismo navegando entre ese mágico espacio intermedio entre lo que es y lo que no....

es posible

es posible

Es posible que los miembros de una familia se sienten a la mesa y no se encuentren nunca. Hay ingenieros trabajando en esto. Es fácil y probable, que al pasar los años, se desconozcan cada vez más. Solo en ocasiones, llegarán a coincidir en el presente. Cada uno con...

belleza

belleza

Era tan guapa que no llamaba la atención; como le pasa a todo lo que es inalcanzable.  

esta paz

esta paz

Esta paz blanca, esta quietud sin significado que me envuelve, se quiebra por el canto de un pájaro; extensión de la alegría incontenible de Dios.  

Tumba de gravedad – Alexis Brito Delgado

Tumba de gravedad – Alexis Brito Delgado

“Tumba de gravedad” es el nuevo libro de Alexis Brito. Hasta la fecha  hemos tenido ocasión de leer y reseñar sus anteriores trabajos. Después de su anterior trabajo, “Choca contra el Sol”, la que hasta  el momento era su último trabajo, la verdad es que tenía...

Pin It on Pinterest