Ha sido difícil realizar esta lista, porque algún buen disco se ha quedado fuera de ella. De todas formas he intentado plasmar a todas las bandas que han aportado algo novedoso en cuanto a sonido, en cuanto a lo que se venía haciendo hasta ahora. Y para ello solo he utilizado los oídos. Me ha dado igual el nombre de la banda en cuestión. Fuera los estatus, que no me gustan y distraen del trabajo, a fin de cuentas. Por tanto, veréis bandas clásicas, de toda la vida y otras más nuevas, porque lo que importa es el sonido del estilo, del que además – como veréis – su paleta es muy amplia.

Cada banda en su sonido propio aporta algo distinto, como digo, tiene un sello específico en su manera de componer que los diferencia del resto. Una lista, a mi juicio, que empieza y termina fuerte, ya que irá de lo sofisticado, esos sonidos que te abandonan porque no se asimilan fácilmente, pasando por lo más convencional, para volver a lo más sofisticado en cuanto a sonoridad.

 

A MOON SHAPED POOL – RADIOHEAD

 

Esta maravilla de disco se publicó en el año 2016. Un sofisticado disco lleno de matices más complejo de escuchar. Ya que requiere alguna escucha más detenida, y sin estar haciendo otra cosa más que escuchar música y abandonarse a él. Un buen ejercicio de mindfulness, para el que necesita relajarse, pero advierto que es un descanso activo, ya que el álbum navega por numerosas emociones a lo largo de sus surcos.

 

 

 

EVERYDAY LIFE – COLDPLAY

 

Este segundo disco de la lista, que no va en orden de preferencia, ya que todos estos discos tienen la misma importancia para mí, es para Coldplay, que se han marcado un fantástico y variado disco de una pureza sublime. Un trabajo naif, como dije en su reseña – en algunos momentos – que utiliza el blues, el góspel y las canciones de autor limpias para plasmar un puñado de joyas, cada una brillante por sí misma. Una delicia para los oídos. Un álbum que creo irá cogiendo peso a medida que avance el tiempo, ya que ha sido publicado este 2019.

 

 

 

IF I SHOULD GO BEFORE YOU – CITY AND COLOUR

 

Un impactante disco por la pureza de su voz y sonido fresco que navega por el blues norteño más genuino de manera alternativa. Un acierto del canadiense que fue publicado en el año 2015 que obtuvo muy buenas críticas. Un álbum intimista perfecto para esos conciertos en salas pequeñas. Un lujo para los oídos exigentes del sonido artesano y las melodías lentas o a medio tiempo.

 

 

 

MAKING MIRRORS – GOTYE

 

Makin Mirrors es un disco que a mi modo de ver no ha sido lo suficientemente valorado. Si acaso la canción en colaboración con Kimbra, fue de un éxito apabullante, siendo versionada en la vertiente dance también. Pero este disco es muy bueno en su conjunto, ya que encierra un puñado de frescas y naturales canciones que junto a la voz del australiano, lo dotan de un aura especial y diferente. Este trabajo fue publicado en el año 2012, pero recomiendo encarecidamente su redescubrimiento escuchándolo bien entero.

 

 

 

KOI NO YOKAN – DEFTONES

 

Un bombazo publicado también en el año 2012 que mucha gente esperaba, y que con el tiempo ha ido quedando atrás. Estoy seguro de que este trabajo permanecerá en el tiempo por sus potentes letras y envolventes melodías de metal alternativo. Un disco de esos insuperables, a partir del cual, hay que intentar buscar nuevos registros para poder seguir a la altura de su creación.

 

 

 

THINGS WILL MATTER – LONELY THE BRAVE

 

Un disco que me sorprendió por su sonido puro alternativo junto a la característica voz de Jack Bennett. Sonido el de este álbum de 2016 que se echaba en falta por la quizá saturación de los sintes en el indie, el cual fue para mí como abrir una ventana en la montaña. Con este trabajo, las guitarras vuelven a cobrar protagonismo en esta última década del rock alternativo.

 

 

 

THE SUBURBS – ARCADE FIRE

 

Seguimos con el sonido artesanal y fresco de la mano de Arcade Fire. En el año 2010 The Suburbs fue un claro ejemplo de canciones mimadas y bien hechas. Una banda que ya estaba en auge desde sus anteriores trabajos, que también ha sido significativa en la década anterior, pero que debido a la mejora de sus composiciones, se hicieron un lugar indiscutible en esta. Uno de los grupos principales de este siglo sin duda.

 

 

 

BLOOM – BEACH HOUSE

 

Este cuarto álbum de estudio de Beach House, fue publicado en el año 2012. Un trabajo que sobre todo sorprendió a los desconocedores de la banda, que con la característica voz de su cantante, rompía con todo lo establecido en cuanto a sonido con respecto a lo que se venía escuchando hasta entonces tanto en indie como en rock alternativo. Para mí, un disco de cabecera de esta década.

 

 

 

SYNTHETICA – METRIC

 

El 2012 también fue un buen año para Metric, ya que publicaron el que para mí es su mejor disco. He dudado en poner Art Of Doubt, pero al final me he decantado por este. Mucho han tardado Metric en visitar nuestro país, no sé por qué. Pero a buen seguro que después de escuchar a esta banda, los tendrás en tu estantería de discos para siempre.

 

 

 

YOUNG THE GIANT – YOUNG THE GIANT

 

Cómo no incluir en esta lista a los americanos Young de Giant, pues este disco publicado un año antes, en el 2011, me causó una buenísima impresión por su sonido alegre y bien elaborado. Además de por la voz de Sameer Gadhia. Un álbum para escuchar sobre todo en verano, o en invierno, si quieres volver al buen tiempo en un tris.

 

 

 

 

HOY FIRE – FOALS

 

Con este disco tengo una historia muy particular. En un principio me atrajo su portada, cuando buscaba música en spotify. Pero no fue hasta que conecté con el siguiente trabajo de los de Oxford, que lo escuché como se merecía. El 2013 también fue el año de Foals, ya que en el 2010 habían triunfado igualmente con su anterior trabajo de estudio. Uno de los mejores trabajos de una banda, que también tiene una progresión a mejor y que nos ha sorprendido con dos discos este 2019.

 

 

 

BUILD A TOWER – THE SLOW READERS CLUB

 

Y buscando sonidos guitarreros, me encuentro en el año 2018 con este magnífico trabajo de los ingleses The Slow Readers Club. Y los sintes volvieron a conquistarme, pues utlizados en su justa medida, aportaban a las guitarras un apoyo impresionante y melódico. Creo que este este último es el mejor trabajo de esta banda que espero nos dé más alegrías en un futuro, ya que su frontman también gasta una voz original y bonita.

 

 

 

TOURIST HISTORY – TWO DOOR CINEMA CLUB

 

En el 2010, incluso antes, había bandas que componían sus canciones en la parte más aguda de los trastes de la guitarra, y una de esas bandas para mí, significativa, es Two Door Cinema Club. Unos jovencísimos que debutaban con este disco, demostrando que tenían las cosas muy claras. Un trabajo pegadizo y divertido con una fuerte impronta en los adolescentes y los cercanos a la veintena.

 

 

 

WATH WENT DOWN – FOALS

 

Es muy difícil, por no decir imposible, decantarse por un solo disco de Foals en esta década. Este álbum publicado tras el verano de 2015 es una muestra de ello. Pues los ingleses llevan una progresión descomunal tanto en su sonido como en sus letras. En este su cuarto disco de estudio, los de Oxford dieron otro campanazo que seguro seguirá sonando en sus conciertos a pesar del paso del tiempo.

 

 

 

 

CURRENTS – TAME IMPALA

 

Este disco se me pasó por completo cuando salió publicado y es una auténtica maravilla, de esas que provoca esperanza en el rock alternativo por llegar. Kevin Parker se marcó en el año 2015 un enorme álbum al que no le sobra nada. Con un sonido que te teletransporta a los años de juventud, demuestra el poder de la música para evocar emociones, todo ello sumado a la voz que modulada como si fuese un pad del sinte, redondea el trabajo de un músico que moldea el sonido a su voluntad.

 

 

 

 

REFLEKTOR – ARCADE FIRE

 

El año anterior, el 2014, Arcade Fire se marcan otro trabajo de aúpa titulado Reflektor. Un disco que contiene algún que otro hit, uno de los cuales, de título homónimo fue acompañado de un surrealista vídeo que fue una delicia para los que amamos este tipo de arte. Para mí, otro trabajo que no puede faltar en ninguna viniloteca que se precie.

 

 

 

TO THE BONE – STEVEN WILSON

 

Este disco de Steven Wilson de 2017 sorprendió a todos. Más, a los que estaban acostumbrados al sonido que este artista venía haciendo hasta ahora. Un disco que para mí también es clave en esta segunda década en lo que llevamos de siglo. Un trabajo lleno de matices con unos arreglos preciosos y oportunos que te enganchan para siempre.

 

 

 

VACCINE – YOUNGER BROTHER

 

Este precioso disco de fusión entre la música electrónica y la alternativa me cautivó desde el principio. Quizá haya un antes y un después tras este disco, pues esa conjunción de lo eletrónico y lo analógico es perfecta, magistral. Si investigáis en la banda, veréis que vienen de un sonido dance, tipo Apparat. Pero en el 2011 se marcaron esta maravilla que seguro estará en mi estantería para siempre.

 

 

 

LO MOON – LO MOON

 

Otra voz original para recordar esta década es la del vocalista de Lo Moon, Matt Lowell. Este disco homónimo es el primer trabajo de los americanos, que con reminiscencias a los años de Talk Talk, te provocan un retroceso a esa época instantáneo. También otro sonido diferente a lo que se viene haciendo hasta ahora que tiene que estar entre tus preferidos.

 

 

 

NIGHT THOUGHTS – SUEDE

 

El año 2016 fue el año de la reinvención de los británicos y herederos del britpop, Suede. Un trabajo con el que subimos de nivel en la complejidad de las composiciones hacia lo más sofisticado de nuevo. Un bonito disco que es todo uno, sin separación posible de sus canciones, pues si escuchas la primera, ya tienes que oír las demás. Sin duda un trabajo estrella de los ingleses que marca un hito en su historia particular con la música.

 

 

 

BLACK STAR – DAVID BOWIE

 

Y terminamos con un trabajo apabullante que también salió en el 2016, lamentablemente, poco antes de la muerte de su autor. David Bowie nos dejó este álbum tan sofisticado para el recuerdo. Para que lo degustásemos con tranquilidad y muchas veces, pues su innumerable cantidad de matices hace que lo tengas que escuchar a menudo. Un fantástico trabajo más difícil de asimilar, pero delicioso para los amantes de la música con mayúsculas, la que no tiene límites impuestos.

 

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.