Decimos que andan las cosas revueltas de los Pirineos hacia abajo. Anda que si fuera solo aquí. Mira la que se ha formado en la Perfida Albión. Boris el populista  arrasando en las elecciones a unos Tories que se han ido encargando ellos mismos de ir cavando su tumba durante mucho tiempo. No demos a Boris más méritos  de los que merece. El caso es que el Brexit ahora si que corre viento en popa. Leo que viene bien a Europa. No se yo. Pienso en mis paisanos del Campo de Gibraltar. Y los colegas que tengo exiliados en las Islas. Un candidato más rancio que Maggie compartiendo honores con alguien como Churchill. Ver para creer. Aunque viendo lo  nuestro, ya ando curado de espanto. Victorias soberanistas en Escocia e Irlanda. Ecos en voz alta de independencia por una acera. De reunificación por la otra. No se esto será capaz de provocar otra revuelta musical como a final de los setenta. No future. ¡Que días!. 40 años no son nada. Los que  se cumplen desde que The Clash parieran “London calling”. Ese disco que mata fascistas.

The Clash son el punk, aunque en su música se den la mano el rock, el ska, el reggae o lo que les saliese de los cojones en es momento a Strummer, Jones y compañía. Porque tenía  las ideas claras, y sabían que la forma de llegar a la gente era a través de su música, de extender su mensaje, de llamar a las filas del inconformista, de la ruptura, de la deserción de este sistema que nos atrapa. Y que verdad, es que los grandes discos, por muchos años que vayan acumulando en sus surcos, siguen sonando frescos cuando los vuelves a poner, pero es que además, los textos de The Clash, vuelven a estar al orden del día, como cuchillas afiladas contra los que nos gobiernan y nos tratan como mercaderías. 

¿Que queréis que os cuente de este disco?, que «London calling» -la canción- es ya un clásico intemporal, una joya que podría cambiar su título por Madrid, Barcelona o cualquier ciudad de este cada vez mas deprimido país, y que además, musicalmente no se alinea en ningún estilo fijo, excepto en expresar todo lo que lleva dentro, como debería de ocurrir con la gente de a pie, a los que muchas veces, la identificación con unas siglas políticas les lleva a una fe ciega. Las cosas pueden cambiar y evolucionar, igual que The Clash cambiaron ese blues llamado «Brand new cadillac», hasta convertirlo en punk rock, con ese bajo que te machaca sin piedad. The Clash jugaban a lo que les daba la gana,y si querian bajar a New Orleans para resucitar su espíritu reencarnado en «Jimmy Jazz», pues lo hacian, porque creian en ello.

 

Si alguna vez el punk tuvo cánones, ese rockabilly llamado «Hateful» podria ser una de las canciones que se acercase a ellos, siempre entendiendo por donde se pasaba la banda cualquier posicionamiento. Strummer siempre amo los ritmos jamaicanos, y se conviertieron en marca de la casa, como evidencia «Rudie can`t fail», con ese aire pop del estribillo. Sin lugar a dudas, no puede pasar inadvertida, hablando de este disco, y en nuestras circunstancias, «Spanish bombs»,  en el que The Clash nos recuerdan otra de las cuentas pendientes de nuestra «modélica» transición, donde hubo que tragarse el dolor por el bien común, principalmente de los que habian vivido mas que bien.

El punk es el ritmo de la calle y de la desazón, pero también callejero y reprimido es el espíritu del blues, que aparece en «The right profile», como motor de arranque junto a esos vientos, en este tema de rock. El principio de los 80 vio el esplendor  de la new wave, y The Clash ya apuntaban maneras con «Lost in the supermarket», con su ritmo pop. «Clampdown» mira a los inicios del grupo, pero sin perder de vista el futuro, una perfecta simbiosis entre lo vivido y lo por vivir. Hay que olvidar las viejas figuras de los lideres, todos podemos tomar partida, como hizo Simonon en «The guns of Brixton», donde pone la voz principal, entre los ritmos jamaicanos que se dan en la canción.

Uno  de mis temas favoritos de este disco es «Wrong’em boyo» con ese comienzo tan jazzy de New Orleans que se convierte en un ska bailón de la mas pura escuela. El rock and roll hace acto de presencia en «Death or glory», otro de los grandes temas de este disco, con un estribillo que debería aparecer en todos los manuales de aspirantes a rock stars. » «Koka Kola» tiene ese rollo mas power pop. «The card cheat» es otra de esas canciones que se me quedaron grabadas desde un primer momento, por esas melodías tan cojonudas. «Lover`s rock» siempre me pareció una oda a la belleza de lo simple, un buen solo, unas buenas melodías y como resultado una gran canción.
“Four horsemen» y «I`m not down», son como dos partes de un mismo costal, mas «bailable» la segunda, pero con ese ritmo de guitarras tan característico ambas. Para cerrar, que mejor forma a un disco que promueve las conciencias contra el adormecimiento, que un tema llamado «Revolution rock», lanza piedras con ritmos jamaicanos, que no nos dejen atrás. Realmente lo último es «Train in vain», que ya sabéis que Jones la quiso como tema oculto, historias de la banda y de la leyenda, y que por cierto es otro de los grandes temas de este disco. Pase lo que pase, siempre nos quedará el rock, y por supuesto, The Clash.

 

LONDON CALLING. 40 años no son nada.

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

Te puede interesar

La Menäce – Erebus

La Menäce – Erebus

La oscuridad es tan atractiva como aterradora, capaz de hechizarte con su halo de misterio y de hundir tus esperanzas en su profundo pozo de angustia. La oscuridad ha sido brújula de emociones, enemigo a batir, anónimo aliado. La oscuridad se apropia de la memoria...

Sunburst – Manifesto

Sunburst – Manifesto

Es normal en la revista que llegue el jefe y nos suelte una larga lista de discos que le llegan por correo para ver si queremos reseñar alguno de ellos. Y sin conocer nada de ellos pues toca ir eligiendo unos cuantos para darles varias escuchas y luego hablar del...

Feral – Polvo y Cenizas

Feral – Polvo y Cenizas

Por fin podemos escuchar el nuevo material de los jerezanos Feral, que grabaron en el mes de mayo y que han sacado este 12 de julio. Feral es una banda de metal en castellano con influencias que se mueven entre el Thrash, el Death y el Groove Metal pero manteniendo...

Eveth – Sellando el destino

Eveth – Sellando el destino

Desconozco si el título del nuevo disco de los mallorquines Eveth tiene alguna intención o mensaje implícito, pero deteniéndome primero en otros factores que las canciones, tengo claro, que si no están sellando aún su destino, si que con este disco han decidido dar un...

Catalina Grande Piñón Pequeño – Razonables éxitos –

Catalina Grande Piñón Pequeño – Razonables éxitos –

De la mano de Maldito Records nos encontramos de frente con el punk corrosivo de los leoneses Catalina Grande Piñón Pequeño, que de la mano del sello reúne un buen puñado de canciones de trabajos anteriores para lanzarlos bajo el nombre de "Razonables éxitos" una...

Pin It on Pinterest