Parece ser, que en este poema número XLV de Las Flores del Mal, la obra de Charles Baudelaire, de título Confesión, nuestro poeta se escandaliza por la visión del mundo de una bella dama, con la que pasea del brazo. Es un poema largo pero de versos cortos, en el que Baudelaire, deja plasmadas las palabras de la señora para la posteridad. 

 

LAS FLORES DEL MAL – CHARLES BAUDELAIRE

 

CONFESSION

 

Une fois, une seule, aimable et douce femme, 
À mon bras votre bras poli
S’appuya (sur le fond ténébreux de mon âme
Ce souvenir n’est point pâli) ;

Il était tard ; ainsi qu’une médaille neuve
La pleine lune s’étalait,
Et la solennité de la nuit, comme un fleuve, 
Sur Paris dormant ruisselait.

Et le long des maisons, sous les portes cochères, 
Des chats passaient furtivement,
L’oreille au guet, ou bien, comme des ombres chères, 
Nous accompagnaient lentement.

Tout à coup, au milieu de l’intimité libre
Éclose à la pâle clarté,
De vous, riche et sonore instrument où ne vibre
Que la radieuse gaieté,

De vous, claire et joyeuse ainsi qu’une fanfare
Dans le matin étincelant,
Une note plaintive, une note bizarre
S’échappa, tout en chancelant

Comme une enfant chétive, horrible, sombre, immonde, 
Dont sa famille rougirait,
Et qu’elle aurait longtemps, pour la cacher au monde, 
Dans un caveau mise au secret.

Pauvre ange, elle chantait, votre note criarde :
« Que rien ici-bas n’est certain,
Et que toujours, avec quelque soin qu’il se farde, 
Se trahit l’égoïsme humain ;

Que c’est un dur métier que d’être belle femme, 
Et que c’est le travail banal
De la danseuse folle et froide qui se pâme
Dans un sourire machinal ;

Que bâtir sur les cœurs est une chose sotte ;
Que tout craque, amour et beauté,
Jusqu’à ce que l’Oubli les jette dans sa hotte
Pour les rendre à l’Éternité ! »

J’ai souvent évoqué cette lune enchantée, 
Ce silence et cette langueur,
Et cette confidence horrible chuchotée
Au confessionnal du cœur.

 

 

CONFESIÓN

 

Una vez, una sola, amable y dulce señora,
en mi brazo su brazo cortés
se apoyó (en el fondo tenebroso de mi alma
este recuerdo que no se ha desvanecido);

Era tarde; así como una moneda nueva
la luna llena se extendía,
y la solemnidad de la noche, como un río,
sobre París durmiente corría.

Y a lo largo de los hogares, bajo los portales,
los gatos pasaban furtivamente,
la oreja avizor, quizá, como sombras apreciadas,
nos acompañaban lentamente.

De repente, en medio de la intimidad libre
surgió en la pálida claridad,
de ti, un rico y sonoro instrumento donde no vibra
más que la radiante alegría,

de ti, clara y feliz como una fanfarria
en la mañana reluciente,
una nota lastimera, una rara nota
se escapó, a la vez vacilante

como una niña endeble, horrible, oscura, inmunda,
de quien su familia se sonrojaría,
que hubiese hace tiempo, para ocultarlo al mundo,
en una cueva confinado.

Pobre angelito, cantaba ella, su nota escandalosa:
«Que nada en este mundo es seguro,
y siempre, con una atención disfrazada,
se traiciona el egoísmo humano;

Que es un duro oficio el ser una mujer hermosa,
y que es el trabajo banal
de la amante mantenida y fría que se desmaya
con una sonrisa mecánica;

Que edificar sobre un corazón es algo estúpido;
que todo se quiebra, amor y belleza,
hasta que el Olvido las arroja a su cesto
¡para devolverlas a la Eternidad!»

A menudo he mencionado esta luna encantada,
este silencio y esta languidez,
este secreto horrible susurrado
al confesionario del corazón.

 

 

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Poemas traducidos: A… Ulalume: Una balada – Edgar Allan Poe

Poemas traducidos: A… Ulalume: Una balada – Edgar Allan Poe

Hoy os traigo un poema maravilloso de Edgar Allan Poe. Se trata de Ulalume. Un poema del autor americano, que describe una escena tórrida con una señorita. Que relata el acto sexual consumado en medio de un estado depresivo que es curiosamente censurado por ese ente...

Poemas Traducidos: Rimbaud – W. H. Auden

Poemas Traducidos: Rimbaud – W. H. Auden

Hoy he leído este poema de Auden. Un poema curioso, porque habla empáticamente de Rimbaud. En él, se describe la personalidad de Rimbaud a ojos de Auden. Una visión más práctica de lo que supuso la inspiración del poeta francés para crear sus poemas. Una actividad que...

Poemas traducidos: Oda a un ruiseñor – John Keats

Poemas traducidos: Oda a un ruiseñor – John Keats

Hoy traducimos el famoso poema de John Keats, Oda a un ruiseñor. Un poeta que murió joven, aunque a pesar de ello dejó unos buenos poemas para la posteridad. Se trata de un potente poema descriptivo que ensalza la alegría de un pájaro frente a la devastación del ser...

Poemas traducidos: Poema – Philip Larkin

Poemas traducidos: Poema – Philip Larkin

El dificultoso poema de título homónimo de nuestro Philip Larkin, me ha traído muchos quebraderos de cabeza a la hora de ser traducido. Parece, y digo parece, que había una errata en el libro original en inglés. Sundapple, la palabrita en cuestión, lleva una letra d...

Pin It on Pinterest