Desde siempre la mayoría de las civilizaciones dicen que hay que seguir el consejo de nuestros mayores, sabios en la experiencia, conocedores del arte de la vida. Y yo lo creo. El gran Keith Richards dijo hace tiempo. «El blues es probablemente lo más importante que América ha dado al mundo». Y no seré yo quien le quite la razón. Hablando con Giles Robson no hace demasiado, me contaba que mientras que en Inglaterra había un gran interés por el blues rock o por bandas de rock con raíces blues para ser más exactos pero no por el blues clásico. Todo lo contrario que en Europa, sobre todo en países como Alemania u Holanda. El armonicista británico me daba a entender que aunque evidentemente al final la raíz era la que era, el meollo era distinto. Al final el interés que podía despertar por ejemplo alguien como Joe Bonamassa no repercutía en el blues más tradicional. Es su opinión, yo no voy a rebatirla, solo a compartirla. El caso es que el blues por mucho que pase el tiempo y las modas sigue ahí. Nuevos artistas de una manera u otra lo mantienen con vida y grandes leyendas siguen con el rescoldo caliente gracias a sus conciertos y discos.

Ejemplo claro de esto último es el incombustible Jimmie Vaughan. El de Dallas lleva desde los 70 primero cono The Fabolous Thunderbirds y luego a partir de los noventa en solitario como referente del blues de Texas y de su forma de tocar muy influida por el viejo blues y folk sureño, aunque siempre será para todos nosotros (con el cariño que eso conlleva, no como algo peyorativo) el hermano mayor de Stevie, también ha dejado su impronta en la historia del blues. Ahora Vaughan lanza su quinto disco en solitario, este «Baby please come home». El de Austin revisita como suele ser costumbre dentro del mundo del blues esas canciones que le han influido – a él y a tantos- de la forma no solo correcta sino magistral que le caracteriza. Etta James, T-Bone Walker, Jimmy Reed, Clarence «Gatemouth» Brown, Lefty Frizzell… tocados con la elegancia y el buen gusto que siempre derrocha Vaughan. Un disco para disfrutar a buen volumen e impregnarse de una música a la que debemos tanto la gente del rock and roll.

JIMMIE VAUGHAN – Baby, please come home

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

JM Conejo – La eterna juventud

JM Conejo – La eterna juventud

Hay gente que resulta inspiradora. Su mera presencia, estén a tres metros o a mil kilómetros, resulta un acicate, una motivación para mejorar, para afinar, en mi caso, las letritas que junto. Josemari es una de esas personas. Anda en plena cresta de la ola con Zoo!,...

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Aeons – The Ghost Of What We Knew

Con esta amplia disponibilidad de música que tenemos actualmente y los que huimos de los logaritmos que tienen las plataformas digitales a la hora de recomendar música según lo que escuchamos, siempre nos llevamos una buena sorpresa cuando nos llega una banda nueva,...

Kinki Boys – El país de las maravillas

Kinki Boys – El país de las maravillas

Está feo juzgar un libro por la portada, y más que lo diga yo (aunque la portada de Candelarias de la Virgen es magnífica), pero hay portadas que dicen mucho. El flamante nuevo disquito de los Kinki Boys pone una foto de lo que parece el centro de una ciudad, casas...

Los Deltonos – Evolución

Los Deltonos – Evolución

A la vez que surgen callos en las manos y canas en el pelo, uno se va dando cuenta de que no existe necesidad de perderse en rodeos o tratar de emular ser otro para decir lo que se pretende, por miedo a salirse no ya del patrón auto establecido, sino de aquel donde...

Holycide – Towards Idiocracy

Holycide – Towards Idiocracy

Cuando hablamos del Thrash Metal actual de nuestro país, los primeros nombres que nos vienen a la cabeza son Angelus Apatrida y Crisix, pero el tercer lugar en el cajón suele estar muy discutido dependiendo si te decantas por el Thrash más suave o prefieres el más...

Pin It on Pinterest