Sergio Martos Montes, nacido en Viladecans hace más de cuatro décadas. Dicen que soy rock critic por mis escritos en Popular 1, antes, y Ruta 66, desde hace doce años. He escrito dos libros sobre Alice Cooper, colaborado en otros, y actualmente preparo la autobiografía de Pedro Gené (el histórico líder de Lone Star) junto al susodicho. Canto y dirijo a Schizophrenic Spacers, la banda con la que cumplimos 20 años en breve. Tenemos nuevo disco: NOW. Es el séptimo, pero lo que me gustaría ser realmente es millonario, para ser músico y rock critic a tiempo completo. Porque hasta ahora lo único que me da para ganarme la vida es el yeso. Y es duro complementar luego las otras cosas. Que le jodan al mundo. Merezco vivir de mi arte. ¿A quién no le gustaría?


¿Cuál es tu primer disco comprado?

No lo recuerdo, sinceramente… Sí que recuerdo los primeros singles que fueron de mi propiedad: «I was made for loving you» de Kiss, «Message in a bottle» de Police y «Qué hace una chica como tú» de Burning. No conservo ni uno de ellos. Posiblemente recorté las portadas o los llevé conmigo a la escuela y algún hijo puta me los chingó. Tenía año y medio, dos años; ha pasado el tiempo.

¿Cómo y dónde?

Fueron regalos. Como te decía antes, yo era casi un recién nacido. A ver, apurando el cerebro, posiblemente el primer disco que compro con dinero de un cumpleaños o reyes (coinciden en el tiempo ambas celebraciones, así que durante años mis tíos solo me hicieron un regalo grande; hasta que tuve uso de razón para exigir la separación de celebraciones) es uno de Saxon. Recuerdo también alguno de Aerosmith y de Journey. Por supuesto, todo lo que fuese de Kiss intentaba hacerlo coincidir con fechas señaladas: santos, cumpleaños, reyes…

¿Qué disco es tu “guilty pleasure”?

Si te refieres a uno de esos discos que nadie espera ver en tu colección de discos, lo siento, todos están ahí por un motivo u otro. Si llega un fan de Motörhead y se encuentra con discos de Diana Ross, pues se va a sentir un poco descolocado.

¿Vinilo o CD?

Vinilo, sin duda alguna. Es una obsesión desde la cuna. Nunca tuve juguetes como un niño tipo. Sí, me regalaban alguno de tanto en tanto, pero perdía el interés a los diez minutos. Mis juguetes eran los discos que caían en mis manos; así como las revistas musicales. Siguen siendo dos de mis obsesiones. Pero ojo, no soy tan elitista. Aprecio mucho el CD, y de tanto en tanto disfruto comprándolo. Ayer mismo compré un par de reediciones con bonito libreto y uno de los directos de Grateful Dead que está editando Rhino, y me fui muy contento a casa. Nunca fui de casete, pero compré cintas a mansalva para grabar las colecciones de amigos, conocidos y familiares. Llegué a tener unos dos mil casetes, pero tiré la mayoría porque algún día esperaba tener todos esos discos en formato original. No he recuperado ni el 25 por ciento. Pero no me preocupa. Hay tiempo para todo. Realmente aprecio mucho cualquier tipo de formato, porque soy coleccionista en mayor o menor medida. Me encantan las cintas de ocho pistas, y los reel to reel. En ese formato solo tengo School’s Out de Alice Cooper, pero si algún día encuentro un aparato que los reproduzca voy a lanzarme de cabeza iniciar otra colección.

¿Tú última compra?

El directo de los Dead que te comentaba, el primero de Skid Row (la banda de Gary Moore), un directo de Isaac Hayes… No recuerdo los otros.

¿Tú disco favorito para animarte?

Si necesito ser feliz escucho la voz de David Lee Roth. Me vale con oírlo hablar. Pero hay muchas otras cosas que te hacen sentir la emoción de empezar un nuevo día: Sly And The Family Stone, ZZ Top, Zappa, Lizzy, Cooper, siempre Cooper….

¿Tú disco cuando estas nostálgico?

Depende del momento y de la época. No siempre funciona el mismo disco. Si estoy triste no puedo escuchar la voz de Phil Lynott, porque me hunde en la miseria.

¿Qué sonaría en tú funeral?

Dependerá de que la persona que se haga cargo, lo haga bien y a conciencia. He dicho mil veces que quiero a David Lee Roth cantando «La vida es así». No quiero a nadie triste. Claro, que todo dependerá del modo en que te vayas al otro barrio. Si la muerte es tranquila esa es una buena canción. Si es traumática, pues no lo sé realmente. En ese caso algo de Elvis, de los discos de gospel. Ahora que hablo de Elvis, mi tía era una gran fan de Elvis. Siempre que sonaba Elvis la veías sonreír, siendo feliz. Cuando murió no sonó Elvis en su entierro y me enfadó muchísimo. Eso son detalles que la familia debiera haber tenido muy en cuenta. ¿El puto Serrat? No, mi tía amaba a Elvis. Por cierto, otro tipo cuya música podría acompañar mi féretro en el funeral: Kevin Coyne.

¿Tú banda sonora favorita?

FM. Me marcó la infancia/ adolescencia. Yo quería estar ahí, vivir en América y escuchar esas canciones en la radio. Curiosamente no he visto la película. ¿Lo puedes creer?

¿Dónde escuchas más música?

Lo reparto entre el coche, la furgoneta, el ordenador y el comedor de casa.

Diez discos de los que nunca te separarías. 

Bien, mejor de Los Deltonos. Era fan de Hendrik Röver con catorce años y ahora me considero su amigo. Por eso realzo la importancia del día que ese disco llegó a casa de mis padres. Lo mismo puedo decir de Horizonte de Lone Star. Admiraba esa caratula cuando era un niño y ahora me encuentro hablando de ella con el arquitecto que hay detrás. La vida es maravillosa si te lo propones. Otros discos de los que no me separaré…. Pues todos los que tengo. Por algún motivo u otro todos son importantes. Aunque supongo que algunos, que han sido regalos de gente que te quiere, tienen más relevancia en tu vida.

Sobre El Autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.