No hay nada como tener un buen montón de agradecidos amigos para facturar todo un KILLER ALBUM . y es que REESE WYNANS no es un cualquiera pùes sus teclados han estado al servicio de muchos, aunque siempre es recordado por formar parte de los Double Trouble del Sr Ray Vaughan ( In Step, Soul to Soul ) y para los más eruditos por estar en los Captain Beyond.

De la mano de Joe Bonamassa, Reese se ha enfundado el traje de luces de primera espada y ha lanzado su primer trabajo firmado con su nombre en el cartel bajo el titulo de SWEET RELEASE, en el cual se deja el alma y la piel en la interpretación de más de una docena de temas ajenos pero que en algún momento de sus más de 50 años de carrera han formado parte de las manos que el Señor le concedió.

Un lp que bien parece una rockestra soñada que abre un excelso CROSSFIRE ( Steve Ray Vaughan ) con el enorme Kenny Wayne Shepherd haciendo de Steve , dos de los Double Trouble , Chris Layton y Tommy Shannon y un Sam

Npta: 95

Moore ( el Sam de del dúo Sam and Dave ) saliéndose de lo terrenal en los vocales y los teclados de Reese cual Spencer Davis , un mismo elenco ( sin Sam ) para el instrumental SAY WHAT! ( más Vaughan del Soul to Soul ) comparable a la original .

Parecía complicado proseguir tras un inicio demoledor, pero llega MIke Farris para ponerse por montera a la limón del Hammond de Reese y un extraordinario Paulie Cerra al saxo y vocales , un THAT DRIVING BEAT de Willie Mitchel y con ello alcanzar el paroxismo Northern Soul ( a mi juicio lo mejor del Farris en su faceta soul ) que además sirve de presentación a Doyle Bramhall II y Josh Smith que se recrean con un clásico del blues soul de Otis Rush YOU’RE KILLING MY LOVE .

El clásico de Bob Scaggs que títula el lp SWEET RELEASE es volver a los tiempos del The Last Waltz con Keb Mo, Mike Farris, Paulie Cerra, Bonnie Bramlett, Vince Gill, Joe Bonamassa, Wayne Haynes, Josh Smith, y Jimmy Hall cual participes del tercio de varas porqué aguijonea el alma por duro que sea la de uno . Houserocker en SHAPE IM IN con Wayne Shepherd , Noah Hunt, los Double Trouble vuelven a levantar la adrenalina , más aún en otro de los temas de Ray Vaughan , HARD TO BE ( este de aquel disco de los hermanos ) , esta vez con Bonamassa, y unos vocales de ensueño de Bonnie Bramlett y todo para llegar al momento de reposo pese a la intro de teclados a lo Rainbow de RIVIERA PARADISE , un lugar destinado al lucimiento de Reese a los teclados, respaldado por Bonamassa y Shepherd , en forma de instrumental de lujurioso sonido . Tras la calma vuelve la tempestad con Warren Haynes, Reese y Bonamassa transmutandose en Govt Mule con TAKE THE TIME , y dejarnos a los pies del blues de SO MUCH TROUBLE con la armónica de Mike Henderson por encima de todo y sobre todo de la slide de Keb Mo en la extraordinaria versión del I’VE GOT A RIGHT TO BE BLUE de Tampa Red . Un funky instrumental cual Meters vs Jimmy Smith SOUL ISLAND va anunciando el final de esta maravilla que no puede concluir sin dejar de mentar a los más grandes , es turno del BLACKBIRD , la composición de McCartney para el White Album de los Beatles, con Resse solo al piano en version instrumental y luces jazz . Un disco que se inicia como un torbellino y acaba con un bello y emocional cántico. Un disco triunfal e inspirado.

Un lp para quedarse prendado. Un lp que si bien son versiones de temas más o menos conocidos te acabara ganado el pulso y el corazón

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.