Deacon Blue son dos palabras que contienen una parte importante de los sonidos de una época de mi vida, y también debió de ser para un importante número de gente a tenor de la cantidad de personas y su edad presentes en la actuación de la banda, que en pleno sábado de carnaval se acercó por la Sala Pelicano de A Coruña a fin de rendirles admiración en esta gira conmemorativa de los 30 años de carrera . El grupo escocés, que dispone de la particularidad  de interpretar las canciones con un dúo de vocalistas Ricky Ross y Lorraine Mckintosh , tal vez por su enorme éxito no ha sido lo suficientemente reivindicado ni otorgado un status superior pese a que disponen de al menos dos albúmenes mayúsculos, además de ser pioneros en recuperar sonidos de antaño abandonados de aquella ( en los 90 ellos reivindicaron antes que muchos a Gram Parsons, a Burt Bacharach, Ronnie Spector, Dan Penn, Lowell George o el sonido Filadelfia ) , sin embargo lo que el hombre no otorga el recuerdo lo da.

Es obvio que la banda en una gira de estas características va a echar mano de la mirada hacia atrás especialmente de su época esplendorosa, por lo que el grueso del set va a venir marcado por su hits concentrados en sus lps Raintown y Where The World Knows Your Name ( éste, para mi gusto uno de los mejores discos pop de todos los tiempos ) así que para delicia de los presentes volcaron el alma en interpretaciones de Raintown, Wages Day, Real Gone Kid, Queen Of The New Year, un Chocolate Girl de morir de bello con el anexo de You’ve Got a Friend de Carole King, el I’ll Never Fall In Love Again de Bacharach, Your Town , sin olvidar un emocional Your Swaying Arms del Fellow Hoodlums o I  I Was and You Were Wrong  del Our Town .
 
 
Pero, de igual forma que echaron mano del recuerdo, también tuvieron el acierto de reivindicar su presente mediante la inclusión de canciones de los enormes lps que han venido editando en lo que llevamos de siglo , Bethlehem Begin es un prodigio rítmico, A New House,The Hipsters o The Believers son pop pluscuamperfecto que dan refresco a todo su repertorio . Punto y aparte es el sonido de la banda sensacional y el trabajo en lo vocales de Lorraine; todavía uno se estremece recordar ese Love and Regret vs Both sides Now . Y llego el momento de los bises y señores lectores aquí ya uno quedó sin palabras si alguna quedaba porqué iniciar un set final con When Will You ( Make The Telephone Ring ) al cual añadieron el Have You Seen Her de los Chi Lites se convirtió en uno de los momentos más mágicos de los que he podido contemplar en un escenario ( puro sonido soul blanco de oro puro ), a la que siguió otros de sus dos singles de platino Dignity y Ferry Sings The BLues, concluyendo de forma arrebatadora el concierto o al menos eso parecía hasta que por segunda ocasión se plantan en el escenario para que toda la banda, y público asistente tuviera la oportunidad de cantar el Always On My Mind de Presley ( interprete más conocido ) como si de un cumpleaños feliz se tratase.
 
Un concierto cautivador, precioso y que debería servir para valorar en su justa medida a Ricky Ross como enorme compositor y a una banda excelsa.
 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.