Soy Daniel Insa, un apasionado de la música en todas sus vertientes; he dedicado una vida a la investigación musical de forma instintiva, y la recompensa ha sido encontrar una pasión que da sentido a mi vida desde muy pequeño.
En la noche del cambio de milenio, con 21 años, decidí que era una buena forma de cerrar el circulo y comenzar a aportar a este mundo que tanto me fascina mi visión como compositor y no solo como oyente. Comencé a escribir canciones y tocarlas en grupos de amigos hasta desarrollar un estilo personal que cumpliese con mis expectativas, la idea es entender mejor el proceso de composición, grabación y producción y seguir disfrutando al escuchar la música que me apasiona o incluso hacerlo aún más.

Desde 2013 edito un disco con material compuesto a lo largo del año anterior a modo de diario, donde toco todos los instrumentos, compongo los temas y el único aporte externo ha sido la colaboración en tareas de producción de mi padre.

Hace unos meses perdí la maravillosa compañía de mi socio musical, padre, amigo, mentor y compañero de debate musical, así que estoy inmerso en dar un paso más en la evolución del proyecto y encargarme del proceso al 100%. En estos momentos me encuentro grabando en casa 21 nuevas composiciones; el proyecto de momento lo he titulado “ Father & Son” y en las canciones hablo de la relación de mi experiencia como hijo, como padre, de esa dualidad entre inocencia y madurez, al mismo tiempo en mi mente es una conversación que me faltaba por entablar con mi padre ya ausente, una especie de terapia personal que necesitaba experimentar. Al mismo tiempo sigo trabajando dos proyectos más, el primero es una obra literaria de Julian Roa titulado “Camarada Wilson”, la idea es realizar un “libro / disco” en el que yo me encargo de la parte musical, el otro proyecto es un disco producido por Carlos Ashworth con canciones compuestas en 2014.

Por lo demás sigo trabajando en crear un hábitat para sensibilidades musicales gemelas, en un grupo de Facebook que se llama “El Cuartito” donde se podemos compartir una misma pasión, en el grupo hay cabida y espero que sea un vehículo del que puedan hacer uso tanto investigadores musicales, buscadores de nuevos estímulos sonoros, creadores de proyectos artísticos, bloggers, músicos y fans de la música en general.

¿Cual es tu primer disco comprado? Cómo y dónde?

Es probable que empujado por mi padre ya hubiera comprado alguna cinta de casette con algún álbum anteriormente, pero el comienzo de todo para mi fue con “Out Of Time” de R.E.M. recuerdo haber escuchado un par de temas presentando su nuevo álbum en la radio y pedirles a mis padres que me llevaran a ver la sección de discos de PRYCA para buscar el vinilo, fue un poquito antes del boom de “Losing My Religion” y en casa siempre mi madre lo bautizó como “El grupo de Dani” y aún lo recuerda así. Curiosamente en un supermercado fue donde encontré el álbum y lo compré con unos ahorrillos que tenia de mi 12 cumpleaños, es probable que el hecho de comprarlo en un supermercado haya hecho que los discos sean para mi un básico como la leche y el pan durante el resto de mi vida.

¿Qué disco es tu «guilty pleasure»?

En mi casa siempre se ha escuchado música de todo tipo, mis padres trabajaron durante mi infancia en una compañía discográfica en Columbia. A finales de los 80 CBS un amigo de mi padre que era director de ventas en CBS le traía cada semana un montón de novedades que caían en nuestras manos y que escuchabas durante todo la semana hasta que volvían a llegar más, mis comienzos fueron bastante ligados al “mainstream”, los 40 principales y programas de TV de principios de los 90. Uno de los primeros discos que me fascinaron siendo muy crío, fue “Tango In The Night” de Fleetwood Mac, aunque su sonido ha envejecido bastante regular, para mi siempre será un “guilty pleasure”, otro claro candidato es “Discovery” de la ELO.

¿Vinilo o CD?

Prefiero el vinilo, especialmente porque puedes tocarlo, olerlo, por el ritual en sí de tomarte un tiempo para degustarlo, y porque muchísimos de los discos que escucho fueron compuestos y pensados para escucharlos en ese formato, con sus dos caras etc, igualmente debo reconocer que hay ediciones maravillosas en CD que disfruto de la misma manera con sus textos, fotos y temas extras.

¿Tú última compra?

Suelo alternar mis compras entre novedades y joyas ocultas que se han escapado de mi radar y reediciones. Mi última adquisición ha sido “The Unseen In Between” de Steve Gunn, que por cierto, me parece un disco portentoso.

¿Tú disco favorito para animarte?

“A Hard Day´s Night” o “Rubber Soul” de Beatles, tienen una frescura y una alegría contagiosa, no puedo estar de mal humor escuchándolo y no puedo evitar cantar con ellos.

¿Tú disco cuando estas nostálgico?

“Round About Midnight” o “In A Silent Way” de Miles Davis son discos a los que acudo con bastante frecuencia cuando me siento nostálgico, el jazz y en concreto el sonido de Miles me da el confort necesario.

¿Qué sonaría en tu funeral?

A mi me gustaría que sonase Sam Cooke, Jimmy Cliff, The Impressions, Aretha Franklin algún álbum de góspel, soul, reggee …por ahí deberían ir los tiros.

¿Tú banda sonora favorita?

“Purple Rain” sin duda, la obra maestra de un genio inspirador.

¿Dónde escuchas más música?

Realmente en cualquier sitio, pero mi lugar favorito es en el salón de mi casa. El coche, al aire libre, en la cama, cocinando, en el estudio …. cualquier sitio es bueno.

¿Diez discos que nunca te separarías de ellos?

Es muy difícil decir solo diez, podrían ser muchos más y dependiendo del día en el que me preguntes seguramente variará la lista, hoy la cosa quedaría de la siguiente manera:

1. John Cale – “Paris 1919”, me parece un disco sorprendente y único dentro de la carrera de John Cale, con unos arreglos brutales y unas composiciones soberbias, siempre encontraría un hueco para escuchar este álbum.

2. Steely Dan – “Pretzel Logic”, Uno de los grandes grupos de los 70, en mi opinión han sido injustamente valorados ya que sus álbumes de los 70 son todos sublimes, no tienen desperdicio, tiene una musicalidad tremenda y un equilibrio entre la vanguardia y la accesibilidad perfecta para mi gusto.

3. Marvin Gaye – “What´s Going On”, me parece el prototipo de disco perfecto, es un mundo particular en si mismo, ningún tema podría estar en ningún otro álbum, el álbum trata temas que me parecen importantes y siempre ha sido uno de mis referentes, sin duda no podría vivir sin él.

4. Randy Newman – “Good Old Boys” Un sentido del humor, unas letras, arreglos y composiciones muy personales, Randy posee un sonido con el que me he acostumbrado a convivir y no podría prescindir de él.

5. Tom Petty & The Heartbreakers – “Damn The Torpedoes”, para mi la banda total, el equilibrio perfecto de influencias americanas y británicas, la gran banda americana donde cada miembro juega un papel fundamental, la producción es super poderosa y las canciones redondas.

6. Paul Weller – “Sunflower” Uno de mis artistas de cabecera, me vuelve a fascinar como asimila una cantidad enorme de influencias y las deja salir bajo un prisma muy personal, en este álbum en concreto aparecen nuevos estímulos en su música que se añaden a los ya conocidos de Kinks o Who, se ve que Weller se empapó de Traffic, Van Morrison o Neil Young y el resultado es maravilloso.

7. The Clash – “London Calling” este año cumple 40 años, y aún sigue siendo un álbum tan ecléctico y necesario como lo fue en 1979, pocas cosas quedan por decir del disco que no estén dichas ya, yo sin duda lo tengo entre uno de esos discos de los que no me separaría jamás y es un disco diferente a todo lo demás dentro del punk, la nueva ola y demás sonidos británicos de finales de los 70 y una vez más creo abre un abanico de posibilidades por donde investigar tanto para músicos como para el oyente.

8. Joni Mitchell – “Blue” La sensibilidad brutal y con una personalidad única de Joni me acompañará siempre, me encantan los artistas con singulares y reconocibles, esos acordes que no se realmente de donde salen, ese timbre de voz, su aura, su ternura e inteligencia. Siempre he pensado que Joni llevo su música con este álbum a un nivel o a un lugar que nadie más puede llegar.

9. The Band – “The Band” Para mi este álbum junto con el “Music From Big Pink” fueron absolutamente revolucionarios, la visión de Robbie Robertson junto con los maravilloso músicos que formaron The Band y otros músicos que habitaban por Woodstock a finales de los 60 como Van Morrison, Bob Dylan o George Harrison, abrieron una nueva puerta en paralelo en el desarrollo de la música que quizás es la puerta que más me interesa, en lugar de seguir queriendo ir un paso más allá, tiraron de raíces. Para mi siempre será un disco indispensable.
Para cerrar la lista de mis 10 discos voy a elegir uno de mi banda favorita de siempre:

10. “Something Else” de los Kinks, esta banda de alguna manera hace que me identifique con ellos como ninguna otra, la simbiosis entre los hermanos Davies, sus composiciones, letras, su personalidad, ese aura de “oportunidad perdida” de no estar nunca en el sitio correcto en el momento adecuado, el inconformismo y la genialidad de sus temas se hace absolutamente irresistible para mi.

Sobre El Autor

Avatar

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.