En una sala Rocksound abarrotada, sold out, se presenta en nuestros escenarios “La chica francesa que toca Rock clásico y Southern”

Con mucha expectación abarrotamos la pequeña sala para otro memorable show de Rock en mayúsculas, Laura Cox Band empieza su gira europea y nos acerca su virtuosismo a las seis cuerdas, así como sus compañeros de andanzas, Mathieu Albiac (guitarra) François C. Delacoude (bajo) y Antonin Guérin (batería) nos dejan claro que pese a su juventud, son buenos y apasionados músicos.

Con 14 años, Laura empezó a colgar sus versiones de clásicos en youtube, alcanzando cifras memorables, 80 millones de visitas, 300.000 suscriptores y 180.000 “me gusta” en su página de Facebook. Pero no era suficiente, junto a Mathieu forman en la Ciudad de la Luz, el embrión de la Laura Cox Band, y graban su primer single Cowboys & Beer, coescrito entre los dos, que les lleva a ser invitados a varios festivales, en una escena musical totalmente distanciada de lo que querían hacer, consiguiendo su ilusión, pasar de los “escenarios virtuales” a las tablas reales.

Pasadas las 21:30, empieza el espectáculo, un buen puñado de temas propios recogidos en su único álbum hasta el momento, Hard Blues Shot, con el tema del mismo nombre, y ya nos damos cuenta de que va a molar.

Going Down, Too Nice for Rock & Roll, Take Me Back Home, hacen las delicias de la sala, la magnífica Morning Road da paso al lucimiento de la sección rítmica, tanto en dúo como con sus respectivos solos de bajo y batería, que nos despejan las pocas dudas que pudiéramos tener de su maestría con los instrumentos.

Llega el único cover de la noche, un más que decente Foxy Lady de la bestia parda Jimi Hendrix, que sirve para un corto pero estupendo solo de Laura.

Parca en palabras pero con simpatía y notando que disfruta de lo que hace, encaramos la mitad del show con Here’s to War, Fire,Fire, la marchosa The Australian Way, y mi favorita River, con Laura tomando al asalto con su guitarra, en medio del público, el solo del tema.

El final es inexorable, y por un problema con el banjo, nos quedamos sin disfrutar de Barefoot In The Countryside (una pena) y atacan la enérgica If You Wanna Get Loud, Come to the Show, con un trozo de Johnny B. Goode del gran Chuck Berry integrado en mitad del tema para dar por finalizado el concierto de esa noche, y dirigiéndose al merchandaising para fotos y firmas.

Otra gran noche de Rock en esta sala que cada vez más me apetece visitar, muchas gracias a Etin Produccions por traernos a estos artistas, que de otra forma, sería casi imposible disfrutarlos.

 

TEXTO Y FOTOS: Metalmaniac.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.