WHISKEY LIES – Against the odds

Publicado el 02/12/2018 | por Carlos Tizón | Opinión, Reviews
Valoración
90

A pesar de que los hechos que nos rodean han ido consiguiendo que mis insatisfacciones con el sistema aumentan con el paso del tiempo jamás en la vida he faltado a la cita con las urnas más allá de mi desafecto con sus bondades actuales. Me enseñaron en casa que cualquier tiempo pasado no fue mejor y que la libertad es un amante furtivo aunque a veces parezca jurar fidelidad eterna. El juego de las mentiras llena las reuniones y las proclamas compran espacios en los informativos que cualquiera diría que juraron faltar a la verdad. Llega la jornada de reflexión y la paso con amigos. Los mítines en el salón de casa cambian las promesas vacías por las risas, las injurias por las carcajadas. Alrededor de una botella no necesitamos cambiar el mundo de momento porque la unión nos hace fuerte frente al frío que espera puertas afuera. Llena ese vaso de nuevo, espera que suba el volumen que esta canción te va a gustar. Canciones que recuerdan lugares, colegas que echas de menos cuando suena aquel estribillo. ¿Recuerdas aquel momento?. ¿Qué sonaba entonces?. ¿Qué sonará ahora?.

Amigo pulsa el play que voy por hielos. ¡Coño que bien suena esto!. ¿Que banda es?. Deja que el bourbon se mezcle un poco con el fría agua del hielo mientras disfrutamos de “Lift it up”. ¿Esta no es de Gotthard?. Si querido. Mis queridos Whiskey Lies que por fin se estrenan en formato de larga duración abren su  “Against the odds” de esta manera. Espera, espera, a que suenen sus canciones. Agarra el vaso que ahora está en su punto y deja que tus pies se muevan con el ritmo funk de  Bitch please” mientras los hielos golpean el cristal. Hey, hey, escucha esa guitarra, como se corta y deja paso a la melodía mientras tus dedos chasquean el ritmo y quedas absorto con “Cross the line”. Siempre hay un brindis por hacer y que mejor momento que bajo el himno marcial de un potente riff como el que adorna “Underdogs” y su añejo sabor a british rock. Vuelves a subir el volumen de nuevo, que más da lo que digan los vecinos, quiero escuchar bien “WTS” y su infeccioso ritmo.

Nombres vuelan por la habitación, las comparaciones son odiosas las referencias divinas. Tío, esto suena muy a los sesenta. Tienes razón, la voz anda cojonuda en “Trial by fire”. Realmente durante todo el disco apostilla aquel. Tu cabeza afirma dando la razón. Calla, calla y escucha el solo de guitarra. Acercate y disfruta, cierra los ojos y deja incluso recorrer una lágrima de emoción mientras la voz de Manu Soria te susurra un rock lento con hechuras soul llamado “Us two”. Venga va, seguimos. ¡Mira esta cabrón como baila!. Será que la botella ya comienza a llegar al final o más bien que ese ritmo soul de “OOYL” invita a ello a estas horas ya nadie se niega a nada. Abre las ventanas, que la noche se inunde con el ritmo de “Moonwalk” y ese funk rock que destila a borbotones. Cae “Bullshit” que pone punto y seguido al disco y mientras alguien se levanta para volver a poner música de nuevo que la noche es joven me quedo pensativo. ¡Carlos, que están mascullando ahora!. Pues que yo tenía muy clara mi lista de los mejores discos del año y estos tipos de Whiskey Lie me van a hacer tener que volver a plantearla.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.