KURSK – Thomas Vintenberg

Publicado el 08/12/2018 | por José Luis Díez | Cine
Valoración
68

Escribía el filósofo Gabriel Albiac sobre “Senderos degloria”, que la obra de Kubrick no giraba en torno a si la guerra la ganarían alemanes o franceses sino si los vencedores serían los de la trinchera o los del palacio. Y mucho de esto hay en “Kursk”, primera aproximación en cine comercial de una tragedia que conmocionó al mundo y de la que se cumplen casi veinte años, por lo que los espectadores más jóvenes (vimos algunos en la sala) puede ser que no conociesen el fatal destino de la tripulación y disfrutasen esperando otro resultado. El resto, por desgracia,sabríamos el final y como suele suceder en relatos basados en hechos reales se pierde un tanto de emoción al saber como va a acabar la historia.

Aun así, el guion de Robert Rodat es eficaz y la puesta en escena de Thomas Vintenberg se centra más en el drama y en la desgraciada gestión de unos burócratas más centrados en no desvelar secretos náuticos que en salvar a sus marineros. Todo queda resumido en una frase de un envejecido Max Von Sydow al proclamar que “-esos hombres juraron defender a Rusia con su vida-“.Y ante eso sobran las palabras; años donde tras la caída de la Unión Soviética todavía “coleaba” y empezaba a notarse la venta del enorme arsenal militar a particulares de otras naciones. Aquí como en “Senderos de gloria” la lucha no es contra el mar, el enemigo es un alto mando más preocupado por otras cuestiones y que poco les importa los hombres del submarino,sus familias u otros oficiales. “El fin justifica los medios”. Y más cuando se puede manipular la opinión pública para generar confusión y culpar a otras naciones.

Sin duda es en lo que mejor funciona “Kursk” y ahí se nota la buena mano que ha tenido Vintenberg para el drama, ya lejos de sus experimentos con el movimiento “Dogma” (aunque “Celebración” era la mejor que se filmó de aquella broma danesa de Lars Von Trier y Vintenberg) y con destacadas cintas como “La caza” (hasta ahora su obra maestra) o”Lejos del mundanal ruido”. La película posee un arranque que recuerda a “El cazador” de Cimino, con escenas cotidianas de una vida dura, alejado de la gran ciudad y una boda que une a las familias antes de que los hombres embarquen en el cruel viaje. Son solo unas maniobras pero parece una guerra. Y con mucha inteligencia, su realizador se aparta del referente en cine europeo de este tipo de largometrajes como es “Das Boot” deWolfgang Petersen, quizás el emblema de las cintas de submarinos y lo que es más sorprendente tras un primer acto rodado con bastante  cámara al hombro y larguísimos planos, con mejor o peor fortuna (impresionante la entrada del capitán recorriendo todo el submarino), el resto del “libreto” tiene una puesta en escena mucho más clásica, basándose en las tres líneas argumentales: el encierro de la tripulación, el drama de las familias y la dejadez de los burócratas de Moscú.Y aunque no es sencillo hilar todo, el ritmo es atractivo, apoyado en la correcta edición del islandés Valdir Óskarsdottir, la fotografía de un magnífico técnico como Anthony Dod Mantle, nombre de confianza para Danny Boyley desde hace años para Lars Von Trier, luminosa en el pueblo del norte de Rusia pero en la que podemos captar el frío, la humedad y las duras condiciones de vida en esas casas “colmena” de corte soviético y la música de Alexandre Desplat, de corte clásico y con predominancia de la cuerda para acrecentar el drama.

El reparto internacional también ayuda encabezado por un gran talento del cine europeo como el belga Mathias Schoenaerts, perfecto para el papel y la francesa Léa Seydoux en su mejor interpretación desde “Langosta” de Lanthimos y a la altura de su célebre “La vida de Adéle”, con unos secundarios encabezados por Max Von Sydow, Colin Firth, el protagonista del éxito alemán “Toni Erdmann” Peter Simonischek o el Mikael Blomkvistde la trilogía sueca de “Millenium” Michael Nyqvist. Todos consiguen bajo la batuta de Vintenberg una estimable película, que si bien no es perfecta y funciona mejor como drama o denuncia (a pesar de su matizado maniqueísmo) que como cine de acción o bélico pero que es un producto más que digno para revivir un suceso que incomprensiblemente había sido silenciado hasta ahora.

Sobre el autor

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exortizar sus demonios interiores en su blog personal su blog el curioso observador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.