Un humilde Luke, que minutos antes se había dejado ver probando su instrumento sobre el escenario, arrancaba el show apostando fuerte por sus nuevas canciones. Con un sonido pulcro y una banda que, lejos de exhibir, transmite, sonaron a gloria “Chicken Dinner”, “Leghorn Women” -primera intervención estelar de Roberto Luti- y “I Was Born to Roam”. Enseñándolo todo desde el principio. Con Luke es “sólo” música.

Bajo la dirección del compositor, la banda se salta las reglas del disco, ampliando las canciones a su antojo y siempre, consciente del talento y el reclamo del guitarrista que le acompaña, dejando espacio para el lucimiento de un Luti al que parece importarle poco el público, pues sobre el escenario vive por y para cada canción. Alucinante lo de este tipo, ejecutando una continuo y delicado arreglo paralelo a las rítmicas de Luke y dejándose el alma en cada solo.

Así, las canciones se suceden, una tras otra, cada una con algún tramo estelar: ya sean los estimulantes inicios de “Everlasting Arms”, “Cadillac Slim” o “Travelin’ Myself” y sus respectivos finales explosivos, las caricias de Luti en temas suaves y contemplativos como “Blue Mesa”, “On My Way” y “After The Rain”, cantada por todos los presentes, o esa declaración de amor a la vida que es “No More Crying”, prueba de que la canción más sencilla puede ser la más emocionante de todo un repertorio.

Sin aspavientos, posados, solos o lucimientos técnicos, el de Nueva Orleans y su contundente banda salen por la puerta grande con apabullante facilidad. En el escenario de la Sala Cool había tanto talento como para llegar al público a base de blues, swing, algo de psicodelia y música de raíces. Su buen hacer está por encima de estilos, y su pasión por encima de unas canciones de por sí geniales. Una vez más, estupendos. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.