Malos tiempos para la lírica, que cantaban los Golpes Bajos. Salió hace un tiempo una estadística donde una apabullante mayoría declaraba leer entre 0 y 1 libro al año, y lo triste es que encima los datos estaban retocados; es decir, si te sacas el carné de conducir, ya has leído un libro este año. Si te sacas cualquier permiso, como el de manipulador de alimentos, lo mismo… hasta algunos manuales sobre prevención de riesgos en tu trabajo servía para la estadística. Se me ponen los pelos de punta como hubiese sido el resultado si se excluyen estos casos. Cada vez se lee menos, probado con datos fidedignos. Hasta plataformas de venta y descarga digital se preocupan por averiguar si lo que tienes en el e-book de verdad lo has leído o lo has abandonado en la quinta página. Luego hay que encargar estudios a prestigiosas universidades para averiguar qué comemos los escritores, músicos, diseñadores, y demás artistas en general. Imagínate la cara de ese músico o de ese escritor que se tiene que meter quinientos kilómetros para ir a un bolo o una presentación, rezando para vender algo y por lo menos cubrir gastos cuando se da cuenta que ha pinchado una rueda o se ha quedado tirado con el coche. Todo alegrías. En fin, que esta parte del mundo del artisteo me pone muy triste. Un, dos, tres… ¡Messura!

Pescador. Está en esas aguas neblinosas entre el pop y el rock, donde el doctor Frankenstein de James Whale hace experimentos con anguilas eléctricas. Un punteo de guitarra entrecortado y una voz ronca que me trae a la cabeza a los Piratas o a Elefantes salvando las distancias a través de las cuales una batería poderosa y un bajo arrollador ganan protagonismo hasta llegar a un estribillo que estalla como un huracán. Navegar hacia la inmensidad / el ser y estar / por no volverte a reprochar / No ha estado bien, pero valió / aprendiste a decir que no / y te preguntas: ¿quién no ha sido un niño? / ¿quién no ha sucumbido? ¿quién no tropezó? Es el puente, aún nos queda el estribillo. Tienen un toque a Espectro Lobo, a lo Incubus, pero como si Iván Ferreiro versionara a los californianos. Has sobrevolado la espiral, te hiciste uno como el mar / ahora predices tormentas, te reinventas / y en las del cabo andaluz, en las calas del norte / sobreviviste a fronteras, se hizo el hombre. Con una batería hecha un tanque y un bajo que lleva el peso melódico y una guitarra que pone los punteos, a lo U2, los estribillos te despegan del asiento.

 

 

Carnaval. Puro Espectro Lobo. ¿Sabes ese momento en medio de un concierto de Foo Fighters en los que paran las guitarras y se quedan solos el batería y la voz de Dave Grohl? Si cierro los ojos casi los veo, a Grohl con las manos en alto, haciendo gestos con un par de dedos para que el público se vuelva loco. Pues ese momento de aguantar el aliento antes de que salte todo por los aires es la energía que derrocha esta canción. El bajo impetuoso como es de los Strokes, la batería pateando traseros por doquier y la voz que nos habla bajo, como si nos estuviese susurrando al oído. Pero el rock es diversión y energía, en ese orden, así que entran las guitarras y la voz dando todos los decibelios que pueden en un Yo te conoci cantando / y acabamos follando… ¡Sí! Que le arranca una sonrisa al más pintado. ¿He hablado ya de los U2? Pues Vertigo, por ejemplo. Volver a ser irresponsables / y dejar de buscar culpables / surrealismo hedonista / dejándonos llevar. Puro rock de pases al primer toque y gol a la contra. De libro.

Horizontes. No se parecen en nada, pero me recuerda un montón al Seeman, de Rammstein. Esta quizá sí que tiene más rasgos pop, seguramente porque han bajado las revoluciones, y tal vez será porque la voz me recuerda mucho a la de Iván Ferreiro, y porque los Piratas me traen gratos recuerdos dándole caña a los cascos de camino a clase, pero Messura a mis ojos irradia esa misma energía. Y estás tan cerca / y estoy tan lejos, me fui / y estoy tan lejos / y estás tan cerca, de aquí. Hablando de artistas paisanejos, los Enblanco en la de Una canción de lo que hablan todas las canciones siempre. Los trallazos a base de timbales le dan tanta fuerza que es como si los gritos del estribillo fuesen en volandas.

Silencio. No puedo creerlo. Última parada. Decir que se hace corto es poco. Redobles marciales a la caja, un sonido muy retocado hasta que entran las guitarras. Es como si la banda hubiese querido explorar otros territorios para reafirmarse en su apuesta, con sus ingredientes y a su manera. Como si las guitarras dando caña encauzasen hasta el último haz de energía de Messura y lo lanzaran concentrado como un rayo láser. Un estribillo muy poético, tal vez la letra más lirica de Otoño XVII. En el orden de los temas es como la resaca de los dos primeros temas, con más exploración poética y un poso más amargo.

Dieciocho minutitos, pero qué bien concentrados. No me extraña en absoluto que en directo se estén reivindicando y con nota. Es increíble como en cuatro temas han derrochado tanta energía sin ser punks o hacer un rock más “al uso”. Más que decir qué buenos son, voy a concluir con qué buenos pueden ser. Si bandas como esta tuvieran una mínima oportunidad, mínima, de poder ganarse o malamente ganarse la vida pensando exclusivamente en guitarrazos y redobles…

¡Ah! Links de la banda, para los convencidos.

Facebook https://www.facebook.com/messura.rocks/

Web https://messura.rocks/

Bandcamp https://messura.bandcamp.com/

P.D. He visto a los Messura revalidar en directo su álbum y sólo puedo decir una cosa. ¿Habéis visto esos memes de “Busca a alguien que te mire como…”? Pues buscad a alguien que os mire como Diego a su guitarra o a sus compis cuando está en pleno recital.

 

Messura – Otoño XVII

by: Teodoro Balmaseda

by: Teodoro Balmaseda

Escritor de ficción y crítico desde la admiración. Si te gustan mis reseñas, prueba 'Buscando oro' en tu librería o ebook.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

"Mucho asco (casi) Todo" es el tercer álbum de estudio del grupo punk español Lendakaris Muertos, y como era de esperar estamos ante un torbellino de crítica social, humor negro y punk irreverente que sacude los cimientos de la escena musical. Un disco que combina...

Ribspreader – Reap Humanity

Ribspreader – Reap Humanity

No sé si alguien ha redactado una lista con los artistas más prolíficos del mundo pero si existiese sin duda incluiría a gente como Lope de Vega, Stephen King, Jess Franco, Buckethead, Johann Sebastian Bach o Frank Zappa. Las carreras de cada uno de ellos están...

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Aunque acabó refutado por muchos de los filósofos que llegaron posteriormente, sobre todo por Marx, y aunque no sé mucho de su pensamiento, cuando me cruzo con estos cuatro desarrapados tengo la idea del diálogo maestro-esclavo. Yo, asín mayormente, soy un maula, un...

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

¿Quién lo iba a decir?, ¡nos encontramos aquí para hablar del tercer disco ya de FRANK SUZ! Y no lo digo en términos peyorativos hacia él, ¡ni mucho menos!, Mr. Suz y sus secuaces se lo merecen absolutamente todo. En todo caso, lo 'peyorativo' va hacia la industria...

Eternal Returns – Hunchback Hatred

Eternal Returns – Hunchback Hatred

En este mundo globalizado en el que vivimos, y al que tenemos que adaptarnos dia a dia debido a los continuos cambios que vamos viendo, tenemos al alcance de Internet un montón de música de cualquier parte del mundo, descubriendo nuevas bandas que aportan su forma de...

Pin It on Pinterest