La gira del Live de Los Brazos llegaba a Madrid, y en la sala Siroco nos dejaron claro que si el resultado de le escuchado en el disco es maravilloso, cuando lo presencias  frente a ellos es superior. Con una elevadísima temperatura en la sala, que incluso hizo que  la banda bebiera copiosas cantidades de agua entre  cerveza y cerveza,  y terminasen como si de una piscina salieran, se pusieron manos a la obra para hacer lo que mejor se les da, darnos rock directo, con pegada, calidad y mucha intensidad. Una pena que con el altísimo nivel de su show todavía no hayan saltado a salas de algo más de aforo, aunque es de seguro que no tardaran.

 

 

Pero  el calor no les hizo guardarse nada para sí, y se entendieron perfectamente con los afortunados allí presentes, haciéndolos en repetidas ocasiones participes del show.  Tirando de muchos de los temas que conforman Live, algunos nuevos y versiones conforman un sólido repertorio que se aproximó a las dos horas de duración,  con ese fresco sonido country en The Rain  o Magic, el vertiginoso rock and roll de Say My Name, su  musculoso boogie rock como Have Mercy, Black Sheep, Juice, incluso un leve toque rockabilly en uno de los nuevos.  Aunque un servidor se queda con esa intensa interpretación de Tales, donde William nos regala ese momento cantando fuera de micro algunas estrofas,  y es que no solo de velocidad y pegada se basa el rock,  intensidad y una impresionante capacidad para transmitir son parte de esto.  Y de eso tienen de sobra esta Little Young Band From Bilbao.

Una vez más debo recomendar encarecidamente que si pasan cerca de tu zona, no dudes y acudas a una de sus liturgias,  imposible salir indiferente ni defraudado.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.