Crónica Rotting Christ & Carach Angren en Madrid, Sala Caracol, 11/02/2018

Publicado el 18/02/2018 | por David Galeote | Conciertos

Aunque la cosa empiece mal, siempre puede mejorar

El pasado domingo la sala Caracol era el punto elegido para que la banda griega Rotting Christ terminara su corta gira por el estado que les llevo también por las ciudades de Barcelona y Oviedo. En esta ocasión iban acompañados por los neerlandeses Carach Angren y los franceses Svart Crown.

Los franceses Svart Crown iban a ser los encargados de abrir la noche con su Black/Death Metal presentándonos su último trabajo “Abreaction” del año pasado. Con una iluminación trasera y una frialdad impropia de un grupo del país vecino, descargaron su set list con pocas interacciones con el público excepto para quejarse del uso del flax en alguna foto de móvil, que no de los fotógrafos que ya estaban avisados y lamentaban que solo se le vieran los rostros al grupo en los breves momentos que hablaba con la gente presente. Únicamente presento dos temas de los que tocaron que fueron “Nahash The Temptator” y “Orgamic Spiritual Ecstasy” con la que terminaron su actuación, dejándonos algo fríos al terminar y quejándonos de la apuesta de la iluminación de la sala, esperando que para los siguientes grupos mejorara, ya que eso de ir a ver un concierto y solo ver sombras pues no es plato de buen gusto.

Menos mal que los neerlandeses cuidan mucho lo de la imagen en el escenario y pudimos disfrutar de un buen concierto por su parte, aunque la iluminación trasera seguía haciendo de la suyas, era más habitual también que las frontales se pusieran en funcionamiento para ver las gesticulaciones de su cantante Seregor y el teclista Ardek, mientras su hermano Namtar hacia un estupendo trabajo en la batería demostrando un dominio del doble bombo y el guitarrista que participa en los directos cumplía su papel a la perfección. Ya había tenido el placer de verlos en directo en la gira junto con Nightland y Fleshgod Apocalypse, del que a última hora se cayeron estos últimos por problemas de salud de su batería, y lo que vi este sábado fue muy parecido a lo del año pasado. El grupo inicio su concierto con “Charlie” seguido de “The Carriage Wheel Murder”, mientras se ajustaba el sonido del teclado al gusto de Ardek. Todo estaba ya al gusto del grupo para “When Crows Tick On Windows” y “Pitch Black Box” con Seregor coronado a lo Lord Soth. “Bitte Tötet Mich”, “Blood Queen”, “Lingering In An Imprint Haunting” fueron cayendo coreadas por el público animados por un Seregor que abandonaba el escenario entre canciones o en las partes orquestales del resto del grupo. Se iba acercando la recta final de este buen concierto mientras disfrutábamos con “Sir John” o cantábamos lo que podíamos de “In De Naam Van De Duivel” y “Charles Francis Coghlan” dejando para el final “Bloodstains On The Captain’s Log” con el cantante con otra mascara con tres rostros. Muy buena actuación de Carach Angren que seguro conquisto el corazón de alguno que todavía no les había visto y que dejo la sala caldeada para lo que quedaba de noche.

Los griegos están en muy buen momento de forma y eso se pudo comprobar en esta actuación con una sala ya abarrotada de peña y muy participativa en todo el concierto. Tras correrse el telon, el grupo de Sakis Tolis inicio su descarga con la tranquila “Devadevam” para animar más si se podía el ambiente con “Kata Ton Demona Eautou”. No solo el cantante interactuaba con el público, el otro guitarrista George Emmanuel y el bajista Vaggelis Karzis no paraban de arengar mientras tocaban y Themis Tolis machacaba la batería al fondo del escenario. “Demonon Vrosis” sonó estupendamente aunque “Elthe Kyrie” fue ovacionada ya en su presentación y coreada por todos, mientras el cantante recitaba la voz femenina, nada de tenerla pregrabada, que es muy de agradecer. La tribal “Apage Satana” precedio estupendamente a “The Sign Of Evil Existence” y “Transform All Suffering Into Plagues” y “The Forest Of N’Gai” recordaron épocas pasadas del grupo antes de tocar la cover de Thou Art Lord “Societas Satanas” que han hecho suya y no puede faltar en ningún concierto que den. Lo bueno tiene lamentablemente un final y nos íbamos acercando a él, pero aunque pudimos disfrutar de “In Yumen-Xibalba” ampliamente coreada por el público y “Grandis Spiritus Diavolos” antes de que el grupo se retirase del escenario para un pequeño descanso, dejando para los bises la genial “666” y “Non Serviam”. Fantástica actuación de Rotting Christ que dejo contentos a todos. Ahora toca esperar que será antes, si un nuevo disco o una nueva gira de esta banda que tan a gusto se encuentra en nuestro país.

Sobre el autor

Especie protegida que responde al olor del lúpulo fermentado, navega entre la música clásica y el metal extremo, para amargura de sus sufridos vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.