40 años de ROCKY, símbolo del sueño americano

Publicado el 18/08/2016 | por Pedro Losada | Cine, Especiales, Opinión

Cartel RockyAunque  no llegase a España hasta el 23 de mayo de 1977, justamente un año después de ser estrenada en su país natal, este 2016 el film que abrió uno de los ciclos más importantes del boxeo dentro de la gran pantalla, celebra su 40 aniversario. El aniversario de un sueño americano, que bien podía haber valido una trilogía, y que decidieron alargar hasta seis películas y un spin off sacado de la manga (como nota personal) sin ningún  aliciente extra.

Rocky es una de esas películas que  llegué a ver en la gran pantalla, dentro de los llamados cines de barrio, unas tropecientas veces, y después, seguí viendo a través de los vídeos comunitarios. En  primera instancia, va mucho más allá de la lucha de un púgil por llegar a ser uno de los boxeadores ficticios, más famosos del mundo. Rocky es el símbolo de la superación de las personas. El cual está rodeado de personajes con mucho peso y una pareja que en cierto modo, comparte sus mismas similitudes, Adriana Pennino. La historia no se centra desde el principio en como un boxeador consigue alcanzar el sueño americano. Más bien, en su primer film es un sueño colectivo, de un grupo de personas, que viven en los suburbios de un barrio de Philadelphia, los cuales sueñan con salir de allí, y de algún modo, llegan a conseguirlo.

Dirigida por John G. Avildsen, sería su decimoprimer film dentro de su larga carrera, escribiendo guiones, produciendo películas o dirigiéndolas para el mundo del séptimo arte. En esta ocasión solo llega hacer las labores de director. Antes de conseguir su mayor éxito con Rocky. El director norteamericano venía de dirigir en 1973, a Jack LemmonJack Gilford, en el film “Salvad al tigre”, un drama que entraría dentro de las quinielas, para los premios de la academia, y que  le valdría a Jack Lemmon ganar su segundo Óscar, primero como mejor actor protagonista. Con el público y la crítica a su favor no sería hasta tres años después, cuando llegase a obtener su mayor éxito, y por el cual nunca llegaría a repetir, ni en cifras en taquilla, ni en premios. Sus manías dentro del rodaje, sus egos inflados, le costaría el rodaje de alguna película, siendo expulsado del film “Fiebre del sábado noche”.  No teniendo un nuevo éxito hasta el 1984, con Karate Kid, de la cual se encargaría de rodar la trilogía.

Para el film de Rocky, trabajaría con el guión de una joven promesa, que alcanzaría el estrellato dentro de una película que no solo podría haberse ganado el Óscar al mejor guión, sino también al mejor actor. Estoy hablando de Sylvester Stallone. Un actor neoyorquino que llegaba con muchas ganas de comerse el mundo audiovisual, y que como su propio personaje, puso todo lo mejor de él mismo, para poder conseguir ese sueño americano. Haciendo, y confeccionando un personaje con muchas similitudes con él y con la filosofía que tendría sobre la vida. En el film hay muchos más motivos por el cual, ha pasado a la historia del cine, como un clásico.  Su banda sonora principal. Al igual que el famoso silbido que puso Ennio Morricone en la trilogía del dólar, una canción que  cuando suena te evoca al Oeste. Bill Conti, compondría un himno, que sería utilizado durante mucho tiempo en varias competiciones deportivas.  Ahí, es donde empezaría la magia de una gran historia, contada desde los fondos, de los barrios obreros de Philadelphia.

rocky0Junto a Stallone están Thaila Shire, la hermana pequeña de Francis Ford Coppola, en el papel de Adriana Pennino. En aquellos tiempos la joven actriz ya habría probado las mieles del éxito con su papel de Connie Corleone. Personaje que sale en las tres partes de El Padrino. Uno de los mayores éxitos y  fracasos que llegaría a tener Coppola, en toda su larga carrera. Burt Young haría del hermano mayor de Adriana, Paulie Pennino. Antes de meterse en la piel del cuñado de Rocky, Burt sería muy conocido por haber salido en la película de Roman Polanski,Chinatown”.  Burgess Meredith, como el entrenador de Rocky, Mickey Goldmill, actor que protagonizaría la primera película sobre el hombre murciélago, Batman en el 1966, llegando a tener una aparición dentro de la serie que se emitiría entre 1966 y 1968. Serie que desbancaría a La Familia Munster de las pequeñas pantallas, obligando a su cancelación. Meredith trabajaría para el director zaragozano José Luis Borau, para el film, “Hay que matar a B” en el 1973. El actor obtendría dos nominaciones al mejor actor de reparto, con “Como plaga de langosta” y “Rocky”. Con 89 años, fallecería en su casa de Malibú, a causa de un cáncer de piel. Para cerrar los papeles protagonistas, Carl Weathers interpreta a Apollo Creed. Exjugador de futbol americano, empezaría su carrera como actor dentro de la serie televisiva, “Kung fu”, protagonizada por el añorado actor, David Carradine, en el que interpreta un papel como villano en uno de los episodios , y también un pequeño papel para la película de acción, “Friday Foster”. Apollo Creed, fue su primer éxito comercial, que, a la misma vez que a Stallone, le abriría las puertas del Séptimo arte, llegando a aparecer en películas como “Depredador” en el 1987, y un año después, copando todo el protagonismo,  en “Acción Jackson”.

Rocky la leyenda:

Rocky nacería de la necesidad de crear un anti-héroe, un luchador que se opusiera contra la propia vida para reclamar, esa oportunidad que siempre ha deseado. Cómo siempre ha comentado en las entrevistas el propio Stallone, la idea vino en un combate de Mohamed Ali, contra Chuck Wepner. Una institución por aquel entonces del boxeo, contra un mero aspirante, que jamás se podría haber imaginado, que tumbaría a una eminencia mundial, como era Alí.

Rocky no era solo la historia de un boxeador que quería conseguir llegar a lo más alto de la élite mundial. Era el perfecto motivo para que, todos los que le rodearan, tuvieran un aliciente para poder creer que algún día podrán salir de sus vidas. Desde el propio guionista, Stallone se identificaba mucho con un camorrista que trabaja para un prestamista, lo que tampoco se le daba muy bien, debido a que Rocky era muy sentimental. Obteniendo el desprecio continuo de Mickey, un entrenador y dueño de un club de boxeo, el cual no  daba ni un céntimo por apostar a su favor. O Adriana, una mujer muy tímida y reservada, trabajadora en una tienda de animales, hermana de Paulie, un carnicero, que solo vería las cosas malas que le esperaban en la vida, cargando todas sus frustraciones con Adriana. Hasta que el campeón Apollo Creed, en un montaje preparado con la excusa de dar la oportunidad a un joven talento, le elegiría para poder revalidar el título de campeón del mundo.

Hay una imagen en la película que define a la perfección a Rocky.  Viéndose desde un espejo, donde tiene colocada la foto de él, cuando era muy joven. Lleno de promesas, y en contraste, hasta donde había llegado, y el camino que le quedaba por recorrer.

Rocky-2Hay un dicho que dice, todo lo que cambia en un solo gesto, puede modificar totalmente tu entorno y tu vida. El gesto que hizo Creed. Con él, trajo un huracán que llego a caer sobre Rocky, moviendo a todo el mundo en una dirección, de la cual nunca se habría imaginado. Por un lado Mickey se acercaría hacía él, buscando ese aliciente, que le devolviese acercarse a su sueño, por estar arriba del todo, y no en un gimnasio entrenando a  jóvenes que nunca llegarían a destacar dentro de la carrera profesional, pero ¿por qué ese rencor ante el propio Rocky? Uno de los motivos puede ser, es que en su interior, Mickey sabía lo que podría dar Rocky, pero veía que no tenía agallas para poder sacarlo hacia fuera. Por eso siempre recelaba de él, hasta que vio la oportunidad de poder darlo todo, o caer definitivamente en la nada. Mickey y Rocky no eran la típica pareja mal avenida, la cual se entendían por negocios. Eran dos personas que se necesitaban mutuamente, cosa que dejan claro en la escena donde Mickey se ofrece a Rocky para poder ser su entrenador. Y este mismo, se acerca de una forma mucho más amable, pero dándole a entender, de que él es el hombre que necesita, para poder tener opciones al título. Era como el padre que nunca supo decirle las palabras correctas de ánimo, no supo encontrar las palabras adecuadas, a la hora de aconsejar, puesto que él también dudaba de estas mismas.

Otro de los personajes claves, para entender las decisiones de Rocky es Adriana. Por un lado, es el personaje que más crece en la primera película de la saga. Pasando de ser una figura, casi de adorno, a tomar las riendas. De ser una sirvienta de su hermano, a enfrentarse a él, y a todos los desprecios que este le hacía constantemente. Esa mujer tímida que se escondía tras un gorro de lana y unas gafas de pasta. Una persona que no le importaba nada, hasta que vio que ella sí que le importaba a alguien. Haciendo una unión entre los dos, que irá muy rápidamente, que madurará con mucha velocidad, pero con sentido.

Paulie Pennino, bien puede ser ese amigo del bar, el cual está siempre, o casi siempre borracho, vociferando lo injusta que es la vida con uno mismo. Pero que se  amarra a ti fuertemente, e incluso en algún momento te llega hacer algún favor inesperado. ¿Por qué ese trato hacia Adriana? Puede ser, que él vio su fracaso en la cara de su hermana, y era algo que nunca podría llegar a concebir.

El inicio de una saga, tan solo, hubiera merecido una trilogía:

En su primera parte, nos muestra al joven que está a punto de alcanzar sus sueños, de poder tutear a un Goliat del boxeo, y demostrar que él también vale para poder llegar  lo más alto. La segunda, que hubiera merecido haber cambiado de nombre por “Creed”, es el film donde se centra en la revancha de Apollo, de cómo quiere esa revancha que al final de la primer parte, le prometió que nunca sucedería. Y en la tercera parte, es la vuelta a la realidad, la caída de una persona que se había aburguesado, y como en una siesta lo llega a perder todo. Ese es el círculo donde manejan tres películas que definirían en sí el sueño de una persona, por alcanzar todos los éxitos.

¿Te gustó este artículo? Compártelo en redes!!!

Sobre el autor

Admirador de los Allman Brothers, me gustan todos los estilos musicales que nacen de las raíces del Blues, Rock, Jazz, Soul... Admirador del séptima arte de toda la vida. También se me puede leer en mi blog, Blogsada

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *