Uzzhuaia – Santos y Diablos: latidos de autenticidad. Critica del disco. Review.

Publicado el 06/09/2013 | por Edgar Corleone | Reviews
Valoración
90

uzzhuaia_santos_&_diablos-portadaNo existe mejor recompensa posible para el mecenazgo de los fans que un buen disco.El dinero queda en segundo plano cuando quienes abren su bolsillo por su grupo con los oídos tapados, a ciegas, lo que realmente aportan es ilusión.
Los fans de Uzzhuaia doblaron la cantidad que la banda necesitaba para sacar su disco del horno en poco más de un mes. Motivadores milagros del crowdfunding. Cumpliendo su palabra, nos obsequian con una primiciosa escucha que no aúna sorpresas importantes. Podía haber tenido media crítica de “Santos y Diablos” redactada antes de escucharlo, y es que de estos tipos, sé que podía esperar lo mejor.

En “Santos y Diablos” hay mucho Uzzhuaia. Y algo más. Tenemos, en su máximo exponente, panderetas, una arrolladora batería, influencias de The Cult, la portentosa voz de Pau, riffes de guitarra a martillazos, letras de calado emocional de ambiente propio, un potente bajo -en sus discos este instrumento no ha dejado de oírse nunca-, y bastantes estribillos que en directo son su seña de identidad.

“Una Historia Que Contar”, “Santos Y Diablos” o “Latidos” son el tipo de composiciones potentes que entran a la primera, redondas, propias de álbumes como “Destino Perdición” o aquel mítico “blanquito” de 2006. Su lado más suave, palpable en algunas aristas del notable “13 Veces por Minuto”, resuena también en este redondo con menos presencia que en el anterior. Ahí están “Cicatriz”, de melosa melodía y gran estribillo, o la cruda balada “En Ciernes”, que me ha exigido varias escuchas de asimilación.

Con este grupo me suele ocurrir siempre lo mismo. En sus discos suele haber un par de temas que no me convencen del todo. Pura cuestión de feeling… No me llegan. La mencionada “En Ciernes” y “El Resplandor” me saben a poco, logros técnicos y cuestiones objetivas aparte. Sin embargo, tanto disfruto de las canciones que les siguen y preceden, que me acabo escuchando el disco de arriba a abajo una y otra vez. Fruto de una inintencionada insistencia, les acabo encontrando el punto a los temas huérfanos.

Total, que entre temazos “made in Uzzhuaia”, que hay muchos aquí -”1975” está al final, pero ojito con ella-, y ese “algo más” que mencionaba, este disco podría ser el mejor de la banda hasta la fecha. Sólo les faltaba dejarse influenciar por Black Sabbath en un par de temas para convertirse en irresistibles. “Directo al Mar” es puro stoner sureño -mi favorita-, y los riffes de “Bailarás en el Infierno” llevan escrito “Iommi” en la cara de cada nota. Adictivo, con personalidad muy propia, muy heterogéneo y cargadísimo de actitud.

Sobre el autor

A la música le dedico la mayor parte de mi tiempo, pero aunque el rock me apasiona desde que recuerdo, no vivo sin cine ni series de televisión. Soy ingeniero informático, y cuando tengo un hueco, escribo sobre mis vicios. Tres nombres: Pink Floyd, Led Zeppelin y Bruce Springsteen.

Publicidad

2 Respuestas a Uzzhuaia – Santos y Diablos: latidos de autenticidad. Critica del disco. Review.

  1. Mmmm.. me encuentro en ese punto que mencionas de los 2 temas que no me encajan = ) Me dejaré llevar, a ver si también les acabo encontrando, casi sin buscar, el puntillo. Salud!

  2. Johnny dijo:

    Lo escucharé. Algunos de sus discos me gustan bastante. Abrazo, master of rock&racket.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *