Vengo del mar, de comprender todos esos porqués de los porqués. Es mi medio natural. Todo ello me ha sido arrebatado, aunque ahora, ni los infortunios del espacio ni los de tierra firme, me afectan. Uno de ellos me dijo en una reunión al ver mi camiseta con un caballito de mar en el pecho: “Así te estamos haciendo así”.

La lluvia ácida cae, cae sin descanso, pero no me importa, —desde que comprendí esas estrategias para cambiar los climas particulares a voluntad—. Cae una lluvia ácida y estoy a lo mío, como siempre. Pasando el tiempo con lo que más me gusta. Hace mucho tiempo que he dejado de pensar; ya no lo necesito. Si acaso, pequeñas deducciones cotidianas.

Vengo del mar de la conciencia, pero estoy vacío de toda su gravedad. Solo recuerdo la sensación de su profunda pesadez, su inmensidad, sus fiebres; pero ninguna respuesta me queda. Se las han llevado todas mis alquimistas y no quieren que deduzca hacia atrás por capricho. Aunque ya es tarde para ellos, —y lo saben.

Ya no me importa arder cuando piso tierra. Con la misma facilidad vuelvo al espacio. Me tienen constantemente para arriba y para abajo. Un amigo mío, me dijo que yo era un ángel. Pero oí una vez que los ángeles quieren ser los más buenos, los mejores siempre; competitivamente. Y me pareció un comportamiento tan estúpido que rechacé enseguida aquella teoría.

Solo quiero ser hombre libre y volver a sentir la brisa y la tarde y el calor de un mismo cuerpo, por la noche, a mi lado. Caminar descalzo y sentir la fría arena amalgamándose bajo mis pesados pasos. Cae una lluvia ácida, y me da igual porque no llega a mi centro, se desvanece porque sabe que no es verdadera. Y lo mismo pasa cuando la distingo en el sueño.

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

mirar con empatía

mirar con empatía

Lo objetivo sería el ojo, y lo subjetivo la mirada, que es un órgano mucho más complejo porque implica procesos del corazón, no solo del intelecto. Mirar es ver con empatía y reconocer, reconociéndote, en la otra persona. Mirarnos es comprender que cambiamos cada día...

eternidad

eternidad

Existe, existe la eternidad, me conectaron a ella; no fue agradable. Como tocar un cable de alta tensión. Una mano firme agarrada a la tuya apretando nerviosa, decidida, alzándote en volandas para meterte en una corriente que fluye siempre. La vida vibrante entrando a...

seis de corazones

seis de corazones

Es duro perder el trabajo personal de una vida; que te revienten el corazón al salir del mar; que te quiten el intelecto con el que guiaste todas esas afrentas. Pero si lo piensas con ese amor que sigue latiendo cuando el corazón deja de latir, significa que morir...

presentación de ‘Us’; los insufribles divididos

presentación de ‘Us’; los insufribles divididos

El poeta dice sabiamente que uno llega cuando tiene que llegar, no cuando lo dice alguien, o esos otros. Los hay que llegan antes, los hay que más tarde, que no es que sea tarde por ello. Y los hay que no llegan nunca y permanecen suspendidos, en el aire, sangrando y...

Pin It on Pinterest