“Uno de nosotros” comienza con una melodía intimista de Michael Giacchino que recuerda a la de los “western” de Clint Eatswood, compuestas por el maestro de “Sin perdón”. Y algo de cine del oeste moderno hay en “Let him go”, a pesar del título en español que recuerda al que le colocaron en nuestro país al “Goodfellas” de Scorsese.

Y todo envuelto bajo el paraguas del “thriller” para narrarnos la búsqueda de un nieto por parte de un maduro matrimonio, retenido contra su voluntad por una saga de villanos. Es imposible abstraerse de esa mítica búsqueda de Natalie Wood por John Wayne en el “Centauros del desierto” de Ford, aunque dejando Utah por ranchos en Montana o Dakota, y sustituyéndolo por unos acertados Kevin Costner y Diane Lane, quienes coincidieron como padres de Supermán en “El hombre de acero” de Snyder. Estrellas de otro tiempo que vuelven a florecer durante la hora y tres cuartos de duración del filme.

La dirige Thomas Bezucha quien realiza su mejor obra hasta el momento, aunque su trayectoria no era demasiada destacada. Su puesta en escena es eficiente, centrándose en dar carga psicológica a sus protagonistas para introducirnos en la historia, tras un formidable preámbulo donde en pocas pinceladas nos presenta el drama. De ahí pasa a la cinta de viajes en busca de su nuera y nieto para ofrecernos la venganza de los secuestradores y el posterior duelo final. Además los villanos tienen entidad, más cerca de las familias trastornadas del “medio oeste” americano, propias del cine de terror o de los impunes ganaderos ricos y terratenientes que tantas veces hemos visto en los “western”. Ante ellos, un “sheriff” retirado y un ama de casa, con la inestimable ayuda de un indio renegado.

Bezucha funciona como realizador y como guionista, en una película que a pesar de algunas situaciones forzadas y que no terminan de encajar compone un largometraje efectivo, de final efectista y que mantiene el ritmo y el interés en todo momento, deseando el espectador el desenlace a lo “Sin perdón” tras la violencia ejercida por los Weboy, como Gene Hackman lo hacía con Clint Eatswood en la oscarizada obra maestra. Como se puede ver los paralelismos son evidentes, aunque el homenaje es acertado y, en buena medida, original, apoyado en la triste fotografía de Guy Godfree, de colores grises y que acrecienta la sensación de soledad y desolación en los planos generales, sumando la banda sonora del siempre eficaz Michael Giacchino.

Una película que eleva el nombre de Bezucha como cineasta a tener en cuenta, con dos espléndidos actores como Costner y Lane (mejor ella) y unos secundarios capitaneados por la terrible matriarca  interpretada por una pletórica Lesley Manville, tan acongojante como su controladora hermana en «El hilo invisible» de Paul Thomas Anderson, y el hipócrita y frío hijo en la piel de Jeffrey Donovan, junto al resto del reparto, donde aparecen el resto de pusilánimes y agresivos hijos, la nuera y el nieto dominados y el eremita indio que no desea ningún contacto con los humanos. Todos, de la mano de Bezucha, componen un ejemplo de fusión de géneros, una desmitificación moderna aunque no tan radical como la carta de presentación de S. Craig Zahler con “Bone Tomahawk”, fusionando oeste y cine de terror, uno de los realizadores que tenemos más ganas de volver a verle tras las cámaras pues desde el 2018 con la espléndida “Dragged across concrete” no hemos vuelto a ver nada suyo.

Uno de nosotros

by: Jose Luis Diez

by: Jose Luis Diez

Cinéfilo y cinéfago, lector voraz, amante del rock y la ópera y ensayista y documentalista con escaso éxito que intenta exorcizar sus demonios interiores en su blog personalel curioso observador

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Secretos de un escándalo

Secretos de un escándalo

Todd Haynes es un director irregular. Sus historias no carecen de interés y todas, en mayor o menor medida, consiguen un estatus de calidad desde sus primeras producciones como “Velvet Goldmine” o “Lejos del cielo” hasta “Carol” o su anterior “Aguas oscuras”, pasando...

True detective (Noche polar)

True detective (Noche polar)

“True detective” es uno de los grandes éxitos de la televisión moderna, a la altura de las mejores producciones de HBO. Una primera temporada convertida en un clásico inmediato, sobre una investigación criminal en varias líneas temporales por dos policías opuestos...

La piscina

La piscina

Nueva producción de Blumhouse, junto a Universal y Atomic Monster. Y como en casi todos los largometrajes de la compañía de Jason Blum se consigue que con un presupuesto modesto, ahondando en el cine de terror se pueda estrenar en todo el mundo, recaudando más que lo...

Ferrari

Ferrari

Es una gran noticia que un genio del audiovisual como Michael Mann vuelva a la dirección de forma regular. Más si tenemos en cuenta que su último trabajo para la pantalla grande fue la mediocre “Blackhat: Amenaza en la sombra” que data del ya lejano 2015. Es cierto...

Pin It on Pinterest