A Vicky la están volviendo chinchorreta. El pollo que está al otro lado de ese teléfono, ha escuchado lo que decía uno de los muchachos en su canción —que era un platanero, y que no teníamos ni idea— y está pintando de azul los ojos, el pelo, los días de Vicky.

Está absorta en esa transfusión de pseudo magia por haberse dado cuenta de que lo que ella creía que era un plátano, es en realidad un teléfono y que los plataneros cuentan cosas grandiosas.

Si en realidad fuera un buen plátano sería azul por dentro al quitarle esa piel que sospechosamente carece de manchas negras, de motas que nos indiquen que ha perdido algo.

Al poeta le gustaría que el Destino le encontrara en lo alto de un poste de teléfonos. Quizá si oyera la conversación, le diría a Vicky que la belleza es difícil, no es fácil. Solo se entrega a sus mejores amantes. Y que si no se esfuerza y se empeña y pone pasión, habrá recibido cualquier cosa menos la belleza. Que lo azul ha de ser la sangre, el corazón, que es el prisma con el que el mundo se abre a los ojos como una mañana de agosto, fresca y pura. Inundada como un arroyo de agua helada con el sol reflejado en su lecho.

Como sencillo merodeador le recomendaría que fuese a la pelu, y quizá se encuentre con muerte, el barbero, y le diga que en realidad morimos todas las noches. “Es solo un momento, señorita”. O con ese otro peluquero que hablaba solamente con su tijera y tenía una colección de peines que la muerte envidiaba. Quizá así, Vicky entendería algo sobre el azul, sobre los plátanos. Ay, Vicky.

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

Te puede interesar

el oficio

el oficio

A veces, son más las ganas que la propia escritura. Si me adelanto no consigo nada bello. Sin embargo cuando inesperadamente brota una idea, incluso sin ganas, escribo y me sorprendo a mí mismo navegando entre ese mágico espacio intermedio entre lo que es y lo que no....

es posible

es posible

Es posible que los miembros de una familia se sienten a la mesa y no se encuentren nunca. Hay ingenieros trabajando en esto. Es fácil y probable, que al pasar los años, se desconozcan cada vez más. Solo en ocasiones, llegarán a coincidir en el presente. Cada uno con...

belleza

belleza

Era tan guapa que no llamaba la atención; como le pasa a todo lo que es inalcanzable.  

esta paz

esta paz

Esta paz blanca, esta quietud sin significado que me envuelve, se quiebra por el canto de un pájaro; extensión de la alegría incontenible de Dios.  

Tumba de gravedad – Alexis Brito Delgado

Tumba de gravedad – Alexis Brito Delgado

“Tumba de gravedad” es el nuevo libro de Alexis Brito. Hasta la fecha  hemos tenido ocasión de leer y reseñar sus anteriores trabajos. Después de su anterior trabajo, “Choca contra el Sol”, la que hasta  el momento era su último trabajo, la verdad es que tenía...

Pin It on Pinterest