Debo admitir que no había visto Top Gun: Ídolos del aire. Cuando se estrenó yo era un público potencial de esta película pero ya en su día y siendo yo un crío me dio mala espina.  Hay que ver cómo son las cosas, en pleno confinamiento, 34 años después de su estreno veo que está disponible en una plataforma y pienso «Nunca he visto Top Gun, debo ser el único de mi generación que no la ha visto.» Lo admito, me pudo la curiosidad y, no sin cierto temor, le di al botón de reproducir. Craso error.

Top Gun: Ídolos del aire era un bodrio en 1986 y ahora lo es todavía más. Ya desde esos iniciales planos tan propios de Tony Scott (el hermano malo de Ridley) la cosa huele francamente mal. Esa fotografía publicitaria de los aviones despegando en el portaviones han envejecido casi tan mal como la música que Harold Faltermeyer compuso para el film. OJO, no nos engañemos: yo amo los años 80 ya que crecí en ellos, pero no todo fue bueno en los 80. De los 80 son The Cure y Modern Talking. Aunque ambos grupos usaban mucha laca y maquillaje opino que los resultados artísticos son muy diferentes. Siguiendo con esta comparación, Top Gun serían Modern Talking: tuvieron mucho éxito pero casi nadie se acuerda de ellos. Top Gun es el típico producto ultra publicitado, el típico blockbuster de los años 80 para más gloria de las fuerzas armadas norteamericanas y un joven Tom Cruise. Espera, Tom Cruise sigue siendo joven 35 años después. Qué cabrón.

Que me pierdo. Si el inicio de Top Gun es malo por publicitario y anticuado, la cosa no mejora en toda la cinta. Mucho Tom Cruise en plan chulito, mucho patriotismo, mucha música rock metida con calzador, escenas de aviones, Tom Cruise en moto, Tom Cruise sin camiseta, Tom Cruise en la ducha, Tom Cruise afeitándose, otra vez Tom Cruise en moto, mucha bandera americana, Tom Cruise poniendo posturitas, una profesora madura (Kelly McGillis ) que cae a los pies del alumno rebelde interpretado (es un decir) por Tom Cruise, el flirteo más sonrojante de la historia del cine y la inevitable escena de sexo light de los años 80 con el Take my breath away sonando de fondo, etc Por cierto, la química entre Tom Cruise y Kelly McGillys brilla por su ausencia.

 Por la pantalla aparece otro guaperas de la época (este no ha soportado tan bien el paso del tiempo o la cirugía no le ha sentado tan bien como a Cruise): Val Kilmer. Kilmer nunca ha sido un gran actor. Su carrera tuvo cierta notoriedad mientras fue guapo y joven. Cuando sus excesos, sus broncas en los rodajes y las arrugas empezaron a devorar su fama, Kilmer desapareció del star system. Kilmer tiene, además, el honor de haber sido el peor Batman de la historia (venga, compartido con George Clooney) en aquella estupidez de Batman forever. Esa sí que era mala de narices y fui al cine a verla.

 La cosa no acaba ahí, entre los secundarios tenemos a Meg Ryan (otra estrella cuya carrera sucumbió al tiempo y la cirugía) con un peinado que solamente se pudo llevar en los años 80 y un Tim Robbins en un papel muy secundario. Lo cierto es que del todo el elenco actoral me quedo con Michael Ironside y Anthony Edwards, actor que triunfaría unos años más tarde (ya sin pelo y sin bigote) en la gran serie Urgencias.

No olvidemos que Top Gun se estrenó en 1986, en plena era Reagan. Había que dar notoriedad a las fuerzas armadas norteamericanas y demostrar en pantalla todo su potencial. Este tipo de cine norteamericano tenía un indudable tufo propagandístico ya que la guerra fría todavía estaba vigente. De hecho, en el film los pilotos americanos se enfrentan a unos aviones muy similares a los soviéticos tanto en forma como en nombre. Nunca se nombra a los rusos ni los aviones llevan símbolos comunistas, pero es evidente a quien hacen referencia. Top gun no deja de ser un ejemplo perfecto de cine propagandístico yanqui de mediados de los 80. Tan patriótico como Rambo (1985) aunque algo menos violento. Rambo era el veterano inadaptado mientras Maverick era el chulito rebelde americano por el que todas se enamoraban. Dos formas complementarias de ver el sueño americano. No olvidemos que poco antes Richard Gere había triunfado con Oficial y Caballero, pero Top gun era mucho menos cruda, siendo una versión light para adolescentes con acné.

 Formalmente Top Gun adolece de todos los males propios de la época y del publicitario estilo narrativo y visual de Tony Scott. Su estética ha envejecido bastante mal pero lo que la hace fracasar (ahora y en su estreno) es la simpleza de su argumento. El típico chico conoce chica de toda la vida pero con gafas de aviador y aburridas escenas de entrenamiento de aviones (que tampoco me parecen nada del otro mundo aunque en su día debieron impactar al personal). El guión (o panfleto) no puede ser más absurdo ni estar más plagado de tópicos. Lo cierto es que sentí vergüenza ajena en varios momentos. He dudado seriamente si tatuarme en la entrepierna la frase de «Llévame a la cama o piérdeme«. No me extraña que Kelly McGillis acabara dejando la interpretación con líneas de diálogo tan acertadas como ésa. 

 Todo da igual. No pasa nada. Está Tom Cruise en pantalla iluminando el cielo con su sonrisa. Nuestro héroe quiere ser el mejor y él sabe que puede serlo, pero debe moldear su carácter, es demasiado impetuoso e irreverente. En su camino cometerá errores, morirá algún colega y dudará de sí mismo pero acabará encontrando el camino. Lo flipo. Vamos, la típica historia de superación que se viene narrando desde la antigua Grecia. No nos engañemos, Top gun fue el vehículo ideal para que Tom Cruise que subiera a un estrellato del que 34 años después no se ha bajado. Qué cabrón.

El éxito de Top Gun fue enorme, costó 15 millones y recaudó 350 y las quinceañeras de este lado del telón de acero se forraron las carpetas, las paredes de su cuarto y de su corazón con fotos de Tom Cruise. Qué cabrón otra vez. Se dice que supuso un aumento importante en la solicitudes para entrar en la Armada y Fuerzas aéreas norteamericanas. La propaganda funciona, amigos. De hecho, el productor del film Jerry Bruckheimer (adalid del patriotismo norteamericano más rancio) tenía ya casi firmada una segunda parte pero surgió un escándalo de unos pilotos norteamericanos implicados en una violación y se decidió cancelar el proyecto para evitar mala publicidad. Parece ser que, finalmente, este año 2020 se va a estrenar la esperada (no sé por quien) segunda parte: Top Gun: Maverick

 Por cierto, Kelly McGillis acabó harta de la superficialidad de Hollywood y la presión para operarse para parecer más joven. Tras abandonar el cine se declaró homosexual en 2009 y ha engordado bastante. Lógico que no aparezca en Top Gun: Maverick.

 Vamos, que Top Gun era tan patriotera, machista y mala como yo suponía. Respecto Top Gun: Maverick, viendo los avances, pienso tardar otros 34 años en verla.

Top Gun: Ídolos del aire

by: Luis Cifer

by: Luis Cifer

Luis Cifer, nació en la ciudad del cierzo. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real y que duerme en la calle. Otros dicen que tiene un trabajo, que no bebe alcohol e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

Te puede interesar

Prisoner (Serie de tv)

Prisoner (Serie de tv)

Interesante drama carcelario el que nos propone esta serie danesa, un país que se está convirtiendo por méritos propios en uno de los punteros en Europa, como llevan siéndolo en la pantalla grande desde hace décadas (y no es necesario remontarse a Dreyer pues hace...

Machos Alfa (2ª temporada)

Machos Alfa (2ª temporada)

Alberto y Laura Caballero son nombres fundamentales en la comedia televisiva española contemporánea merced a los sucesivos éxitos de “Aquí no hay quien viva” y “La que se avecina”. Dos series que aunaban talento a raudales por sus estupendos guiones ubicados en un...

Abigail

Abigail

La pareja de cineastas formada por Matt Bettinelli- Olpin y Tyler Gillet se han convertido por méritos propios en especialistas en cine de terror moderno, tras ofrecernos su segmento en la coral “V-H-S”, su debut en “El heredero del diablo”, su confirmación con el...

La mesita del comedor

La mesita del comedor

Escuchábamos no hace mucho a su director Caye Casas, hablar en la sección “El 7º centinela” del podcast “El centinela del misterio”, con José Manuel Serrano Cueto (uno de los divulgadores más interesantes del panorama cinematográfico patrio) y sus opiniones revelaban...

Furiosa: De la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga)

Furiosa: De la saga Mad Max (Furiosa: A Mad Max Saga)

 Casi 10 años después nos llega la precuela de Mad Max: Fury Road, la mejore película de acción de lo que llevamos de siglo. George Miller sigue siendo un maestro en las escenas de acción, suya es la franquicia de Mad Max. A sus 80 años sigue en plena forma aunque...

Pin It on Pinterest