Seguro que conocéis esa sensación de asomarte a la calle y sentir que se aproxima la tormenta. Y no siempre referida a elementos atmosféricos. Esa forma en la que se te erizan los vellos de la piel, la sensación de angustia en el estómago, la intranquilidad propia de los acontecimientos por llegar incluso cuando estas convencido de que son buenas nuevas. Al propio convencimiento solo sé llegar por un camino, el de la experimentación en carne propia. Aunque no desecho los buenos consejos cuando estos no van revestidos de esa maligna verdad absoluta que muchos pretenden perpetuar como dogma de fe a seguir en estos tiempos de candidatos a mesías de tres al cuarto. Prefiero notar sangrar mis dedos debido al pinchazo recibido por inconsciente que perderme un simple fogonazo de genialidad, por muy ínfimo que pueda llegar a ser, por la ceguera colectiva que se instaura en esta dictadura de la malversación intencionada del lenguaje. Aunque a veces me asome y sienta que se aproxima la tormenta y además desde popa y proa los vientos arrojen indicios de que esta vez los murmullos no están equivocados.

Los jerezanos Surya son esa tormenta preparada para descargar sin remisión. Desde hace tiempo llevan barruntando su momento. Premios en concursos. Sensaciones espléndidas en sus directos. Un crecimiento desde un primer lanzamiento lleno de pecados de juventud que se transforma en una madurez casi inverosímil en su nueva pieza a pesar de que no haya pasado el suficiente tiempo para que el tiempo pueda comenzar a hacer mella en ellos. «Overthrown» es su piedra filosofal. Sonidos monolíticos. Influencias ancladas en los noventas. Pearl Jam se me antoja como constante cuando escucho esas melodías vocales en «Sundazed»y eso que musicalmente buscan una contundencia descomunal a base de ritmos pesados y bien marcados junto a omnipresentes riffs. Algo que se puede reconocer rápidamente en la canción que abre el disco, «Tales of the great Fharats». Riff repetitivo como santo y seña, identidad stoner marcada a fuego en la piel. «Crystal gate» tiene unas guitarras que dibujan unas melodías fabulosas mientras luchan en contraposición a esa tormenta desértica que representa la canción. ¡Joder, que maravilla ese jodido cambio que nos plantan frente al rostro mientras la base rítmica se va acelerando!.

«Thousand years bridge» representa toda calma que precede a la tormenta, con su sonido áspero y esos apergios que embellecen la canción. «Golden Tower» nos devuelve al mundo de la electricidad a base de un riff bien apuntalado, ecos de lo que se cocinó en Seattle en los noventa y que se lanzó a conquistar el mundo. «Turtle shaman» se recrea en sus pasajes instrumentales hasta que entra la voz acorde como un instrumento más dentro del ritmo hipnótico que consiguen crear. «Begone» tiene aroma a hard rock primigenio en su melodía vocal algo que se ve correspondido con la música. Algo que quiero destacar de este trabajo de Surya o que al menos a mi me ha enganchado completamente es como suenan esas guitarras durante todo el disco, marcando una pauta sobre la que ir construyendo este universo llamado «Overthrown». Ese in crescendo en «Begone» durante el solo es un buen ejemplo. «No further» pone punto y final a este «Overthrown», un disco que te deja la sensación de que algo tiene que explotar en este rock and roll nuestro porque el nivel de nuestras bandas está llegando a límites casi inconcebibles hace un puñado de años. El Sur del Sur sigue mostrando al mundo sus facultades musicales. Surya, recordad ese nombre.

SURYA – Overthrown

by: Carlos tizon

by: Carlos tizon

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

Lendakaris Muertos – Mucho asco (casi) todo

"Mucho asco (casi) Todo" es el tercer álbum de estudio del grupo punk español Lendakaris Muertos, y como era de esperar estamos ante un torbellino de crítica social, humor negro y punk irreverente que sacude los cimientos de la escena musical. Un disco que combina...

Ribspreader – Reap Humanity

Ribspreader – Reap Humanity

No sé si alguien ha redactado una lista con los artistas más prolíficos del mundo pero si existiese sin duda incluiría a gente como Lope de Vega, Stephen King, Jess Franco, Buckethead, Johann Sebastian Bach o Frank Zappa. Las carreras de cada uno de ellos están...

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Los Nodoyunas – Una bolsa en el viento

Aunque acabó refutado por muchos de los filósofos que llegaron posteriormente, sobre todo por Marx, y aunque no sé mucho de su pensamiento, cuando me cruzo con estos cuatro desarrapados tengo la idea del diálogo maestro-esclavo. Yo, asín mayormente, soy un maula, un...

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

Frank Suz – Reza todo lo que sepas

¿Quién lo iba a decir?, ¡nos encontramos aquí para hablar del tercer disco ya de FRANK SUZ! Y no lo digo en términos peyorativos hacia él, ¡ni mucho menos!, Mr. Suz y sus secuaces se lo merecen absolutamente todo. En todo caso, lo 'peyorativo' va hacia la industria...

Eternal Returns – Hunchback Hatred

Eternal Returns – Hunchback Hatred

En este mundo globalizado en el que vivimos, y al que tenemos que adaptarnos dia a dia debido a los continuos cambios que vamos viendo, tenemos al alcance de Internet un montón de música de cualquier parte del mundo, descubriendo nuevas bandas que aportan su forma de...

Pin It on Pinterest