Pu es un piernas, un pavo, un veneno bueno de menta y sombra
que tiene cienes y cienes de hijos, naturales y de artificio.
Un arquero bizco no bate records, pero mantiene al público en vilo.
Pu es uno de esos hombres cuya conducta es una mentira continua:
sólo le importa arreglar lo que se rompe y limpiar los cristales del suelo.
‘Pu, ¿sabe ya tu mujer que tienes otro hijo?’, le pregunto sin reproche.
‘Pues ayer mismo se lo iba a decir cuando la verdad me interrumpió;
antes podía recordarlo todo, hubiera sucedido o no’, me responde Pu,
que, como cualquier persona, está en serio peligro de extinción.

‘Estás tratando en vano de juntar todos los rincones, Pu’, le digo.
Engendrando la cabeza, Pu piensa eléctricamente en bautizar y bautizar.
‘Somos muchos los que estamos presos fuera de la cárcel’, le digo a Pu,
‘y muy pocos los que olvidamos lo aprendido y nos atrevemos a soñar’.
‘Tampoco voy a bautizar a este, tengo que tratar a todos por igual’, me dice.
Asiento. Tiene tantos y tantos hijos. Todos con el nefasto carácter del padre.
Involuntariamente los conozco y reconozco a todos: cuando alguien
me la juega a fondo, bien a fondo, le digo: ‘Tú eres un hijo de Pu’.
Hasta ahora nunca, nunca me he equivocado.

 

 

por Narciso de Alfonso

 

 

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

mirar con empatía

mirar con empatía

Lo objetivo sería el ojo, y lo subjetivo la mirada, que es un órgano mucho más complejo porque implica procesos del corazón, no solo del intelecto. Mirar es ver con empatía y reconocer, reconociéndote, en la otra persona. Mirarnos es comprender que cambiamos cada día...

eternidad

eternidad

Existe, existe la eternidad, me conectaron a ella; no fue agradable. Como tocar un cable de alta tensión. Una mano firme agarrada a la tuya apretando nerviosa, decidida, alzándote en volandas para meterte en una corriente que fluye siempre. La vida vibrante entrando a...

seis de corazones

seis de corazones

Es duro perder el trabajo personal de una vida; que te revienten el corazón al salir del mar; que te quiten el intelecto con el que guiaste todas esas afrentas. Pero si lo piensas con ese amor que sigue latiendo cuando el corazón deja de latir, significa que morir...

Pin It on Pinterest