Dos años después de II (2017) y tres desde su sorprendente debut homónimo de 2016, volvemos a tener a Mr. Nathan James con otra nueva colección de canciones de ascendente setentero para quitar el hipo con Ride To Nowhere (2019). La escudería italiana Frontiers Music SRL debe estar orgullosa de tener a una banda que cumple con todas las expectativas creadas y que presume ya de una discografía impecable y sólida como el granito y es que, cuando se lleva en el mismísimo ADN a bandas como Whitesnake, Zeppelin, Deep Purple y Bad Company, además de notar el fantasma de Chris Cornell y cierta influencia de Richie Cotzen, nada puede fallar si tienes como hoja de ruta y obsesión prioritaria sonar exactamente como aquellos que abrieron el camino en los 70’s, sin overdubs, sin auto-tune’s que valgan, si hay algo que busca Nathan (vocals), Danny Dela Cruz (guitar), Dan Stevens (guitar), Vinnie Colla (bass) y Phil Beaver (drums) es la pureza y las formas analógicas de grabación utilizadas hace cuarenta años…

¿Sabes ‘Donde Te Encuentras Ahora?’

 

 

Para comenzar, hay que reconocer que el estado de forma compositivo y vocal de Mr. James sigue en pleno estado de gracia, él es el verdadero protagonista componiendo y ofreciendo esa portentosa voz llena de matices y timbres contrapuestos. Hablar del protagonista no quita para destacar el trabajo de una bandaza como la copa de un pino con una dupla de guitarras muy acertada y una base rítmica poderosa y explosiva.

Nota 85

Hablando del disco ya en sí, se nota que han hecho su disco más ‘Inglorious’, suena más directo a la par que es más oscuro, practicamente no existen teclados ‘a la Deep Purple’ que era una de sus señas de identidad, a su vez, los alaridos ‘a la Cornell’ y ciertas sonoridades más noventeras también han desaparecido centrándose única y exclusivamente en los 70’s. Temas de ardiente classic hard rock como el inicial “Where Are You Now?”, “Tomorrow” el ultra catchy “Queen” o el desgarrado “Liar” o el irresistible y socarrón “Time To Go” conforman los puntos más potentes y enérgicos de un album que también se pone melosillo y AOR, sobre todo en la afectada “I Don’t Know” y “Never Alone”. Pero si hay un tema a destacar es la trabajada épica y guitarrazos de los seis minutos del tema que da título al disco, “Ride To Nowhere”, con un riff brutal y cambios de tempo y de timbre vocal que te dejan knoqueado total con momentos densos, otros oscuros, conteniendo agresividad, pegada pero también melodía, reflexión, fragilidad. Un temazo perfecto antes de cerrar con el acústico “Glory Days” en donde Nathan se luce como sólo él sólo sabe hacerlo.

 

 

 

Sobre El Autor

¡Pupilo Dilatado ante todo! Licenciado en Bellas Artes y profesor en secundaria de 'marías' audiovisuales en la provincia de Castellón, ¡hasta aquí lo serio!, je,je, pero lo que uno lleva dentro es la melomanía enfermiza, mis manías bizarras, morbosas, iconomaníacas y 'fanzinerosas', mi alma rock'n'roller hasta la médula y una obsesión generosa por las Pin-Ups de otra época. Para acabar, soy hijo del 'Popu' y bastardo del "Appetite for Destruction"... aunque me derrita con Madonna y Shirley Manson (Garbage). También se me puede encontrar en mi blog

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.