¡Grand Funk VS Blue Cheer! Sí, motherfuckers, dos bandazas grandes como el Anapurna y ninguneadas por la prensa, por el pelotón de “entendidos” del rock. “Grand Funk “ o el Red Album de Grand Funk Railroad es el segundo de la banda de Michigan. Y “Vincebus Eruptum”, es el primer trabajo de Blue Cheer aunque salió un año antes, concretamente en 1968. Ambas bandas fueron ignoradas por la crítica de su época, ambas fueron las que pusieron los cimientos del hard rock de los Estados Unidos con una base blues tan grasienta que solo con escucharlos se te sube el colesterol. Mark Farner, Mel Schacher y Don Brewer en 1969, habían lanzado una joya como “ On Time” para luego en apenas cuatro meses después sacar este “Red Album” llamado de tal manera según se dice por que los indicadores de volumen siempre estaban en el máximo durante la grabación del disco.

Blue Cheer, en poco más de media hora, te vuelan la cabeza y escriben para la historia el perfecto manual de lo que será el stoner rock. Dickie Peterson, Leigh Stephens, Paul Whaley desde la cuna del flower power; San Francisco, se pasan por el forro los sonidos establecidos y dan a luz el disco de Hard Rock con mayúsculas, “Vincebus Eruptum” que es la piedra filosofal del género. Ambas bandas son los Rocco Siffredi del Hard Rock, ambos trabajos te suben la serotonina mas rápido que una caja de prozac. No por nada el nombre de Blue Cheer proviene de un tipo de LSD que corría por las calles de San Francisco en aquellos dias. En cuanto a Grand Funk Railroad también escogieron bien su nombre, ya que deriva de Grand Trunk Western Railroad, una línea ferroviaria de su estado, y la música de la banda es literalmente una locomotora hasta los topes de carbón lanzada a toda mecha.

Amigos, está muy bien hablar de Deep Purple, Black Sabbath y Led Zeppelin pero no nos olvidemos de estos dos Power Trio que te machacan las neuronas mejor que nadie.

Los Blue Cheer tenían como manager a un tal Gut, un Hell Angels con una mala baba de mil demonios. Y prácticamente se podría decir que este disco es una oda a esos motoristas forajidos, mucho más que el disco de Steppenwolf, por ejemplo. Fuzz, y mucho mas Fuzz, empezar con una versión pasada por la turmix del “Summertime Blues” de Eddie Cochran para enseguida rematar con un Blues lento y sinuoso nada más y nada menos que el “Rock My Baby” de BB King, para luego dar la estocada con una composición propia de casi nueve minutos: “Doctor Please” una oda a los tranquilizantes de brutal e incandescente hard rock…Casi ni quedan fuerzas para levantarte y darle la vuelta al disco.

Los Grand Funk tenían a un cabronazo como manager aunque sabía lo que se hacía. Con este disco los GFR tampoco es que empiecen lanzando besitos; “Got This Thing On The Move” es una deflagración que te aturde como una esnifada de disolvente que te abrasa las entrañas. ¡Y qué narices señores! es que Grand Funk Railroad es el mayor grupo de rock estadounidense de la historia. Cinco álbumes en dos años, cada uno de los cuales vendió más de un millón de copias, y claro, eso toca las narices a muchos. “ Pleasant Don’t Worry” es como un “Carrito de montaña rusa” sube y coge carrerilla para volver a tranquilizarse y así una y otra vez….Una “puta y bendita locura”.

También Grand Funk tienen su “Paranoid” y su versión en “Inside Looking Out” de Eric Burdon y posiblemente mejorada, de la que hicieran los Animals.

En cuando a las caras B de ambos discos, os dejo disfrutarlas sin aportar muchos datos más, salvo decios que están al mismo nivel de la cara A, y que escuchar estos dos discos seguidos te deja literalmente baldado y enemistado con tu vecino, salvo que sea un tipo con una Harley o vista con chupa de cuero.

En todos los álbumes de GFR pone en la portada to “Too Be Played Loud” y es lo que hay que hacer sin ninguna duda. Este segundo trabajo posiblemente sea el mas crudo, pero es uno de sus álbumes más consistentes, con un único single”Mr. Limousine Driver” y con una de las mejores canciones de Grand Funk, “Got This Thing on the Move”. Además, Farner, demuestra que tampoco es manco con la armónica.

Blue Cheer en este combate seguramente ganaría por puntos, pero por muy pocos, su disco fue algo brutal en un momento lisérgico, algo parecido a un cortacésped sobre un campo de flores. Junto a Iron Butterfly y Steppenwolf son para mí los padres del Hard Rock. Grand Funk factura un enorme disco, pero a pesar de tener una cohesión en su estilo al llegar un año mas tarde, pierde algo de impacto. Lo cierto e inapelable es que ambos son de adquisición obligatoria y dos monolitos anclados para la eternidad venerados por miles de fieles.

Por cierto por si alguien aún no lo sabe “Vincebus Eruptum” significa “Controlamos el Caos”.

 

Sobre El Autor

Tsi – Na – Pah estudió Bellas Artes y más tarde cocina. Actualmente recorriendo Andalucía vendiendo y comprando viejos vinilos. Apasionado del rock progresivo y del rock americano de los setenta. Colaborador en distintas revistas musicales y tiendas de música en la época donde se vendía música de verdad.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.