Noelia está en un edificio abandonado. Y ha sido sorprendida
por el fotógrafo del amor, quizá, escapando de una vida plana,
algo que vendría a ser como beber largos tragos de leche o
vomitar mismidad en una palangana blanca.

Sucio, sucio es el mundo; pero respira.
Y ella entra en la habitación como un animal resplandeciente.

Como novia a la fuga que es, detenida en la luz en medio
de ese pasillo que da a la eterna eternidad,
hace que uno, como sencillo merodeador se pregunte,
¿Acaso soy yo el polinizador de los escombros?

Noelia nos avisa desafiante de que ha sido esculpida
por el blanco definitivo hasta modelar sus serpenteantes
caderas. Su mirada es altiva y esas uñas de colores,
auguran un arcoíris de sangre en la espalda.

Es una mujer que seguramente nos dolerá en todo el cuerpo, ay.
Sabe perfectamente que es necesaria la grieta para que entre la luz,
y de reojo, le pregunta al fotógrafo, ¿viniste a alegrarme, a ser testigo
de la hermosura un instante?

A lo que él contesta con precisión absoluta: Yo soy el relámpago,
que dibuja las nubes y hace, debajo de la noche,
levantarse los árboles hacia la lluvia.

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.