Andrea está asomándose por primera vez a la vida. Tímida, todavía, nos mira tapándose la boca de morir, porque primero quiere observar. Ver de qué va este mundo antes de intervenir en él.

Su piel de porcelana contrasta con el azul y negro de los ojos, detrás de la cabaña que forma su pelo con el jersey. El mejor hogar de Andrea es ella misma, aunque todavía no lo sabe. Tenemos tantas ganas de vida que olvidamos mirar nuestro funcionamiento, y poder ver así a través de nuestro abismo. Pues ya se sabe que en este sucio mundo, cada movimiento es una cacería.

Andrea se ha hecho sabia en el silencio de la pubertad y está recogiendo muchos datos de la raza humana. De momento tiene más ojos que mirada, que es un órgano más complejo, como diría el poeta, y poco a poco, vestirá esos dos estanques azules con sus decisiones.

No se cree bella, todavía, pero pronto lo comprobará con las reacciones. Cuando interruma la calma, lo insustancial de la vida, con su caminar. Y entonces se peinará un poco, rápidamente, antes de que pase el chico que va a mirarla.

 

by: Angel

by: Angel

Melómano desde antes de nacer, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y bebo de casi todos estilos musicales, pero con el buen rock alternativo me derrito.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Estoy muy de acuerdo con la lista donde a mi gusto cambiaria muy poco y totalmente de acuerdo con ese…

Te puede interesar

mirar con empatía

mirar con empatía

Lo objetivo sería el ojo, y lo subjetivo la mirada, que es un órgano mucho más complejo porque implica procesos del corazón, no solo del intelecto. Mirar es ver con empatía y reconocer, reconociéndote, en la otra persona. Mirarnos es comprender que cambiamos cada día...

eternidad

eternidad

Existe, existe la eternidad, me conectaron a ella; no fue agradable. Como tocar un cable de alta tensión. Una mano firme agarrada a la tuya apretando nerviosa, decidida, alzándote en volandas para meterte en una corriente que fluye siempre. La vida vibrante entrando a...

seis de corazones

seis de corazones

Es duro perder el trabajo personal de una vida; que te revienten el corazón al salir del mar; que te quiten el intelecto con el que guiaste todas esas afrentas. Pero si lo piensas con ese amor que sigue latiendo cuando el corazón deja de latir, significa que morir...

Pin It on Pinterest