El siguiente poema de Las Flores del mal, la obra de Charles Baudelaire, es Un Fantasma, el número XXXVIII. Y está dividido en cuatro partes. Cuatro poemas relacionados, de los que hoy os traigo el primero, de título, La oscuridad. Una oda a las tinieblas, a lo oscuro de la vida, que junto a la yeska que es el corazón de nuestro poeta, hace resurgir por momentos la luz.

 

LAS FLORES DEL MAL – CHARLES BAUDELAIRE

 

UN FANTÔME

 

I.

les ténèbres

 

Dans les caveaux d’insondable tristesse
Où le Destin m’a déjà relégué ;
Où jamais n’entre un rayon rose et gai ;
Où, seul avec la Nuit, maussade hôtesse,

Je suis comme un peintre qu’un Dieu moqueur
Condamne à peindre, hélas ! sur les ténèbres ;
Où, cuisinier aux appétits funèbres,
Je fais bouillir et je mange mon cœur,

Par instants brille, et s’allonge, et s’étale
Un spectre fait de grâce et de splendeur.
À sa rêveuse allure orientale,

Quand il atteint sa totale grandeur,
Je reconnais ma belle visiteuse :
C’est Elle ! noire et pourtant lumineuse.

 

 

la oscuridad

 

En las bodeguillas de insondable tristeza
donde el Destino ya me ha relegado;
donde jamás entra un haz rosado y alegre;
donde, solo, con la Noche, malhumorada camarera,

soy como un pintor al que un Dios burlón
condena a pintar, ¡Ay! sobre la oscuridad;
donde, cocinero de apetitos fúnebres,
hago bullir y como mi corazón,

que por momentos brilla, se alarga y propaga
espectro hecho de gracia y esplendor.
Con ese aire soñador oriental,

cuando alcanza su total grandeza,
reconozco a mi bella invitada:
¡Es ella! negra y sin embargo luminosa.

 

 

Sobre El Autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.