misión posible

Publicado el 25/08/2018 | por Angel | En Papel, Especiales

 

 

Me gusta cuando vienen mis hijas,
tenerlas bajo mi cobijo alerta.
Más de cien años las observan
holgazanear en su tiempo detenido
desde mi no ser detenido en el tiempo.
Su presencia disipa la nada que cabalgo,
y todo lo acontecido, forma un inmenso
escudo que filtra con gracia su vivir,
comprendiendo para qué sirvió aprender
del silencio a callar cuando tengo la razón.
He sido el eslabón entre mis antepasados
y mi descendencia. El catalizador
de esas dos generaciones abocadas
a la nada que cabalgo.

 

 

 

Sobre el autor

Melómano empedernido, me divierto traduciendo canciones y poesía. Me gusta escribir. Soy un eterno aprendiz y creo firmemente que todos tenemos el germen del arte en nuestro interior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.