Mece el viento la cortina ondulante
descubriendo el azul de un cielo que se esconde
travieso, tras la blancura de su paño.
Suena la melodía de Dios
y reconozco de nuevo la mañana
en su origen primitivo — desmemoriada
y luminosa, como las fachadas del sur —

La brisa sopla a favor,
entra la cortina por la ventana,
se ahueca.
Ahora la habitación es un velero
y el sol repite la misma ceremonia
sabedor, esperándonos.

 

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.