GRETA VAN FLEET – From the fires

Publicado el 25/02/2018 | por Carlos Tizón | Opinión, Reviews
Valoración
55

A veces, cuando desde ese patio de vecinos que son las redes sociales -no os confundáis, que la validez de lo que se dice en Twitter o Facebook, tiene la misma que cuando lo decías detrás de un café en la barra del bar, aunque ahora el altavoz sea más grande, que la difusión no convierte las cosas en realidad o dogma- o los jodidos grupos de Whatssap, ves que la gente habla una y otra vez de cierta banda, realzando sus virtudes, jurando sentirse emocionados y no se que historias más, que se nos escapan de la boca o los dedos cuando andamos metidos en harina, me termina picando la curiosidad por ver si es cierto o no. Yo, desconfiado por naturaleza, primo lejano de aquel que metió el dedo en la llaga, andaba con la mosca tras la oreja después del desecho de halagos y flores que están recibiendo desde distintos frentes los norteamericanos Greta Van Fleet.

Y sí, son una banda joven que se sabe de memoria todo el rock clásico y es capaz de llevarlo de forma excepcional a sus canciones, tal vez demasiado. Este “From the fires” es un dechado de reflejos en el que si te pones, eres capaz de reconocer la mano de los inmortales en cada instante con esa voz que es una reencarnación de un Robert Plant aún en vida. Es imposible siendo simplemente objetivos no se le puede poner pega a canciones como “Highway tune” o “The safari song”, ¿o tal vez si?. Coño, si hasta se marcan una versión del gran Sam Cooke. Vale, ahí me tocan el lado sensible, pero mientras dejo mi objetividad aparcada en el primer bar que encuentro, no puedo dejar de preguntarme que sentido tiene esto a estas alturas, esta revisión de un sonido que hemos disfrutado -y seguimos haciendo, pues todos esos discos están ahí en nuestras discografías- pero que a fin de cuentas, siempre es preferible el original que la copia por muy perfecta que pueda ser esta.

Porque además ese momento parece haber pasado, ese fondo aséptico que tienen este tipo de bandas que han decidido heredar la sonoridad de los gigantes del rock pero no su peligrosidad asociada, ese peligro inherente que no flota en el ambiente. Me convierto en una especie de Jekyll y Hyde, disfruto de estas canciones pero no me llegan al alma, porque la sensación constante de esto ya lo he escuchado y de mejores maneras se repite una y otra vez en mi cabeza. Y estoy hablando de esta banda, pero podía recitar un buen puñado de memoria. Echo en falta esa personalidad propia del músico que vaya más allá de recitar lo aprendido, aunque lo haga con maestría. No me quiero cebar más de la cuenta con este “From the fires”, a fin de cuenta, vuelvo a repetir y no pretendo justificar, el disco es bueno, las canciones también y los músicos de primera, pero termino el disco con una sensación agridulce. Una banda muy buena, un buen puñado de canciones, un gusto para los oídos, pero…

 

 

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

3 Respuestas a GRETA VAN FLEET – From the fires

  1. WM dijo:

    Lo que decís es verdad. Una de las causas de porque el rock fue muriendo es debido a que siempre era mas de lo mismo, hasta el punto en que termino aburriendo a casi todos.

    Pero hay un limite. Y si te pones a pensar, tiene que haberlo.

    Greta debe ser la única banda en los últimos 15 años que trae el sonido del rock clásico de los 70, y esta triunfando. En otras palabras, tenes al Rock de los 70 triunfando en un mundo liderado al casi 100% de Pop y Trap.

    Yo pienso que hay que disfrutarlo y apoyarlos. Entre que el rock desapareció del mapa últimamente, si nos ponemos a condenar a cada banda que aparece para darle un poco de vida, no vamos a ver nunca un movimiento grande del Rock como en las décadas pasadas.

  2. Adri dijo:

    No me emocionan; creo que es una banda para coachelas y poco más.
    Sugiero prestar atención a Youngblood Supercult y Road to Jerusalem.

  3. Jules dijo:

    “la sensación constante de esto ya lo he escuchado y de mejores maneras se repite una y otra vez en mi cabeza.”
    Gracias por tu reseña, me hace sentir menos solo. Viendo la aclamacion general que suscitan estos tipos, por un momento crei haber despertado en “la invasión de los ultracuerpos”.
    Una bandita de instituto, a la que aplaudirias con condescendencia si tocasen en la fiesta de fin de curso, al menos si son tus sobrinos: “bah, los chicos se lo han currado, hay que reconocer que le han puesto horas a los riffs de J. Page… y el vocalista, aunque aun está muy verde, recuerda al primer Plant”: esto es lo mejor que puedo opinar de ellos. Cero carisma. Vocalista gritón (parece Justin Beaver- version RetroRock). Hasta el nombre de la banda augura una pretenciosidad, previsibilidad y falta de chispa…que llenará estadios.
    Ahora que recuerdo, en la versíón años 70 de la Invasion de los Ultracuerpos (con D. Sutherland), las plantas usurpadoras adoraban la música…
    ¡¡socorro!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.