L.A. GUNS – The missing piece

Publicado el 10/12/2017 | por Carlos Tizón | Opinión, Reviews

Guns n Roses es una de mis bandas favoritas desde siempre pero no lo son menos L.A. Guns, que a pesar del éxito llevaban en la piel ese estigma del perdedor, del que ve como el gran éxito masivo pasa por su puerta y pulsa el timbre del vecino. Los dos primeros discos de L.A. Guns -también “Hollywood vampires”, aunque personalmente siempre lo he tenido un ínfimo escalón por debajo- los llevo conmigo hasta el final de los días, por lo que la tragicomedia de dos L.A. Guns, uno comandado por Tracii y el otro por Phil Lewis girando bajo un mismo nombre reconozco que me dolía. Así que si, cuando ambos decidieron volver a unir fuerzas, para mi fue un subidón indescriptible y escuchar “The missing piece” que se podría entroncar sin dificultad junto a aquella época. Aquí no hay adaptación a nuevos tiempos, aquí hay un puñado de canciones que suenan a lo que mejor saben hacer, ese sleaze angelino, ese hard rock chulesco,infeccioso, macarra con un Phil Lewis que sigue cantando como si no pasase el tiempo por él, pero ojo, sin convertirse en un autoplagio.

“It’s all shame to me” es la primera canción del disco, estribillo matador, Phil rugiendo como en los viejos tiempos y el riff rockero de Tracii como trasfondo.  Se aceleran con “Speed”, puro 80’s, Jack Daniels, botas de cuero y rock and roll sin parar. “A drop of bleach” suena callejero, potente, chulesco, con mala leche. Ojo a las guitarras de “Sticky fingers”, ¡que bien suena esto, good old times!.”Christine” me deja un poco desangelado, unos tíos que escribieron una balada como “The ballad of Jayne” pueden dar para más. Vuelve el espíritu rockero con “Baby gotta fever” cuenta con uno de esos estribillos que se repiten hasta la saciedad y que en directo seguro que funcionan muy bien.”Kill it or die” suena muy ochentera, con ese tipo de ritmo del que tanto gustan aunque le falte algo de garra.

“Don’t bring a knife to a gunfight” destaca por el riff, crudo, potente y aquí paro de seguir hablando una por una de las canciones porque hasta el final nos encontramos con un disco coherente, mostrando la faceta más acertada de la banda, lejos de experimentos pasados con los que intentaron seguir en la brecha, como muchos otros de su generación. Un buen regreso, que propiciará (espero) que vuelvan a los escenarios.

Sobre el autor

Licenciado en el arte de apoyar el codo en la barra de bar. Comencé la carrera de la vida y me perdí por el camino, dándome de bruces con el rock and roll. Como no pude ser una rock star, ahora desnudo mi alma cual decadente stripper de medio pelo en mi blog, Motel Bourbon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.