Tras ver su descarga en Garage Sound Festival, donde obviaba la parte acústica y solo atacaba el formato “metálico”, tenía ciertas dudas si ahora en un show completo, Shawn James haría lo mismo, o combinaría sus dos formatos. Y nada mas entrar, ver las dos sillas en el frente del escenario, con el bombo montado junto a uno de ellas despejaba esas dudas. La alta presencia de un público de una franja de edad muy joven me hizo pensar que el reclamo fue la parte metal del grupo, pero no podía esta mas errado. Shawn salió a escena junto a su violinista, Sage Cornelius, y comenzaron un set acústico que superaba en poco los 45 minutos, el cual, si bien provocó los molestos y cada vez mas frecuentes murmullos de conversaciones al fondo de la sala, el “mogollón” estaba centrado y entregado al buen hacer de los músicos. Covers de lo mas variopintas, como “The Number Of The Beast”, “Ain’t No Sunshine”, tocados de esa manera tan intensa que le caracteriza, todo ello arropado por esa imponente voz, un publico totalmente entregado cantando algunos tramos de los temas, también propios obviamente, “Through The Valley”, “The Thief And The Moon” sonaron entre otros, y mencionar el magnífico trabajo de Cornelius, que complemento a la perfección la ya maravillosa labor de Shawn. Y que era raro verlo allí sentado tan tranquilo con su violín, sabiendo cómo se mueve en el formato de banda.

Con un interludio, que no descanso, lo justo para colocar el bombo a la batería, retirar sillas y algunos ajustes, salían los Shapeshifters para darlo todo, y vaya si lo dieron. Con su ultimo Lp en mente, “The Gospel According To..” abrieron con el lento y rítmico “Lost”, con un volumen brutal, y si bien a veces todo se saturaba un poco, en líneas generales, el sonido fue de nota alta. Tiempo hacía que me había distanciado de los sonidos metálicos, pero esta mezcla de “heavy-doom-rock-folkblues-swamp-gospel” que si bien tiene una etiqueta algo larga y peculiar, el resultado es muy redondo, y ellos lo hacen a la perfección, lo que me convenció totalmente. Y si bien es cierto que parecía el mundo del revés – la gente estaba mas animada en el set acústico – cuando descerrajaron “Wild Man” el personal se unió a la fiesta, y con el brutal “Hunger” de su Ep “The Bear” ya la locura fue generalizada. Y no solo de metal cañero nos bañaron, con sus revisiones de “Hellbound” y “Delliah” de su disco en solitario “On The Shoulders Of Giants”, aquí ejecutadas en eléctrico, nos brindaron un sonido muy cañero de blues-rock. Para finalizar, después de los bises incluso, salieron, y al frente del escenario, todos sin sus instrumentos se lanzaron a un “John The Reveletor”, donde Shawn pidió la ayuda del público para que dieran el pisotón al suelo y la palmada para acompañar, cosa que además de cumplir el respetable, también se lanzaron a cantar. Broche magnífico para un show que abarcó desde lo emotivo e intenso, hasta el rodillo metálico.

by: Santi Buddy Wolf

by: Santi Buddy Wolf

Desde bien temprano me gusto la música, y busque sin parar, hasta que mi camino me cruzo con el rock, y desde entonces no parado de indagar y escuchar tanto hacia atrás dirección al blues, hasta sonidos mas actuales. Y todavía sigo en ello

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

Jane’s Addiction en la Riviera — La vieja guardia nunca muere

Jane’s Addiction en la Riviera — La vieja guardia nunca muere

Siempre se habla de Nirvana, Soundgarden y Pearl Jam a la hora de definir el soundtrack de la Generación X. Sin embargo, Jane's Adicction fue pionera, abrió la puerta para que el resto alcanzara el mainstream. Inclasificable, con su mezcla de hard rock, psicodelia,...

Pin It on Pinterest