Detrás de Alien Rockin Explosion hay muchísimo trabajo, una creatividad desbordante. Apoyados en la tira que aparece en la Heavy, (imagino que los que seáis lectores de la veterana revista, conoceréis el cómic en cuestión), el siguiente paso es llevar las canciones a disco. Para que os hagáis una idea, os pongo la historia de la banda (ficticia, claro está) que ellos han ideado: “En 1977 la humanidad lanzó las dos sondas espaciales Voyager. Cada una portaba un disco de oro con una selección, entre otras cosas, de canciones que representan la vida en la Tierra. Sin embargo, uno de los científicos del proyecto, disconforme con aquella selección, fabricó su propio vinilo dorado con lo que para él representaba “la mejor música de la humanidad” y dio el cambiazo en la Voyager 1: Black Sabbath, Judas Priest, Deep Purple, Uriah Heep, Queen, Rush, AC/DC, Aerosmith, UFO, Rainbow, Led Zeppelin, Kiss, Alice Cooper… Un grupo de alienígenas, originario del planeta Incógnita, ha encontrado esa maravillosa recopilación y ha venido directo a la Tierra para descubrir más sobre la música. Al llegar, han quedado tan alucinados que han decidido montar su propia banda de rock”. Puestos ya en situación, ahora los madrileños, bajo el auspicio de Rock Estatal Records, presentan su debut, “We A.R.E. here!!”, con una base hard rockera e incluso amagos pop.

Una muy buena presentación del disco, cuya carpeta refleja los personajes del cómic que representan a cada uno de los músicos implicados en este proyecto, Red Trysha a la voz, Van Halien a las guitarras, Mazzurg a la batería, Gato (Dominating Pablo Ruiz) al bajo y Rubén “Pocopelo” Bravo que es el autor del cómic. El disco abre con una intro, para pasar a la canción “Alien Mojo”, de buenas intenciones pero que pienso que le falta un poco de fuerza. “We A.R.E. on earth” juega con las melodías y la labor del guitarrista que si destaca durante todo el disco. “I decide” posee un aire más rockero, incluso cierto sabor a Judas Priest por momentos, y un estribillo trabajado. “Once a week” acelera el ritmo, acercando su sonido a ese metal con fémina la frente que se puso en boga hace unos años. “Afraid of life” gira hacia el hard rock, gracias a unas guitarras muy buenas. Toma el mando el bajo en “Spirit risin'”, buenas ideas que no terminan de concretar. “Walkin’ away” suena a Whitesnake en las guitarras, mientras que “Demons in the night” consigue subir el listón, con su melodía y su porte directo. Cierra el disco “Taste of rock n roll”, de nuevo esa mezcolanza entre energía y melodía, que quizás podría ser el camino a tomar en un futuro para centrar su sonido. Disco interesante, al que le sobran ideas pero que no se terminan de materializar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.