RESACA POST-HALLOWEEN: 10 VIDEOJUEGOS DE TERROR

Publicado el 05/11/2017 | por Lolo García | Informes y listas, Noticias, Opinión, Uncategorized

Creo que nunca había escrito un artículo sobre videojuegos y mucho menos con relación a otro tema que me apasiona como es el que nos ocupa: el terror, el horror, el pavor, el yuyu, el canguele… así que, ¡miel sobre hojuelas! Si ayer hablábamos de los recursos y limitaciones del cómic como medio, el videojuego resulta ser un campo diametralmente opuesto debido a su proximidad a otras narrativas y enfoques, lo que le permite disfrutar de una relación la cual no me atrevería a calificar que más estrecha, por supuesto, pero sí puede que más prolífica y plástica en su interactividad con el jugador, que evidentemente adquiere otra clase de protagonismo y con más demanda.

Tanto es así, que más tangencial o directamente, es sumamente fácil encontrar algunos de los juegos mejor considerados de la historia encuadrados dentro del género que nos ocupa, como seguro que estaréis de acuerdo conmigo en más de uno de mis títulos elegidos. Por supuesto y una vez más, muestro mis cartas al principio y en un ejercicio de sana honestidad confieso que no me atraen para nada los “trenes de la bruja”, juegos consistentes en el susto fácil y trucos baratos, o ideas tan geniales que jamás se me ocurriría que pudieran fallar… hasta que fallan, teniendo que dejar fuera piezas como el Amnesia, que pese a su reputación no me interesa mucho, o Dark Corners of the Earth, intento de adaptación de cierto relato lovecraftiano y con una ambientación maravillosa… hasta que tienes que cargarte al mismísimo Dagón a hostia limpia, ¡vaya manera de arruinar la experiencia!

He preferido optar por una combinación de títulos de distintas épocas y relativamente accesibles, todos ellos recomendables para pasar un rato divertido a la par que terrorífico. Pulsad START y empezamos…

1. Alone in the Dark

Mi primera elección está más que clara, no tanto por estar entre mis preferidos, que también, sino por el hecho de ser el primer título en venir a mi cabeza cuando pienso en juegos de terror. Pero es que no es solo mi principal referente, sino también de muchos creadores tal y como se verá más adelante.

Nunca he seguido la errática trayectoria de esta franquicia, que incluso inspiró una película a manos del inefable Uwe Ball, pero esta primera entrega a cargo del estudio francés Infogrames es una obra maestra sin parangón. Una aventura pesadillesca combinando elementos de Lovecraft y Poe que nos sumerge cada vez más en las profundidades de la Mansión Derceto. Detallista y cuidado con cariño, jamás unos polígonos tan toscos dieron tanto miedo.

2. Splatterhouse

¿Terrorífico? Posiblemente no; pero si se trata de hacer un juego partiendo de los preceptos e ingredientes más clásicos del horror literario y cinematográfico para crear una aventura divertida, original y con personalidad, está claro que Splatterhouse aprueba con matrícula. Splatterhouse nos presenta la odisea de Rick, un joven con el rostro oculto por una máscara maldita que resulta bastante familia, en su búsqueda de su novia secuestrada en la no menos maldita mansión del Dr. West (nudge, nudge, wink, wink), plagada hasta la cocina de todo tipo de horrores conocidos e ignotos. ¡Tan original que hasta contaba con escena post-créditos! Algo poco usual en estos lares.

Contó con dos secuelas bastante brillantes y un divertidísimo reboot hace unos años que, a mi juicio, mereció mejor suerte (por no hablar de una banda sonora que tendría un sitio perfecto en esta página).

3. Castlevania

Un caso similar al anterior: no se trata tanto de hacer pasar miedo (aunque sean condenadamente difíciles) sino de construir una aventura a partir de elementos característicos. En este caso, esta mezcla dio lugar a una extensísima serie de juegos normalmente protagonizados por la estirpe de los Belmont, una familia de cazadores de vampiros siempre alerta cada vez que al mismísimo Drácula le da por despertarse. En un caso también parecido al anteriormente citado, me gusta mucho ver como la juguetona ingenuidad japonesa combina tantos mitos, leyendas y ficciones europeas para poblar un enorme y laberíntico castillo de momias, hombres lobo, medusas, el monstruo de Frankenstein y el propio Conde.

De entre todos los títulos que componen tan extensa saga, elijo los muy difíciles I y III, de plataformeo puro y duro, el preferido por todos Symphony of the Night, y los que desarrolló la compañía española Mercury Steam y que sirve como reboot de la franquicia (frenada en seco por los muy terroríficos gerifaltes de Konami, pero eso es otra historia).

4. Eternal Darkness

Y aquí tenemos uno de esos títulos realmente originales que, tan solo por ponerle tanto afán en explorar e incluso romper los límites del medio, merecen su puesto en esta lista. Una historia lo suficientemente genérica pero correcta sirve como anécdota para una aventura en la que además de proteger nuestros pellejos tendremos que cuidar de nuestra cordura, como podremos experimentar de primera mano en cuanto el juego toma control de tu consola e incluso tu televisor haciéndote ver insectos correteando por la pantalla, borrando tus partidas salvadas y un sinfín de cosas que, vaya, no deberían ocurrir. Una brillante y divertida idea para la GameCube de Nintendo que desearía ver recuperada en alguna plataforma actual.

5. Prisoner of Ice

Secuela del no menos recomendable Shadow of the Comet, los de Infogrames vuelven a ponerse lovecraftianos y nos presentan este point and click al más puro estilo de aventura gráfica tan en boga en los 90 (y que tanto hacen las delicias de un servidor). Todo a disposición de una historia que combina y retuerce estupendamente sus referentes y una atmósfera fantástica. Envejecer… pues digamos que ha envejecido, sí, pero merece la pena aunque solo sea por ver hasta donde se podía llevar a Lovecraft en el terreno digital.

6. Clock Tower

Aunque goza de cierto y merecido reconocimiento, me da la impresión de que este título de Super Nintendo pasó desapercibido entre algunos sectores, pues creo que no era fácil conseguir una copia ni llegó a ser demasiado conocido. Si no lo conocéis, no os lo puedo recomendar con más ganas: otro de los padres de lo que se conoce como survival horror actual, fuertemente inspirado por Phenomena de Dario Argento (no en vano, la protagonista tiene los mismos rasgos de Jennifer Connelly… ¡y hasta el nombre!), divertido, original y con el que se pasa verdadero miedo. Quizá para los estándares actuales pueda resultar un poco desfasado en ocasiones, pero su macabra atmósfera, laberíntico diseño y múltiples finales lo hacen digno de colarse en la lista.

7. Resident Evil

Clásico moderno, sin duda. Como en su día me salté prácticamente toda la generación de la primera PlayStation, no pude disfrutar de esta conocida franquicia hasta prácticamente hace poco, con su bastante acertado remake de la primera entrega. Miento, en su día jugué al segundo y no me pareció nada mal, pero es el título original el que incluyo aquí.

Efectivamente, es a día de hoy el survival horror por excelencia y sinónimo del género partiendo de muchos de los preceptos de Alone in the Dark e introduciendo nuevas perspectivas a la hora de diseñas puzzles y demás peligros que pueden dar al traste con las vidas de los protagonistas y frustrar horas de juego en cuestión de segundos al mismo tiempo. Pese a su dificultad y la cantidad de amenazas que rodean a nuestro personaje, es un juego que anima al jugador a gestionar inteligentemente tiempo, recursos y estrategia en detrimento de la acción, pues posiblemente pasarás más tiempo dudando aterrado entre abrir o no esa puerta que disparando a bocajarro contra zombies.

8. Silent Hill

Aquí no me pienso resistir a la inexistente presión: Supongo que en otras publicaciones, el redactor de turno que tenga que hacer una lista de juegos de terror sentirá el aliento de miles de fans en su nuca preguntando “irás a incluir Silent Hill, ¿verdad?”, mientras sostienen bates de béisbol. Pese a mi protector anonimato y que realmente nadie me influye en mi selección, tengo un problema con Silent Hill y es que… ¡apenas he jugado unos 20 minutos! Como apunté más arriba, existen generaciones de juegos que pasaron por mi lado, muy a mi pesar; pero hay que estar muy ciego para no darse cuenta no solo de la trascendencia de este título de Konami que se aleja de referentes más convencionales para adoptar una tonalidad de terror más psicológica y pesadillesca, en la que el magnífico diseño de paisajes costumbristas y delirantes horrores del infierno se combinan en siniestra armonía.

9. Bloodborne

Pocos juegos han sido capaces de capturar mi atención y dedicación recientemente como la saga souls, de la que soy un ferviente admirador. Conocidos por su notoria dificultad y a pesar de mi torpeza con los mandos, han conseguido engancharme por su acción, originalidad y cierto afán por seguir explorando su mundo. De entre los títulos de From Software, elijo a Bloodborne no solo por encajar aquí perfectamente gracias a su reconocida influencia lovecraftiana, sino porque es un juego en el que pasar verdadero terror a cada paso; no solo por el miedo a que detrás de cualquier esquina se esconda algún peligro capaz de acabar con tu vida en un segundo, que es una constante en la saga, sino porque toda la ciudad de Yharnam es puro terror: sus habitantes convertidos en bestia, sus claustrofóbicas calles, extraños sonidos que nos persiguen sin motivo aparente (el llanto de ese niño…) y encima, conforme avancemos en el juego, iremos ganando lucidez y viendo la ciudad como verdaderamente es, y eso me hiela la sangre.

10. The Last Door

Me alegra incluir un título que no solo es independiente sino creado por un pequeño estudio español llamado The Game Kitchen, pero esto no va de sacar pecho por motivos tan circunstanciales, sino para reconocer la labor de un equipo de mentes con muchas ganas de hacer cosas originales y de calidad, apostando encima por una aventura en point and click con una estética de baja resolución. ¿Pero se puede pasar miedo con unos píxeles tan gordos? La respuesta es sí.

Adictivo y complaciente, pues aunque cada episodio podría conformar un juego lo suficientemente decente en solitario, siempre hay ganas de saber más y así tenemos la suerte de contar con dos temporadas de varios capítulos cada una. Por cierto, The Game Kitchen amenazan con más interesantes proyectos (destacando el no poco siniestro Blasphemous), por lo que habrá que seguirlos de cerca.

Y con esta selección creo que ya deberíais estar ocupados no solo durante estos días sino hasta el Halloween que viene. Como siempre, espero que disfrutéis con estos títulos y si tenéis algún comentario, opinión o incluso una lista totalmente diferente, bienvenido será. ¡Que disfruteis!

Sobre el autor

Rory Gallagher se me apareció y me dijo que yo sería una estrella del rock pero, por desgracia, solo lo escuché yo y ahora nadie me cree. Mientras espero a que llegue "mi gran momento", paso mis días en Londres, donde me dedico a la localización y traducción de videojuegos mientras sigo engalanando mis riffs y metiéndome en vena libros, cómics, películas, series y mucha, mucha música.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *