Breaking bad

Publicado el 05/10/2015 | por Luis Cifer | Cine, Noticias
Valoración
80

Breaking bad es la magnífica tragedia sobre un hombre consumido por su propio ego.

Breaking bad

Los premios cosechados y el éxito de público coronan a  Breaking Bad como una de las series  que han elevado a la televisión hasta cuotas insospechadas hace poco más de una década. Hay quien la sitúa incluso entre las mejores series de toda la historia, todo es cuestión de gustos. Lo que es innegable es que alrededor de Breaking bad  se ha creado un merecido culto que perdura después de su despedida tras 5 jugosas temporadas. La serie de AMC ha sido todo un fenómeno mediático que bien merece un análisis.

Walter White (Bryan Cranston) es un profesor de química de instituto con un hijo adolescente discapacitado y una mujer embarazada. Es un tipo normal, quizás demasiado, con el que es fácil identificarse. Walter siente que ha dejado pasar demasiados trenes en su vida. Su anodina existencia empieza a derrumbarse, aún más si cabe, el día que cumple 50 años y le diagnostican un cáncer terminal. Walter está dispuesto a todo por su familia. Decide dejar de ser un segundón y tomar las riendas de su vida durante el tiempo que le quede. No tiene nada que perder, al menos dejará la vida económicamente resuelta a su familia. Walter empieza a usar sus habilidades con la química para cocinar metanfetamina, pero no una metanfetamina normal, White fabrica una metanfetamina azul de una pureza casi del 100% que va a revolucionar el mercado. Ayudado por el joven Jesse Pinkman (Aaron Paul), un traficante local ex alumno suyo, Walter empezará una peligrosa andadura como fabricante y traficante de drogas. Esta aventura les llevará a enfrentarse a los carteles de la droga y a eludir las investigaciones de la DEA.  Paradójicamente Hank, el cuñado de Walter, es agente de la DEA y es quien sin pretenderlo le da la idea a Walter de dedicarse al lucrativo negocio de cocinar metanfetamina.

Vale la pena detenerse en esta singular pareja de socios formada por Walter y Jesse, ambos son una de las mejores actualizaciones de Don quijote y Sancho Panza de los últimos años. Los campos de La Mancha se transforman en el desierto de Nuevo México donde discurre loca aventura de este ingenioso profesor y su escudero. Al principio Jesse no cree en Walter ni confía en sus habilidades, pero paulatinamente se irá dando cuenta del talento y el peligro que entraña Walter. Ambos irán evolucionando, tendrán innumerables disputas a la vez que se van influenciando mutuamente. Jesse es el hijo que Walter nunca tuvo y le hubiera gustado tener, incluso llega a llamar Jesse a su hijo. Es uno de los innumerables detalles de la serie que parece que no aportan nada, sólo puede ser un error, pero que están llenos de significado.

Pronto Walter empieza a sentirse a gusto con su nuevo estilo de vida. Cuando expulsan a un empleado del instituto por un robo de material de laboratorio que ha llevado a cabo Walter, éste empieza a disfrutar de la agradable sensación que le proporciona la impunidad de sus actos. Es este el primer síntoma de que algo está cambiando en Walter. Walter empieza a tejer una red de mentiras, empezando por el origen del dinero para su tratamiento. Incluso se crea una personalidad falsa para los negocios: Heinsenberg. El nombre proviene del físico alemán Werner Heinsenberg (1901-1976), ganador del premio Nobel de física y conocido por ser el autor del principio de incertidumbre. La escalada de White en el mundo de la droga no estará exenta de peligros. Solo la inteligencia de White y la suerte consiguen mantenerlos con vida. Hay un punto de inflexión en la evolución de Walter a Heinsenberg: la sobredosis de la novia de Jesse. Walter le niega el socorro, sabe que ella es un impedimento para sus fines y que su influencia no es buena para Jesse. Walter vivirá mejor si ella muere ya que así recuperará a Jesse. Walter no se ha convertido solamente en un maestro de la mentira sino que su objetivo estará por encima de todo, se ha convertido en un terrible egoísta. Ya no hay retorno y Walter decide seguir adelante. Las consecuencias de este acto de negación de socorro serán imprevisibles. Walter White va dejando cada vez más hueco para Heinsenberg en detrimento de su propia personalidad. White empezará a vivir la vida que siempre quiso llevar pero las consecuencias serán inesperadas para su familia y todos los que le rodean.

El tronco central de Breaking bad es esta evolución de un devoto padre de familia a cruel  fuera de la ley. Breaking bad es la magnífica tragedia sobre un hombre consumido por su propio ego. Toda esta evolución está ejemplarmente plasmada en un milimétrico guión y la genial interpretación de Bryan Cranston. Cranston dota a Walter de matices y claroscuros, tanto que llega un punto en el que el espectador duda de las verdaderas motivaciones del personaje. Por momentos uno podría jurar que Walter acaba creyéndose sus mentiras. Así de ajustada es la interpretación de Cranston, quien ganó 4 premios Emmy por su personaje. La evolución es también física en la apariencia del personaje e incluso cromática: la ropa de White pasa de los iniciales los tonos verdes al negro, como si reflejara la evolución interior del personaje. Igualmente el tono de la serie se va haciendo cada vez más grave, de la comedia negra del inicio se va dando paso cada vez más al drama. También Jesse sufrirá una honda transformación, con innumerables altibajos, en toda esta odisea por el filo de la navaja.breaking bad walter white

No sólo Walter y Jesse son personajes con mucha miga, por la serie pululan un buen número de personajes secundarios perfectamente construidos, desarrollados e integrados en la trama. Quizás el carismático sea el abogado Saul Goodman. Un tipo sin escrúpulos que usa todo tipo de artimañas legales en beneficio de sus clientes. Ya desde sus anuncios en televisión o en los bancos de la calle intuimos que Saul puede dar mucho juego, así fue que incluso ha generado un spin off / precuela: Better call Saul. También la mujer y el hijo de Walter tienen un papel destacado, así como Hank, su cuñado. La cadena de comida rápida, Los pollos hermanos, usada como tapadera por el capo Gus Fring.

better call saul

La serie está plagada de momentos inolvidables como la escena del primer capítulo con Walter en el desierto esperando a la policía, las dos escenas del secador de manos (en el que Walter ve reflejado su rostro), el coche deportivo que Walter compra para destrozarlo luego y un largo etc. Yo me quedo con la escena de la enloquecida risa de Walter con la que acaba uno de los episodios y nos deja claro que ha perdido totalmente el control y no parece importarle demasiado.

Sólo tengo un pero para Breaking bad, la quinta temporada. No resulta creíble que White cometa un error tan tonto que descubra su doble vida. Quizás no fuera un error y alguna parte de la mente del viejo Walter aún existe y deja una pista para detener a Heinsenberg. Hay teorías para todos los gustos. Una vez más podemos hablar de que la serie se alargó demasiado, pediendo algo de fuelle hacia el final. Al menos fue un final coherente y digno pero yo hubiera sido partidario de acabar la serie tras la cuarta temporada. Ya el final de la cuarta nos deja con un White totalmente controlador capaz de cualquier cosa.

Heinsenberg walter White

Los que la hayan visto ya saben que Breaking bad vale la pena y los que no la han visto ya tardan en ponerse a ello, no saben lo que se pierden.

Sobre el autor

Luis Cifer, nació en la ciudad del viento en el seno de una familia de joteros aunque nunca le interesó la Jota. Se dice que siempre viste negro, que Luis no es su nombre real, que no duerme apenas y que no sabe leer la hora. Otros dicen que tiene un trabajo decente e incluso que es padre de familia, pero no hay nada confirmado. También se le puede encontrar en su blog de cine.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *