Tal como informan desde Libros del Kultrum;


Acaso no haya mejor tributo al legendario compositor Edward Kennedy “Duke” Ellington, en el cincuentenario de su muerte, que exhumar del olvido sus memorias; ni puede que tampoco haya otro caso, en la literatura memorialística del jazz, en el que una gran estrella se resistiera con tal vehemencia a la labor de dar brillo y esplendor al medallero. Sea como fuere, ni el jazz, en su conjunto, ni probablemente buena parte de la música contemporánea serían explicables sin Ellington; y él mismo seguiría siendo un misterio de no ser por este alegato prepóstumo, puesto que el gran compositor fue terco enemigo siempre de la literatura confesional (hasta que un cheque in extremis lo indujo a ceder cuando su vida ya se agotaba).

Siempre que el compositor hacía referencia a este texto subrayaba que «se asemejaba más a una de sus actuaciones que a unas memorias». A decir verdad, nunca quiso prestarse a componer una autobiografía al uso; y es preciso aclarar, en su descargo, que se salió con la suya. A fin de acometer el encargo a su manera —el libro vería la luz en 1973, año escaso antes de su muerte— resolvió dividir en ocho actos este explosivo texto en el que deambula con brío por lo sagrado y lo profano, retrata cordialmente a sus compañeros de fatigas, canta las cuarenta, cuenta mil anécdotas, elogia, discute, conversa y afronta un esmerado interrogatorio con infalible agudeza —no exenta de cierta acritud—. Si antes había callado, aquí escribe por los codos, sin intermediarios y haciendo alarde de un bullicioso estilo cargado de ingenio y salpicado, en más de una ocasión, con las notas del genio.

Ellington se movía por las calles de Harlem con igual soltura que por los pasillos de la Casa Blanca, y en todas partes gozaba y a todos brindaba su inagotable vitalidad. Apasionado del arte y compadre de cuantos consagraban sus vidas a tan noble oficio, contaba entre sus amigos con decenas de personajes de instrumental importancia para la trayectoria sonora del siglo XX: Armstrong, Basie, Bechet, Coltrane, Davis, Fitzgerald, Parker o Sinatra son solo algunos de los muchos que desfilan por estas páginas (aliñadas, por cierto, con cien fotos que nos acercan al mundo visible del pianista). Lo que emerge, una y otra vez, de ellas es su lujurioso matrimonio con la música, la amante y señora a quien siempre reservó el fuego más sagrado del swing: «las queridas van y vienen, pero solo mi amante permanece», sentencia el enamorado zumbón.

SOBRE EL AUTOR

Ellington nació justo antes del cambio de siglo (1899) en la capital de la Unión, Washington D.C., y se crio, principalmente, en la ciudad de Nueva York. Con una carrera de más de cincuenta años, este prodigioso pianista y compositor, con más de 1500 composiciones a sus espaldas –canciones, suites, música sacra, bandas sonoras, musicales y sinfonías, entre otros divertimentos–, dio el salto a la fama gracias a las actuaciones de su orquesta en el mítico Cotton Club de Harlem. Conocido también por sus colaboraciones con otros artistas, Ellington reflexiona en estas páginas sobre el trabajo llevado a cabo con muchos de los músicos que conoció y con los que trabajó —Billy Strayhorn, Ella Fitzgerald, Tony Bennett o Dizzy Gillespie— y los muchos lugares que visitó durante sus incontables giras y correrías. Su figura preside la etapa acaso más popular —para el oído (y el esqueleto) de la patronal blanca— en la evolución del jazz (los años del swing y las grandes orquestas), pero basta con escucharlo guardándole las espaldas a Paul Gonsalves, durante el mítico concierto de Newport (1956), o adivinar su presencia en el saxo de John Coltrane —cuando este interpreta «In a Sentimental Mood» junto al piano del maestro (1962)—, para advertir que la magia de Ellington desborda todos los géneros, razas y categorías, se codea con los diversos estilos que jalonan la historia del jazz —antes del vanguardismo experimental que llegará con otros vientos— e irrumpe en los acordes navegados por sus coetáneos y por los depositarios de este arte —que él mismo daría en llamar Música Americana— entre las generaciones venideras que siguen preservando y veneran este patrimonio universal del buen oído.

by: administracion

by: administracion

Tantos discos por escuchar, tantas películas por ver... y tan poco tiempo para ello. En Rock TheBestMusic te ayudamos a elegir y a estar al día.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas entradas

Últimos comentarios

  1. Un millón de gracias a vosotros por compartir mi pasión. Seguiremos con las antenas parabólicas bien sintonizadas! Abrazo fortísimo, David.

  2. Maravilla de lista...muchos d ellos estarían entre mis 100 favoritos pero sería interesante saber los 200 q s quedaron fuera😆

Te puede interesar

el oficio

el oficio

A veces, son más las ganas que la propia escritura. Si me adelanto no consigo nada bello. Sin embargo cuando inesperadamente brota una idea, incluso sin ganas, escribo y me sorprendo a mí mismo navegando entre ese mágico espacio intermedio entre lo que es y lo que no....

es posible

es posible

Es posible que los miembros de una familia se sienten a la mesa y no se encuentren nunca. Hay ingenieros trabajando en esto. Es fácil y probable, que al pasar los años, se desconozcan cada vez más. Solo en ocasiones, llegarán a coincidir en el presente. Cada uno con...

belleza

belleza

Era tan guapa que no llamaba la atención; como le pasa a todo lo que es inalcanzable.  

esta paz

esta paz

Esta paz blanca, esta quietud sin significado que me envuelve, se quiebra por el canto de un pájaro; extensión de la alegría incontenible de Dios.  

Tumba de gravedad – Alexis Brito Delgado

Tumba de gravedad – Alexis Brito Delgado

“Tumba de gravedad” es el nuevo libro de Alexis Brito. Hasta la fecha  hemos tenido ocasión de leer y reseñar sus anteriores trabajos. Después de su anterior trabajo, “Choca contra el Sol”, la que hasta  el momento era su último trabajo, la verdad es que tenía...

Pin It on Pinterest